Páginas vistas en total

lunes, 27 de enero de 2020

Block der Frauen (Bloque de Mujeres)

En 1995 se erigió el monumento Block der Frauen (Bloque de Mujeres) de la escultora Ingeborg Hunzinger como homenaje a las mujeres de Rosenstrasse...
 «La fuerza de la desobediencia civil, el vigor del amor supera la violencia de la dictadura, devolvimos a nuestros hombres, las mujeres están de pie aquí, frente a la muerte, los hombres Judíos fueron liberados».
El 27 de febrero de 1943, durante la operación Fabrikaktion (Redada Final), los miembros de las SS y de la Gestapo recorrieron las calles, casas y fábricas de Berlín para limpiar la ciudad de judíos y deportarlos a los campos de Polonia. Alrededor de 1.700 judíos fueron separados del resto y encerrados en el Centro de la Comunidad Judía de la calle Rosenstrasse en el barrio berlinés de Mitte… eran los judíos casados con alemanas que no eran judías. Cuando las madres y esposas conocieron el paradero de sus seres queridos, se fueron concentrando en las inmediaciones del Centro de la calle Rosenstrasse para solicitar información y pedir explicaciones. Decidieron quedarse allí al grito de:
¡Devolvednos a nuestros maridos!
Al segundo día, ya eran más de 600 las mujeres que protestaban por la detención. Al tercero, ya superaban las 1.000 y, además, se habían unido alemanas de matrimonios no mixtos para apoyar a sus familiares, amigos o vecinos. Aquella protesta se estaba descontrolando y las autoridades alemanes ordenaron a los miembros de las SS que custodiaban el Centro disparar al aire para desalojar a los manifestantes. Las mujeres se dispersaron por las calles adyacentes… pero volvieron cuando cesaron los disparos. En las siguientes ocasiones en que dispararon, nadie se movió… Joseph Goebbels, ministro de propaganda, sabía que matar a mujeres alemanas, que no eran judías, en el centro de Berlín levantaría a la ciudad contra los nazis. Se intentaron otras medidas, como cerrar la estación más cercana del tranvía para que las mujeres tuviesen que ir caminando… nada sirvió y la protesta crecía.
Goebbels comenzó a ceder y ordenó volver a traer al Centro a 35 judíos que ya habían sido enviados a Auschwitz. Goebbels podía ser muy cruel pero no era un estúpido… los alemanes acababan de ser derrotados en Stalingrado y las cosas no estaban como para perder otra batalla… en el mismo Berlín. Así que, tras una semana de protesta, ordenó liberar a todos los judíos retenidos en Rosenstrasse. Aquellas mujeres habían conseguido hacerle frente a la barbarie nazi… y derrotarla.
Casi todos los judíos de Rosenstrasse lograron sobrevivir a la guerra.

"Naturalmente, la teoría de la evolución de Darwin o el holocausto judío en la 2ª guerra mundial, no son los únicos temas que vale la pena comprender...
...Pero es difícil que alguien pueda comprender el mundo, sin conocer bien la teoría de la evolución o sin un estudio del holocausto (u otros episodios similares de asesinatos en masa sin sentido).
Obsérvese que entre estos objetivos no se menciona la alfabetización, el conocimiento de datos básicos, el cultivo de aptitudes básicas o el dominio de las maneras de pensar de las distintas disciplinas, porque los mismos objetivos se deberían considerar medios, no fines en sí mismos.

No aprendemos a leer, escribir y calcular porque sí, ni siquiera para que podamos lograr una puntuación determinada en una prueba de acceso. Estos conocimientos, aptitudes y disciplinas se deben adquirir como instrumentos para reforzar nuestra comprensión de cuestiones y temas más importantes."

Howard Gardner - La inteligencia reformulada. Las inteligencias múltiples en el siglo XXI.

martes, 24 de diciembre de 2019

"Amar sin nadie, vaya cosa triste... amar con alguien, vaya cosa buena"

A menudo sacamos conclusiones erróneas sobre el mundo porque juzgamos a partir de lo que vemos, no de lo que no vemos. No sabemos lo que no sabemos.
... Así que quizá el primer paso hacia la sabiduría sea saber que hay cosas que no sabemos.
... Por lo tanto tenemos que el conjunto A, con todas las cosas que sabemos, es mucho más pequeño que el conjunto B, que agrupa todo lo que ignoramos.
Y sin embargo nos empeñamos en hacer predicciones basándonos una y otra vez en el primer grupo.
Dale al play...
Discutir no sólo es inevitable sino que es necesario, el problema viene cuando una de las dos personas al alterarse pierde el sentido de la discusión y generalmente atrae al otro hacia su "emocionar". Ambos comienzan a no escuchar a su interlocutor, oyen simplemente para responder.
Los problemas hay que abordarlos para poder solucionarlos, los adultos no podemos recurrir al "pensamiento mágico" infantil de cerrar los ojos o tapar los oídos para no escuchar y ya pasará.
Las discusiones no deberían nunca pasar a ser luchas por el poder. Debemos comprender que las relaciones pueden ser simétricas o asimétricas, siempre tendiendo a la entropía, con lo que el estado de poder equilibrado no se suele dar, con lo que al discutir, muchas veces la importancia de lo que se discute no importa, si no quien va a ganar la discusión, con lo que los argumentos pierden su peso en favor de, generalmente, ataques a la persona con la que estás discutiendo o recordatorios de situaciones pasadas que no vienen al cuento de la discusión.
Las formas importan, y mucho. son lo más importante de la discusión, hay que tratar de mantenerlas en todo momento, quien las pierde suele ser el que no posee argumento y al verse "perdido dialécticamente" ataca con malos modos, que llevarán a que, por norma general, se arrepienta de lo dicho en el futuro.
También es bueno recordar, ahora que estamos en unas fechas, en donde se suelen reunir las familias, que mucho más importante que tener razón en una discusión, es ser felices, aún más, ser felices compartiendo momentos con las personas que más quieres, porque llegará un año en que alguna de esas personas ya no esté, se haya ido...
"Amar sin nadie, vaya cosa triste, sin nada que abrazar, ni Eva que nos abraze, amar con alguien, vaya cosa buena"

jueves, 26 de septiembre de 2019

Los viajes te cambian...

En los viajes se aprende mucho, he tenido la suerte de viajar mucho y aprender aún más, mis creencias, prejuicios, estereotipos, ... se tambalean cuando viajo y me encanta como mi cerebro se adapta a ese cambio, comprendiendo que otras personas, en otros lugares, fuera de mi zona de confort, hacen y piensan cosas, de manera muy diferente a la mía. Debes intentar no ser turista y ser viajero, el viajero se empapa de la cultura y de las personas del lugar a donde va, atesorando recuerdos, sentimientos, olores, conversaciones, ... mas allá de monumentos, ciudades o edificios.
Luego está "lo principal" de los viajes... La gente con la que vas, parte fundamental para crecer con ellas, esas personas con las que convives 24/7 y que dependiendo de como fluya el grupo, puedes acabar viviendo una experiencia increíble, que es lo que a mi me ha pasado en estos mis últimos viajes con unas de las personas mas maravillosas que he encontrado a lo largo de mi vida.
Esos saberes que tenemos por vivir en donde vivimos y por relacionarnos con quien nos relacionamos, no son tales, aunque los sentimos como inamovibles, cuando viajas te das cuenta de su elasticidad y flexibilidad, que pueden derrumbarse en una conversación, en un acto, en un gracias por ayudarme cuando estaba perdido...
El problema surge cuando lo que crees saber determina lo que ves. Creemos ser conscientes de nuestra realidad objetiva individual, pero lo cierto es que nuestra realidad posee una perspectiva constructivista; la vemos, como un fenómeno intersubjetivo. Tenemos la necesidad de sintonizarnos con las personas, ideas, conocimientos...que nos agradan o compartimos y de esta manera, aprendemos a mirar de manera similar, aquello que podría ser visto de maneras distintas...
...creemos que las cosas nos pasan por mala o buena suerte, pero realmente somos nosotros los que interpretamos las cosas como buenas o malas, dependiendo de nuestras emociones, sentimientos, estados de ánimo....nada es bueno o malo, desde un punto de vista objetivo.
Luego están los ignorantes, aquellos que siempre tienen razón, que nunca se ponen en la cabeza del otro, que no son capaces de ver que otros pueden pensar o actuar diferente y estar bien, -suelen ser personas que viajan poco, o viajan como turistas, a hacer la foto o a descansar en una playa sin peocuparse por quienes viven allí-
también están los que quieren imponer su razón con la violencia... cuando dos personas solucionan una discusión de manera violenta, siempre parto de la misma disyuntiva y llego a la misma conclusión; o bien ambos están equivocados o bien ninguno de los dos tienen razón.
Cuanto mas fuerte es el control en público, mayor es la tendencia a la transgresión en privado. Me gusta transgredir en público para que tampoco nadie pueda controlarme en lo privado...
Vive, no juzgues, respeta y te respetarán, escucha las razones de los otros aunque no las apruebes, analiza las tuyas de manera crítica y por último y más importante, camina siempre con un buen calzado y serás feliz...