Páginas vistas en total

miércoles, 17 de diciembre de 2014

En que mundo vivimos???

Vivimos en el mundo del demasiado pero no suficiente; 
del acceso inmediato a placeres ilegales 
pero legítimos como antídoto.


El mundo de la violencia sin reparos, sin límites, 
sin quizás otro resultado posible más que el de una lenta perpetuación.
El mundo del placer compulsivo, sin medida, 
fuera de cualquier lógica.
El mundo de la búsqueda del vértigo, 
que nos lleva al encuentro 
del cielo o del infierno en vida.
El mundo de la belleza degenerada del vacío, 
que conforman nuestras ilusiones perdidas, 
nuestros sueños incapaces.
El mundo donde las intenciones son inmensas, 
pero las acciones diminutas.
Cada cual posee su caja de resonancia 
que revela las heridas hundidas en su alma,
en nuestros ojos muertos se reflejan las sombras 
de aquellos que nos han fallado, 
criticando su culpa, eximiéndonos de la nuestra.
El mundo de las palabras mentirosas 
que buscan esconder esa comunicación no verbal que intenta delatarnos...
...para qué soñar, si luego lloro y no puedo soportarlo.


La vida se perfila demasiado opulenta y nebulosa, 
para dejar sitio a nuestros sueños, a nuestras ilusiones.
Vivimos sedientos y hambrientos de creencias y prejuicios,
valoramos escondiéndonos en estereotipos
que nos conducen a obrar como necios, 
incluso a sabiendas del daño que causamos.
Este mundo y su sistema de dominación 
nos conduce a la degeneración del propio sistema, 
que se devora a sí mismo,
como el Laocoonte a sus hijos.


Los muertos son sólo números, 
mientras contamos nuestros billetes; 
cada vez somos más lo que tenemos, 
cada vez somos menos lo que sentimos.
Los principios son el papel 
con el que limpiamos nuestra mierda, 
mientras exigimos su cumplimiento al vecino, 
obligándolo a que recicle los suyos, 
convirtiéndolos en los nuestros, 
para que su mierda no nos salpique.


Nos maltratamos, nos engañamos, 
intentando encontrar una coherencia que no nos raje las entrañas, 
mientras pensamos una cosa, decimos otra, hacemos la contraria.
Aceptamos la represión de quienes se encuentran por encima de nosotros, 
sin considerarla violencia, por miedo a nombrarla y que nos golpee, 
porque si no la nombramos, creemos que no duele.


El mundo nos engaña,
protegiéndonos de las consecuencias de nuestros errores, 
antes incluso de cometerlos, 
traicionando nuestras vidas, que dejan de ser nuestras.
La transgresión deja de tener sentido 
si copula con el engranaje de la explotación 
profundizando en la ideología de la incompetencia.

La curiosidad ha dejado de mover el mundo, 
aterrizando en Marte,
porque la gran mayoría de las personas 
solo se preocupa de guardar sus apariencias...

lunes, 15 de diciembre de 2014

"El fin del mundo es un tema aparentemente eterno, por lo menos –claro está– hasta que ocurra".

Concepto de Antropoceno... 
...el momento en el que el hombre deja de ser agente biológico para volverse una fuerza geológica, capaz de alterar el paisaje del planeta y de comprometer su propia supervivencia como especie y la de los demás seres vivos. O, dicho de otro modo, el momento del cambio en el que los humanos dejan de temer solo la catástrofe, para convertirse en catástrofe.

 "El fin del mundo es un tema aparentemente eterno, por lo menos –claro está– hasta que ocurra".

Vivimos en una certeza irrenunciable...  
"el clima está cambiando más deprisa que las acciones para remediar el problema y ningún país permanecerá inmune."

"Es más fácil creer en la ficción, que al final se revela como ficción, salvando a todos, que hacer frente al abismo de la realidad, en el que nuestro primer pie ya encontró la nada."

"Vivimos como si fuésemos drones de nuestra propia vida... 
no hacemos frente al abismo de la realidad, disociando acciones y consecuencias..."

"Vivimos pendientes de nuestra mesa de cabecera donde apagamos el despertador que nos despierta a vivir una vida que se nos escapa. El problema es que lo que nos levanta no siempre nos despierta."

El futuro próximo que nos espera debe vencer un dilema que resulta crucial para la propia supervivencia del ser humano... era más fácil darle un coche a un "pobre" que quitárselo a un "rico"; en nuestro futuro dependerá de que cualquier "pobre" acepte que puede vivir sin coche, porque el "rico" ha dejado de usarlo también. 

El futuro pasa por dejar de superdesarrollar los países superdesarrollados.

La relación que siempre se hace es que, para sacar a los pueblos de la pobreza, es preciso crecer económicamente. Y ahí tienes un dilema: si creces económicamente, con uso cada vez mayor de energía contaminante, como petróleo o carbón, vamos a destruir el planeta.

El modo como el mundo está andando no puede continuar porque se basa en una idea de que el crecimiento puede ser infinito, cuando sabemos que vivimos en un mundo finito, con recursos finitos.

Lo que el mundo necesita, es una redistribución radical de la riqueza. Cuanto más redistribuyes, menos necesitas crecer, en el sentido de aumentar la producción. La economía capitalista está fundada en el principio de que vivir económicamente es producir riqueza, cuando la cuestión realmente crítica es redistribuir la riqueza existente.

"El arma nuclear es una prueba de que algo pasó con la humanidad, en la medida en que se volvió incapaz de imaginar lo que es capaz de hacer. Es una situación anti utópica." -  Günter Anders, primer marido de Hannah Arendt.

...estamos girando al contrario. Somos capaces técnicamente de hacer cosa que no somos capaces de imaginar. Sabemos hacer la bomba atómica, pero no sabemos pensar la bomba atómica.

...estamos creando otra cosa ahora que no existía, lo "supraliminal", o sea, es tan grande que no consigues ver ni imaginar. La crisis climática es una de esas cosas.

Cómo vas a imaginar una cosa que depende de miles de parámetros???
No podemos, en estos momentos, no poseemos, aún, la capacidad para pensarlo, imaginarlo, repensarlo... sólo lo vemos como quien ve una pared o un muro muy alto; está ahí, pero mientras no nos impida caminar por nuestra parte del muro y tengamos dónde dormir, qué comer... no nos pensamos en ello.

 Es como si la naturaleza se hubiese salido del eje, impulsada bruscamente por nosotros. El mundo va, de hecho, a empeorar para mucha gente, para todo el mundo.

Algunas personas están empezando a preocuparse, pero no consiguen hacerlo parar, porque todas las demás están empujando. Dices: "¡para, para, para!". Y no lo consigues. Son muchos los que empujan...

...está en nuestras manos salvarnos. No está en las manos de nuestros responsables. No tenemos responsables. La idea de que el Gobierno es responsable por nosotros ya vimos que no sirve. Es un irresponsable. Toma decisiones irresponsables, destruye riquezas que no puede sustituir, y, por lo tanto, hay un descrédito fortísimo en las formas de representación.

El capitalismo es una máquina de hacer pobres. El pobre es parte integrante del sistema de crecimiento. Las personas creen que el crecimiento disminuye la pobreza. El crecimiento, en verdad, produce y reproduce la pobreza, saca gente de la pobreza, para poner otros pobres en su lugar.

por ejemplo, en Brasil, se está creciendo, se está dando renta a los pobres, pero ese dinero no está saliendo del bolsillo de los ricos. Está saliendo de la naturaleza. De la selva destruida. Y del agua que estamos exportando a China bajo la forma de buey, de carne y de soja. Nos estamos comiendo el patrimonio para no tocar el bolsillo de los ricos. Y cuando de lo que se trata es de crear más riqueza y no redistribuirla, hay que esquilmar la naturaleza, hipotecar a las siguientes generaciones, arrasar con todo, en una espiral suicida que...
...a dónde nos lleva???

El dinero tiene que salir de algún lugar. No está saliendo del empréstito internacional, no está saliendo de redistribuir la riqueza, está saliendo del empréstito natural. Ese empréstito no se puede pagar, Cuando la naturaleza venga a cobrar, estaremos fritos.

...si preguntas al indio, va a decir: estamos todos fritos, cualquier día el mundo va a acabar cayendo sobre nuestra cabeza, pero eso no impide que te distraigas, que te diviertas, que te rías un poco de esa condición casi patética de todo ser humano, que vive como si fuese inmortal y que al mismo tiempo sabe que va a morir. Los indios no creen que el futuro vaya a ser mejor que el presente, como nosotros, y por lo tanto no se desesperan porque el futuro no vaya a ser mejor que el presente, como nosotros estamos descubriendo. Creen que el futuro va a ser igual o peor que ahora, pero eso no impide que lo consideren con pesimismo alegre, que es lo contrario del optimismo desencantado, que es un poco el nuestro. La cosa está mal, pero todo va a salir bien, la tecnología nos va a salvar, o el hombre finalmente va a alcanzar el socialismo. Los indios creen que todo se va al garete. Pero eso no les quita el sueño, porque vivir es algo que tienes que hacer minuto a minuto, hay que vivir el presente. Y nosotros tenemos un problema, que es nuestra inmensa dificultad de vivir el presente. Los indios son personas que de hecho viven el presente en el mejor sentido posible. Vamos a tratar de vivir el presente tal como es, haciendo frente a las dificultades que presenta, pero sin imaginar que tenemos poderes mesiánicos, demiurgos de salvar el planeta. Esa es un poco mi sensación. El pesimismo alegre es una actitud que siento como característica de quien tiene que vivir, y no simplemente gente que cree que es el faro del mundo, que tiene que pensar por todo el mundo.

"el capitalismo puede no preocuparse por la atmósfera, pero es mucho más grave que la atmósfera no se preocupe por el capitalismo" -  Isabel Stengers (filósofa belga)

Siempre imaginamos la sociedad cambiando a un ritmo mucho más rápido que la naturaleza, que era un telón de fondo inmóvil en la historia del hombre. El hecho de que el capitalismo no acabe, es la razón por la cual el mundo está acabando... está claro que es más fácil imaginar el fin del capitalismo que el fin del mundo, (aunque Fukuyama, con su tesis sobre el Fin de la Historia, nos intentara convencer de lo contrario) pero, mucho me temo, que vamos a tener que imaginar los dos... 

...para imaginar el "no fin del mundo", tenemos que imaginar el fin del capitalismo. Y eso es extremadamente difícil, porque el asunto del capitalismo nunca fue sustituir, sino sumar, superponer. ¿Entonces, qué tenemos hoy? Nunca se consumió tanto carbón como se consume ahora. Por lo tanto, eso de que el petróleo sustituiría al carbón, porque el petróleo es menos contaminante que el carbón, no es verdad. Se está consumiendo más carbón que petróleo. Ahora se está utilizando energía nuclear, energía eólica, energía solar. Y todo eso no ha bajado el consumo de petróleo. Lo que está sucediendo es que estamos añadiendo fuentes de energía, o sea, no parar nunca. Cuanto más, mejor.

Aquel soldadito americano que está en un cuartel en los Estados Unidos apretando un botón, no sabe lo que está haciendo. Porque está lejos. Estás cada vez más alejado de los efectos de tus propias acciones. Por lo tanto, todos somos drones en ese sentido. Compramos carne en el supermercado cuadradita, bien empaquetadita, refrigeradita, sin la cara del bicho. Y estás lo más lejos posible de esa cosa horrible que es el matadero. De aquella cosa horrorosa que son las haciendas en donde las gallinas están alineadas en jaulas estrechas. Si la gente recordara que el 50% de las gallinas que nacen son gallos y que ese 50% que nace se tritura al nacer...
...para convertirse en pienso porque no pone huevos, tal vez no conseguiría comer gallinas. Si viese que la mitad de los pollitos van todos vivos a la máquina trituradora, tal vez mejorase un poco. Pero la gente no quiere saberlo. En eso somos iguales al soldado americano que aprieta el botón para matar inocentes en Pakistán. Hacemos lo mismo con las gallinas. Somos drones. Tenemos una relación con el mundo igual a la que los Estados Unidos tienen con sus máquinas de guerra. Somos como los pilotos de la bomba atómica que no sabían bien lo que estaban haciendo cuando soltaron la bomba atómica sobre Hiroshima. Disociación mental. Eso de no darse cuenta de lo que hacemos, por una parte está aumentando.

la desesperación sería un lujo. Si pensamos en nosotros mismos, en nuestros hijos, y en otros vivientes que existen y van a existir, desesperarse no es una opción...
...Stay with the trouble. Quedarse, vivir con el problema. Aguantar. No solo es soportar el golpe. Es: sí, tenemos el mundo empobrecido, pero vamos a vivir en él. Lo que significa vivir como la gran mayoría de las personas ya vive. Personas que no pueden protegerse de este mundo que hemos creado, o creemos haber creado. Hay una parte de poblaciones que stay with the trouble desde hace mucho tiempo, y vamos a tener que aprender de ellas.


Aquí la entrevista entera en donde el antropólogo Eduardo Viveiros de Castro y la filósofa Déborah Danowsky reflexionan sobre el planeta y Brasil a partir de la degradación de la vida provocada por el cambio climático...

jueves, 11 de diciembre de 2014

Así nace el fascismo... (La lección de guitarra, Balthus) - Cristina Peri Rossi

Así nace el fascismo...
(La lección de guitarra, Balthus)

En el campo de concentración
de la sala de música o ergástula
la fría, impasible Profesora de guitarra
(Ama rígida y altiva)
tensa en su falda el instrumento:
mesa los cabellos
alza la falda
dirige la quinta de su mano derecha
hacia el sexo insonoro y núbil
de la Alumna
abierta como la tapa de un piano.
Ejecuta la antigua partitura
sin pasión
sin piedad
con la fría precisión
de los roles patriarcales.

Así sueñan los hombres a las mujeres.
Así nace el fascismo.

Cristina Peri Rossi - Las musas inquietantes (1999)

El poema es la crítica al cuadro, y el cuadro es la representación de las miserias de nuestra sociedad... ...es un cuadro que representa una aberración, bajo mi humilde opinión, y es elevado a la categoría de "obra de arte" y su autor como un referente artístico, un genio...

"No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma". Krishnamurti

El fascismo es la expresión sin límites de la miseria cotidiana que soportamos... 
...ocultamos esa miseria en obras de arte, ensalzando verdaderas atrocidades al nivel de genialidades, y esa minoría deformada acaba creando en su origen, el sentido común de una minoría, también deformada en su infancia, que crea el sentido común de la mayoría. 

(...)

"Mi conclusión de toda una vida de estudiar la historia de la infancia es que la sociedad se basa en el maltrato de menores".

( ...)

"Cada generación inicia de nuevo con bebés puros, deseosos, con fe y dispuestos a amar y crear un nuevo mundo. Y cada generación de padres tortura, maltrata, abandona y domina a sus hijos hasta convertirlos en adultos emocionalmente minusválidos que repiten de manera casi idéntica la violencia y el dominio social que existió en previas décadas" (deMause 2002, p. 97). (...)





miércoles, 10 de diciembre de 2014

I Foro de educación emocional y social... Elsa Punset. - 1ª parte -

Qué me emociona??? Vivir, conocer, saber...
"Me emociona que llueva, porque donde vivo nunca llueve." Habitante de Sao Paulo
"Sonreír a los demás con mi cara y con mi alma, porque me siento feliz." Indigente anónimo

Cada mañana deberías levantarte de tu cama y pensar...
Cómo estoy??? y decirte a ti mismo, "Bien, la verdad es que estoy muy bien."

Nuestro lenguaje crea nuestra realidad.

Si 10 o 12 personas en el mundo empiezan por cambiar cada mañana sus pensamientos  y comunicarlo a sus mas allegados continuamente, poco a poco, cambias tu realidad, y quien sabe si el siguiente paso será cambiar el mundo. 

Somos esa gota de agua, que nutre el río, que lo conforma, junto con otras millones más de gotas de agua, cada una esforzándose en comprender sus vidas, en comprender porque el río fluye en una u otra dirección, que no conoce toda la extensión del río, ni si hay algo más que ese río en donde vivimos, sin saber si desembocamos en un mar mucho más gigantesco, o si hay mas mares u océanos y sólo interaccionamos con las pequeñas gotas que fluyen a nuestro lado...

...por todo ello, podemos conocer muchísimas cosas, y llegar a la conclusión de que "Sólo sé, que no se nada." pero siendo conscientes, de que a pesar de nuestra ignorancia, "Tenemos que ser el cambio que queremos ver en los demás." Gandhi.

Los humanos somos muy complejos y tenemos que aprender a tocar las teclas adecuadas... ser inteligente, al final, en el mundo actual en el que vivimos, es ser flexible.

Cuando te encuentres cansado o confuso, para!!!
 y haz una serie de ejercicios, que te activarán de nuevo en pocos minutos...
Somos propensos a medir las cosas, a intentar comprenderlas, a explicarlas, a opinar... y cuando no nos funciona algo de esto, tendemos a dudar de nosotros mismos, debemos comprender que la mente no es fácil de medir, ni de conocer, ni de comprender... pero es tremendamente flexible.

y en estos momentos de cambio continuo, la flexibilidad es indispensable, debemos cuidarnos de no fomentar las situaciones rígidas que marcan nuestros caminos futuros, haciendo siempre lo mismo, porque nos crea una seguridad frente a la incertidumbre...

El esquiador principiante baja siempre por la misma senda, en sus primeros aprendizajes, creando un camino que con cada bajada se hace más fácil y conocido, y a medida que adquiere destreza, si es flexible y curioso, podrá ir explorando nuevos caminos...
...pero si en su lugar, es rígido y miedoso, permanecerá en la senda que conoce, y no tendrá la posibilidad de conocer nuevas bajadas ni seguir evolucionando en su aprendizaje.


...recuerda que decidimos con nuestras emociones.
"lo racional se realiza, desde lo emocional.
Las emociones son disposiciones corporales que especifican dominios de acciones, con lo que las acciones humanas, cualquiera que sea el espacio operacional en el que se den, se fundan en lo emocional porque ocurren en un espacio de acciones especificado desde cada emoción."

Humberto Maturana.


Nacemos preparados para comernos (conocer) el mundo, en los primeros siete años de nuestras vidas, se desarrollan,  la curiosidad y el amor; según nos dejan investigar y curiosear orientándonos, así lo haremos el resto de nuestras vidas; según nos quieren los demás en esa época, así querremos a los demás el resto de nuestras vidas.

La misión principal de un niño es adquirir autonomía; y en sus primeros años, sus emociones suelen encontrarse mezcladas; quieres ir a dormir a casa de tu mejor amigo y a la vez estás triste porque no estarás con tus padres... debemos intentar ayudar a los niños a poner nombres a todas esas emociones, ya que no podrán gestionar o resolver nada que no puedan comprender.

Las emociones básicas, las tenemos tod@s,..
...son nuestro único lenguaje universal.

martes, 2 de diciembre de 2014

Inteligencia emocional... Razonamiento vs. Emociones... Humberto Maturana.

Vivimos en una cultura que contrapone emoción y razón como si se tratase de dimensiones antagónicas del espacio psíquico...
...hablamos como si lo emocional negase lo racional y decimos que lo racional define lo humano. Al mismo tiempo, sabemos que cuando negamos nuestras emociones, generamos un sufrimiento en "los nosotros" o "los demás", que ninguna razón puede disolver.

Hablamos como si la razón y la lógica del razonar tuviesen un fundamento transcendental, y como si tal fundamento diese validez universal a nuestros argumentos racionales...
 ...lo racional se realiza, desde lo emocional.
Las emociones son disposiciones corporales que especifican dominios de acciones, con lo que las acciones humanas, cualquiera que sea el espacio operacional en el que se den, se fundan en lo emocional porque ocurren en un espacio de acciones especificado desde cada emoción. El razonar también... (el creer que "razonamos", o que pensamos de una manera "totalmente racional" en algún momento es una entelechia del "yo" humano)
...todo sistema racional tiene fundamento emocional, y es por ello que ningún argumento racional puede convencer a nadie que no esté de partida convencido, al aceptar las premisas "a priori" que lo constituyen.
Las emociones son disposiciones corporales que especifican en cada instante el dominio de acciones (situaciones) en que se encuentra la persona; y, el emocionar, entendido como un fluir de una emoción a otra, es un fluir de un dominio de acciones a otro.

Todo sistema racional y, en efecto, todo razonar, se da como un operar en las coherencias del lenguaje a partir de un conjunto primario de coordinaciones de acciones tomado como premisas fundamentales, aceptadas o adoptadas, a priori.
Pero, ocurre que todo aceptar a priori, se da desde un dominio emocional particular en el cual, queremos lo que aceptamos, y aceptamos lo que queremos, sin otro fundamento que nuestro deseo, que se constituye, y expresa en nuestro aceptar.
Todo sistema racional tiene fundamento emocional  y es por ello que ningún argumento racional puede convencer a nadie que no esté de partida, convencido al aceptar las premisas a priori que lo constituyen.

"El ser humano adquiere "su emocionar" en su vivir congruente con el emocionar de los otros seres, humanos o no, con quienes convive."

Lo humano surge en la historia evolutiva del linaje homínido al que pertenecemos, al surgir el lenguaje...
...es el modo de vida homínido, lo que hace posible e incluso necesario, el lenguaje; y es el "amor" como la emoción que constituye el espacio de acciones en el que se da el modo de vivir homínido, la emoción central en la historia evolutiva que nos da origen.

Cuidado con las conversaciones de autodepreciación...
..."soy torpe y siempre lo hago todo mal." nos lleva a un fluir entrelazado de las emociones con el lenguaje, y cuando esto ocurre, el resultado de nuestro quehacer, parece confirmar nuestra autodepreciación... y luego las emociones de una situación concreta, afectan a las emociones de otras, se entremezclan, y entre ellas forman nuestro estado de ánimo...
(profecías autocumplidas)

Hay que realizar las tareas en la emoción del placer, porque cuando las realizo en una emoción distinta del placer, adscribimos nuestro desencanto o desagrado a las circunstancias en que se da nuestra tarea y la acusamos de interferir en ella...
...si realizamos la tarea en la frustración, significa que estamos realizando la tarea en el deseo de estar en un lugar distinto de donde se está.
...si realizamos la tarea en la expectativa, significa que estamos en el deseo de tener el resultado de la acción antes de completarla.

Debemos darnos cuenta de nuestras emociones, y conocerlas en su fluir, cuando queremos que nuestra conducta sea "racional", desde la comprensión de lo emocional.

Humberto Maturana.






miércoles, 26 de noviembre de 2014

Inteligencia emocional...

Cada persona es responsable de sus estados emocionales y, por tanto, de la gestión de las mismas. Si hacemos responsable a otro de nuestras emociones, perdemos la capacidad de gestionarlas y cedemos todo el poder de la gestión al otro.

Habilidad totalmente flexible que permite hacer frente a la situación en la que nos encontremos, no sólo por las exigencias propias de la situación, sino también por las exigencias de nuestra personalidad y nuestras necesidades...


...su labor es desarrollar la interacción entre lo que pensamos y lo que sentimos; reconocer nuestras emociones, razonar y solucionar problemas a partir de ellas es clave para desarrollar esta capacidad compuesta por las siguientes cuatro habilidades...

1. La percepción, la evaluación y la expresión emocional...
...saber reconocer nuestras emociones, identificarlas y ponerles un nombre; saber identificar las emociones expresadas por los demás y expresarlas adecuadamente.

2. La facilitación emocional...
...ser capaz de traer las emociones al presente para tomar decisiones más inteligentes y coherentes y balancear las opciones que mejor te vayan a hacer sentir.

3. Comprensión emocional...
...comprender sentimientos complejos o contradictorios, sabiendo relacionar nuestras emociones y comprendiendo el paso de unas emociones a otras...
"...cómo pensamos, determina lo que sentimos y cómo actuamos."

4. La regulación emocional...
...ser capaz de admitir y estar receptivos a sentir las emociones como positivas por lo que simbolizan y por lo que nos informan (es importante sentir tristeza ante una pérdida o enfadarnos cuando alguien nos ha hecho daño)...
...es imprescindible saber gestionarlas de forma eficaz.

Vive cada emoción en su momento, sin reprimirla, sintiendo como traspasa cada poro de tu cuerpo; empápate de ella, percibe como aparece, como fluye y como, al final, se va, se retira; dejando ese poso de "nueva experiencia" que se produce cuando uno realmente ha sentido la emoción.

"La habilidad para percibir, valorar y expresar emociones con exactitud; la habilidad para acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento; la habilidad para comprender emociones y el conocimiento emocional, la habilidad para regular las emociones promoviendo un crecimiento emocional e intelectual."

Salovey y Mayer.


lunes, 17 de noviembre de 2014

Somos lo que poseemos...

"Las necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables, son las mismas en todas las culturas y en todos los períodos históricos. Lo que cambia, a través del tiempo y de las culturas, es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades"

Manfred Max Neef (Desarrollo a Escala Humana, 1993


A menudo,en la historia, se ha creído que las necesidades humanas tienden a ser infinitas, a cambiar constantemente, a variar de una cultura a otra y en cada periodo histórico. Sin embargo, frecuentemente cometemos el error de no saber distinguir entre las necesidades propiamente dichas y las estrategias para satisfacerlas.
Por ejemplo, uno podría sentir la “necesidad” de tener una bicicleta -o un Ferrari-. Sin embargo,las necesidades realmente subyacentes residen en la libertad de movimiento, la total disponibilidad temporal de la misma, la necesidad de ocio y ejercicio, conexión con la naturaleza, etc. Tener esa bici es tan sólo una estrategia de las infinitas posibilidades para satisfacer esa necesidad de libre movilidad


“Somos lo que poseemos. El hombre que posee dinero es el dinero, el hombre que se identifica con la propiedad es la propiedad, o la casa, los muebles. Lo mismo sucede con las ideas o con la gente, y cuando existe ese afán posesivo, no hay relación. Sin embargo, la mayoría poseemos porque si no, no tenemos nada más; si no poseemos somos cascarones vacíos. Por eso llenamos nuestra vida con muebles, música, conocimientos, con esto o aquello. Este cascarón hace mucho ruido y a ese ruido lo llamamos vivir y con eso, estamos satisfechos. Pero si surge una contrariedad, una pérdida, entonces sufrimos porque de pronto descubrimos lo que somos, un cascarón vacío sin mucho significado.”


Jiddu Krishnamurti


lunes, 10 de noviembre de 2014

El amor y Shakespeare... la sonrisa y la felicidad

"Roza siquiera mis labios con esos bellos labios tuyos,
que aunque los míos no sean tan hermosos, también son rojos,
el beso será tanto tuyo como mío...
...qué miras sobre el césped??? Levanta tu cabeza,
mira mis pupilas, donde tu belleza yace eternamente;
por qué no, pues, labios con labios, si ya están tus ojos en mis ojos???

Sientes vergüenza de besar??? Cierra, pues, tus ojos,
y yo cerraré los míos; así, el día, nos parecerá noche;
el amor revela sus secretos donde se encuentran dos a solas:
sé audaz para jugar al amor, nuestro juego no está a la vista...
...nuestros corazones de venas enamoradas en que nos apoyamos
nunca podrán delatarnos ni saber lo que deseamos."

William Shakespeare



Ser consciente de nuestras emociones y nuestra gesticulación -no verbal- nos hace partícipes de lo que siente el otr@...

...Yo lo que hago bien, es hacer felices a los demás.

Amor es...
...Cuando necesitamos compartir todo y durante toda la vida con alguien y deseamos su evolución positiva.

Quien sonríe con su cara y con su alma, es porque se siente feliz...

...todos necesitamos que las personas nos sonrían.
"La risa es la distancia mas corta existente entre dos personas, porque sintoniza de inmediato sus sistemas límbicos; y al igual que la risa, los estados de ánimo se contagian."

Sé feliz, sonríe; te sonreirán y serán felices...


lunes, 3 de noviembre de 2014

La resistencia... Ernesto Sábato.

"Solamente el individuo que no se encuentra atrapado en la sociedad puede influir en ella de manera fundamental."
"No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma."

“Uno es el mundo, no está separado del mundo, no es americano, ruso, hindú o musulmán. Uno no es ninguna de estas etiquetas y palabras, uno es el resto de la humanidad, porque su consciencia, sus reacciones son similares a las de los demás. Puede que hable un idioma diferente, tenga diferentes costumbres, eso es la cultura superficial, todas las culturas aparentemente son superficiales, pero su consciencia, sus reacciones, su fe, sus creencias, sus ideologías, sus miedos, ansiedades, su soledad, sufrimiento y placer son similares al resto de la humanidad. Si usted cambia, eso afectará a toda la humanidad.”

Jiddu Krishnamurti


Lo Peor es el vértigo. En el vértigo no se dan frutos ni se florece. Lo propio del vértigo es el miedo, el hombre adquiere un comportamiento de autómata, ya no es responsable, ya no es libre, ni reconoce a los demás.
Se me encoge el alma al ver a la humanidad en este vertiginoso tren en que nos desplazamos, ignorantes atemorizados sin conocer la bandera de esta lucha, sin haberla elegido.
El clima de Buenos Aires ha cambiado. En las calles, hombres y mujeres apresurados avanzan sin mirarse pendientes de cumplir con horarios que hacen peligrar su humanidad. Ya sin lugar para aquellas charlas de café que fueron un rasgo distintivo de esta ciudad, cuando la ferocidad y la violencia no la habían convertido en una megalópolis enloquecida. Cuando todavía las madres podían llevar a sus hijos a las plazas, o visitar a sus mayores. ¿Se puede florecer a esta velocidad? Una de las metas de esta carrera parece ser la productividad, pero ¿acaso son estos productos verdaderos frutos?
El hombre no se puede mantener humano a esta velocidad, si vive como autómata será aniquilado. La serenidad, una cierta lentitud, es tan inseparable de la vida del hombre como el suceder de las estaciones lo es de las plantas, o del nacimiento de los niños.
Ya nada anda a paso de hombre, ¿acaso quién de nosotros camina lentamente? Pero el vértigo no está sólo afuera, lo hemos asimilado a la mente que no para de emitir imágenes, como si ella también hiciese “zapping”; y, quizás, la aceleración haya llegado al corazón que ya late en clave de urgencia para que todo pase rápido y no permanezca.
Estamos en camino pero no caminando, estamos encima de un vehículo sobre el que nos movemos sin parar, como una gran planchada, o como esas ciudades satélites que dicen que habrá. Ya nada anda a paso de hombre, ¿acaso quién de nosotros camina lentamente? Pero el vértigo no está sólo afuera, lo hemos asimilado a la mente que no para de emitir imágenes, como si ella también hiciese “zapping”; y, quizás, la aceleración haya llegado al corazón que ya late en clave de urgencia para que todo pase rápido y no permanezca. Este común destino es la gran oportunidad, pero ¿quién se atreve a saltar afuera? Tampoco sabemos ya rezar porque hemos perdido el silencio y también el grito.
En el vértigo todo es temible y desaparece el diálogo entre las personas. Lo que nos decimos son más cifras que palabras, contiene más información que novedad. La pérdida del dialogo ahoga el compromiso que nace entre las personas y que puede hacer del propio miedo un dinamismo que lo venza y les otorgue una mayor libertad. Pero el grave problema es que en esta civilización enferma no sólo hay explotación y miseria, sino que hay una correlativa miseria espiritual. La gran mayoría no quiere la libertad, la teme. El miedo es un síntoma de nuestro tiempo. Al extremo que, si rascamos un poco la superficie, podremos comprobar el pánico que subyace en la gente que vive tras la exigencia del trabajo en las grandes ciudades. Es tal la exigencia que se vive automáticamente, sin que un sí o un no haya precedido a los actos.
La mayoría de la humanidad es empleada de un poder abstracto. Hay empleados que ganan más y otros que ganan menos. Pero ¿quién es el hombre libre que toma las decisiones? Ésta es una pregunta radical que todos hemos de hacernos hasta escuchar, en el alma, la responsabilidad a la que somos llamados.
Creo que hay que resistir: éste ha sido mi lema. Pero hoy, cuántas veces me he preguntado cómo encarnar esta palabra. Antes, cuando la vida era menos dura, yo hubiera entendido por resistir un acto heroico, como negarse a seguir embarcado en ese tren que nos impulsa a la locura y al infortunio. ¿Se le puede pedir a la gente del vértigo que se rebele? ¿Puede pedirse a los hombres y a las mujeres de mi país que se nieguen a pertenecer a este capitalismo salvaje si ellos mantienen a sus hijos, a sus padres? Si ellos cargan con esa responsabilidad, ¿Cómo habrían de abandonar esa vida?
Ernesto Sabato La Resistencia 1
La situación ha cambiado tanto que debemos revalorar, detenidamente qué entendemos por resistir. No puedo darles una respuesta. Si la tuviera saldría como el Ejercito de Salvación, o esos creyentes delirantes -quizás los únicos que verdaderamente creen en el testimonio- a proclamarlo en las esquinas, con la urgencia que nos separan de la catástrofe. Pero no, intuyo que es algo menos formidable, más pequeño, como la fe en un milagro lo que quiero transmitirles en esta carta. Algo que corresponde a la noche en que vivimos, apenas una vela, algo con qué esperar.

Las dificultades de la vida moderna, el desempleo y la superpoblación han llevado al hombre a una dramática preocupación por lo económico. Así como en la guerra la vida se debate entre ser soldado o estar herido en algún hospital, en nuestros países, para infinidad de personas, la vida está limitada a ser trabajador de horario completo o quedar excluido. es grande la orfandad que cunde en las ciudades; la gran soledad de la persona original es una de las tragedias del vértigo y de la eficiencia.
La primera tragedia que debe ser urgentemente reparada es la desvalorización de sí mismo que siente el hombre, y que conforma el paso previo al sometimiento y a la masificación. Hoy el hombre no se siente un pecador, se cree un engranaje, lo que es tragicamnete peor. Y esta profanación puede ser únicamente sanada con la mirada que cada uno dirige a los demás, no para evaluar los méritos de su realización personal ni analizar cualquiera de sus actos. Es un abrazo el que nos puede dar el gozo de pertenecer a una obra grande que a todos nos incluya.
Si a pesar del miedo que nos paraliza volviéramos a tener fe en el hombre, tengo la convicción de que podríamos a vencer el miedo que nos paraliza como a cobardes. Yo he pasado riesgos de muerte durante años. ¿Sin miedo?. No, he tenido miedo hasta la temeridad pero no he podido retroceder. Si no hubiese sido por mis compañeros, por la pobre gente con la que ya me había comprometido, seguramente hubiera abandonado. Uno no se atreve cuando está solo y aislado, pero sí puede hacerlo sí se ha hundido tanto en la realidad de los otros que no puede volverse atrás. Cuando trabajé en la CONADEP, de noche soñaba aterrado que aquellas torturas, frente a las cuales yo hubiera preferido la muerte, eran sufridas por las personas que yo más quería. Impávido en el sueño, luego me despertaba angustiado y sin saber cómo seguir, pero horas después no podía negarme a escuchar a quienes pedían que yo los recibiera. No podía, era inadmisible que hubiese dicho que no a esos padres cuyos hijos, en verdad, habían sido masacrados.
Las más de las veces los hombres no nos acercamos, siquiera al umbral de lo que está pasando en el mundo, de lo que nos está pasando a todos, y entonces perdemos la oportunidad de habernos jugado, de llegar a morir en paz, domesticados en la obediencia a una sociedad que no respeta la dignidad del hombre. Muchos afirmarán que lo mejor es no involucrarse, porque los ideales finalmente son envilecidos como esos amores platónicos que parecen ensuciarse con la encarnación. Probablemente algo de eso sea cierto, pero las heridas de los hombres nos reclaman.
Quiero decirles que no lo podía hacer por que ya estaba adentro, involucrado. Así es, uno se anima a llegar al dolor del otro, y la vida se convierte en un absoluto. Las más de las veces los hombres no nos acercamos, siquiera al umbral de lo que está pasando en el mundo, de lo que nos está pasando a todos, y entonces perdemos la oportunidad de habernos jugado, de llegar a morir en paz, domesticados en la obediencia a una sociedad que no respeta la dignidad del hombre. Muchos afirmarán que lo mejor es no involucrarse, porque los ideales finalmente son envilecidos como esos amores platónicos que parecen ensuciarse con la encarnación. Probablemente algo de eso sea cierto, pero las heridas de los hombres nos reclaman.
Pero esto exige creación, novedad respecto de lo que estamos viviendo y la creación sólo surge en la libertad y está estrechamente ligada al sentido de la responsabilidad, es el poder que vence al miedo. El hombre de la posmodernidad está encadenado a las comodidades que le procura la técnica, y con frecuencia no se atreve a hundirse en experiencias hondas como el amor o la solidaridad. Pero el ser humano, paradójicamente sólo se salvará si pone su vida en riesgo por el otro hombre, por su prójimo, o su vecino, o por los chicos abandonados en el frío de las calles, sin el cuidado que esos años requieren, que viven en esa intemperie que arrastrarán como una herida abierta por el resto de sus días. Son doscientos cincuenta millones de niños los que están tirados por las calles del mundo.
Estos chicos nos pertenecen como hijos y han de ser el primer motivo de nuestras luchas, la más genuina de nuestras vocaciones.
De nuestro compromiso ante la orfandad puede surgir otra manera de vivir, donde el replegarse sobre sí mismo sea escándalo, donde el hombre pueda descubrir y crear una existencia diferente. La historia es el más grande conjunto de aberraciones, guerras, persecuciones, torturas e injusticias, pero, a la vez, o por eso mismo, millones de hombres y mujeres se sacrifican para cuidar a los más desventurados. Ellos encarnan la resistencia.

Se trata ahora de saber, como dijo Camus, si su sacrificio es estéril o fecundo, y éste es un interrogante que debe plantearse en cada corazón, con la gravedad de los momentos decisivos. En esta decisión reconoceremos el lugar donde cada uno de nosotros es llamado a oponer resistencia; se crearán entonces espacios de libertad que puerden abrir horizontes hasta el momento inesperados.
Es un puente el que habremos de atravesar, un pasaje. No podemos quedar fijados en el pasado ni tampoco deleitarnos en la mirada del abismo. En este camino si salida que enfrentamos hoy, la recreación del hombre y su mundo se nos aparece no como una elección entre otras sino como un gesto tan impostergable como el nacimiento de la criatura cuando es llegada su hora.
Los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación. Así lo han mostrado tantos hombres y mujeres que, con el único recurso de la tenacidad y el valor, lucharon y vencieron a las sangrientas tiranías de nuestro continente. El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer. En esta tarea lo primordial es negarse a asfixiar cuanto de vida podamos alumbrar. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, unas criaturas a las que demos amparo, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. Un acto de arrojo como saltar de una casa en llamas. Éstos no son hechos racionales, pero no es importante que lo sean, nos salvaremos por los efectos.
El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.

martes, 28 de octubre de 2014

El amor es alérgico al imperativo...

"Cuando no hay amor en nuestro corazón, solo nos queda una cosa: el placer; y ese placer es el sexo, por lo tanto este se convierte en un enorme problema."
"Conoceremos el estado del amor solo cuando los celos, la envidia, la posesión y el dominio terminen. Mientras haya posesividad, no hay amor."

Jiddu Krishnamurti

Me ama??? Ha amado a alguien más que a mí??? Me ama más de lo que yo lo amo a él??? Es posible que todas estas preguntas que nos planteamos acerca del amor, que lo miden, que lo analizan, lo investigan, lo interrogan, también lo destruyen...
(acaso estas dudas que nos planteamos con nuestra pareja, seríamos capaces de pensarlas en la relación que tenemos con nuestro perro)
...da la impresión de que la pareja humana está hecha de tal manera, que su amor es "a priori" de peor clase de la que puede ser la relación de amor entre una persona y su perro."

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera


"No existen las leyes matrimoniales; tanto los hombres como las mujeres escogen sus parejas y las dejan a su placer, sin ofensa, celos ni enfado. Se reproducen a gran ritmo, las mujeres embarazadas trabajaban hasta el último minuto y dan a luz casi sin dolor, al día siguiente se levantan, se bañan en el río y quedan tan limpias y sanas como antes de parir. Si se cansan de sus parejas masculinas, abortan con hierbas que causan la muerte del feto. Se cubren las partes vergonzantes con hojas o trapos de algodón, aunque por lo general, los indígenas -hombres y mujeres- ven la desnudez total con la misma naturalidad con la que nosotros miramos la cabeza olas manos de un hombre."

Fray Bartolomé De Las Casas.

"Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos dé algo (amor), en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia..." - sin necesidad de añorar su ausencia.

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera

...y aceptar a tu pareja tal como es, no pretender transformarla a tu imagen y semejanza... no tener celos de su vida al margen de la tuya, de la vuestra; simplemente construir entre ambos un lenguaje, un idioma elemental, que haga posible la comprensión y la vida en común.

El amor debe ser voluntario, que nadie te fuerza a él, ni por obra ni por omisión o silencio. El amor es alérgico al imperativo... "ama a", "ama por"... te obliga a llamar amor a lo que es agresión y quebrantamiento del yo.

Cuando amamos, creemos y estamos seguros de que nuestro amor está para nosotros fuera de toda sospecha, mientras que consideramos el amor de nuestra pareja como simple amabilidad, haciéndola caminar tras nuestros pasos como si quisiéramos comprobar permanentemente que nos ama.

En cualquier acción con tu pareja, plantéate siempre esta simple pregunta...
...Es necesario llegar hasta donde yo quiero que llegue para creer que me demuestra que me quiere???

La hiperreflexividad en el amor, lo vuelve patológico y acaba destruyéndolo...


lunes, 20 de octubre de 2014

La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales.

En el mismo comienzo del Génesis está escrito que Dios creó al hombre para confiarle el dominio sobre los pájaros, los peces y los animales. Claro que el Génesis fue escrito por un hombre y no por un caballo. No hay seguridad alguna de que Dios haya confiado efectivamente al hombre el dominio de otros seres. Más bien parece que el hombre inventó a Dios para convertir en sagrado el dominio sobre la vaca y el caballo, que había usurpado. 
...
Ese derecho nos parece evidente porque somos nosotros los que nos encontramos en la cima de esa jerarquía. Pero bastaría con que entrara en el juego un tercero, por ejemplo un visitante de otro planeta al que Dios le hubiese dicho: «Dominarás a los seres de todas las demás estrellas», y toda la evidencia del Génesis se volvería de pronto problemática. Es posible que el hombre uncido a un carro por un marciano, eventualmente asado a la parrilla por un ser de la Vía Láctea, recuerde entonces la chuleta de ternera que estaba acostumbrado a trocear en su plato y le pida disculpas (¡tarde!) a la vaca. 
...
Así que sigue su camino con las terneras... Tranquilas, ingenuas, algunas veces puerilmente alegres... No hay nada más conmovedor que las vacas cuando juegan. Teresa las mira con simpatía y piensa (es una idea recurrente desde hace ya dos años) que la humanidad vive a costa de las vacas, del mismo modo en que la tenia vive a costa del hombre: se ha enganchado a su teta como una sanguijuela. El hombre es un parásito de la vaca, así definiría probablemente un no-hombre al hombre en su zoología.
...
Ya en el Génesis, Dios le confió al hombre el dominio sobre animales... 
Y Descartes dio un paso decisivo: hizo del hombre el «señor y propietario de la naturaleza». Pero existe sin duda cierta profunda coincidencia en que haya sido precisamente él quien negó definitivamente que los animales tuvieran alma: el hombre es el propietario y el señor mientras que el animal, dice Descartes, es sólo un autómata, una máquina viviente, «machina animata». Si el animal se queja, no se trata de un quejido, es el chirrido de un mecanismo que funciona mal. Cuando chirría la rueda de un carro, no significa que el eje sufra, sino que no está engrasado. Del mismo modo hemos de entender el llanto de un animal y no entristecernos cuando en un laboratorio experimentan con un perro y lo trocean vivo.
...
No tiene ningún mérito portarse bien con otra persona. Teresa tiene que ser amable con los demás aldeanos porque de otro modo no podría vivir en la aldea. Y hasta con Tomás tiene que comportarse amorosamente, porque a Tomás lo necesita. Nunca seremos capaces de establecer con seguridad en qué medida nuestras relaciones con los demás son producto de nuestros sentimientos, de nuestro amor, de nuestro desamor, bondad o maldad, y hasta qué punto son el resultado de la relación de fuerzas existente entre ellos y nosotros.
  La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna. La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más honda (situada a tal profundidad que escapa a nuestra percepción), radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales. Y aquí fue donde se produjo la debacle fundamental del hombre, tan fundamental que de ella se derivan todas las demás.
...
Le hubiera gustado ponerle nombre a todas sus terneras, pero no podía. Eran demasiadas. Antes, y seguro que hasta hace cuarenta años, todas las vacas de este pueblo tenían nombre. (Y dado que el nombre es el signo del alma, puedo afirmar que la tenían, a pesar de Descartes.) Pero luego se hizo cargo del pueblo una gran fábrica cooperativa y las vacas pasaron a llevar su vida en dos metros cuadrados, en el establo. Desde entonces no tienen nombres y se han vuelto «machinae animatae». El mundo le ha dado la razón a Descartes.
...
Nietzsche sale de su hotel en Turín. Ve frente a él un caballo y al cochero que lo castiga con el látigo. Nietzsche va hacia el caballo y, ante los ojos del cochero, se abraza a su cuello y llora.
  Esto sucedió en 1889, cuando Nietzsche se había alejado ya de la gente. Dicho de otro modo: fue precisamente entonces cuando apareció su enfermedad mental. Pero precisamente por eso me parece que su gesto tiene un sentido más amplio. Nietzsche fue a pedirle disculpas al caballo por Descartes. Su locura (es decir, su ruptura con la humanidad) empieza en el momento en que llora por el caballo.


Milan Kundera, La Insoportable Levedad del Ser

Para quien quiera leer el capítulo entero...

lunes, 13 de octubre de 2014

Si el plan A no funciona recuerda que el abecedario tiene 27 letras...

Érase una vez la hija de un viejo hortelano que se quejaba constantemente sobre su vida y sobre lo difícil que le resultaba ir avanzando. Estaba cansada de luchar y no tenía ganas de nada; cuando un problema se solucionaba otro nuevo aparecía y eso le hacía resignarse y sentirse vencida. 

El hortelano le pidió a su hija que se acercara a la cocina de su cabaña y que tomara asiento...
...después, llenó tres recipientes con agua y los colocó sobre fuego. 

Cuando el agua comenzó a hervír colocó en un recipiente una zanahoria, en otro un huevo y en el último vertió unos granos de café. Los dejó hervir sin decir palabra mientras su hija esperaba impacientemente sin comprender qué era lo que su padre hacía. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café. 
Miró a su hija y le dijo...
 "Qué ves???”. 
"Zanahorias, huevos y café", fue su respuesta. 

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Le quitó la cáscara y observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su dulce aroma. Humildemente la hija preguntó... 
"Qué significa esto, papá???" 
Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Pero habían reaccionado en forma muy diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. El café sin embargo era único; después de estar en agua hirviendo, había cambiado el agua. 

"Cual eres tú???", le preguntó a su hija. 
"Cuando la adversidad llama a tu puerta, Cómo respondes??? 
Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza??? 
Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable??? 
Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido, te has vuelto dura y rígida???
 Por fuera eres igual pero, cómo te has transformado por dentro??? 

O eres como el café???
 El café cambia el agua, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. 

Y tú, Cuál de los tres eres???
 Ser un huevo o una zanahoria sólo te perjudica a ti, así que...
Levántate y sigue!!!
 No te pares. Lucha. Porque cuando no vas a tener fuerzas es mañana si lo dejas pasar hoy. Sé fuerte y confía en ti. Aprende a manejar la adversidad. 

sábado, 11 de octubre de 2014

"El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado."

Cinismo...
Escuela filosófica de la antigüedad, fundada en Atenas por el discípulo de Sócrates, Antístenes de Cirene (-444 a -365) quien impartía sus enseñanzas en el gimnasio llamado "Cinosargo" (el perro ágil), de donde parece proceder el nombre de "cínicos" con el que fueron denominados sus seguidores. Según otros, el nombre procedería directamente de "Cynos" (perro) apelativo que los cínicos consideraban un honor, dado su desprecio por las convenciones sociales.
El cinismo fue tanto una filosofía como un modo de vida, vertebrado en torno a su crítica de las convenciones sociales, la exigencia de la igualdad social, la fidelidad al rigor moral y el retorno a la naturaleza, lo que suponía la reducción al mínimo de las necesidades humanas, según el ideal de la "autárkeia" (autosuficiencia) considerando que bastaba satisfacer las necesidades primarias.
Entre los discípulos de Antístenes destacaron Diógenes de Sínope (-413 a -327) y Crates de Tebas y su compañera Hiparquia. En el siglo II de nuestra era destacará Luciano de Samosata, en un periodo de resurgimiento de las propuestas cínicas frente a la decadencia y corrupción del poder imperial romano.
El término fue adquiriendo posteriormente un significado peyorativo y bien distinto, con el que ha pasado al lenguaje coloquial, considerándose sinónimo de cinismo...
descaro, desfachatez, desvergüenza, falsedad, hipocresía, doblez.

Y yo como cínico consumado y declarado, quiero reproducir unas frases de un libro que me parecen muy acertadas para los tiempos convulsos que corren...

"No querían que la riqueza fuese repartida; si la riqueza llegara a generalizarse, no serviría para poder distinguir a nadie." 

"El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado."

"El Ministerio de la paz se encarga de la guerra; el ministerio de la verdad, de las mentiras; el Ministerio del amor, de la tortura, y el Ministerio de la abundancia, del hambre. Estas contradicciones no son accidentales, no resultan de la hipocresía corriente. Son ejercicios de Doblepensar"

«Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas, emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y, no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria y luego olvidarlo de nuevo; y sobre todo aplicar el mismo proceso al procedimiento mismo. Esta es la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había generado un acto de autosugestión. Incluso comprender que la palabra doblepensar, implica el uso de la doblepensar.»
Nota: "Doblepensar" es una palabra en neolengua que se refiere al control de la realidad, también da a entender que se refiere a la filosofía.



viernes, 3 de octubre de 2014

DAVID FOSTER WALLACE... ESTO ES AGUA

Na última semana atopeime ata tres veces en distintos lugares referencias varias ao discurso que David Foster Wallace deu en 2005 aos estudantes recén licenciados do Kenyon College. Intrigado, botei man de google e púxenme a ler.

No comezo da charla cita a xa célebre historia dos peixes:

“Van dous peixes novos nadando unha mañá e ao pouco atopan outro peixe vello que, ao cruzarse con eles, saúdaos e dilles: "bos días, rapaces, que, como está hoxe a auga?". Os dous peixes novos seguen nadando e ao rato un párase e pregúntalle ao outro: "que coño é a auga"?”

Pouco a pouco DFW vai entrando na cuestión da vida que lles agarda aos recén graduados. O eixe do seu discurso é ese auga que, na axitación e o apuro da vida cotiá xa non vemos, o que el chama "a nosa configuración por defecto" que pon o "eu" por diante de todo todo o rato.

"Como estou seguro que xa sabedes, é extremadamente difícil permanecer alerta e atento en lugar de caer hipnotizado polo constante monólogo desenvolvido dentro da túa cabeza (o que quizá estea a suceder agora mesmo). Vinte anos despois da miña gradación, entendín paulatinamente que o tópico das Artes Liberais de que che ensinan como pensar é en realidade un atallo cara a unha idea moito máis seria e profunda: aprender como pensar significa realmente como exercer control sobre como e que pensas. O que significa ser o bastante consciente para elixir a que prestas atención e como construír significado desde a experiencia. Porque se non es capaz de facer este tipo de elección cando es adulto, estarás totalmente colgado. Pensade sobre o vello tópico que di que, entre comiñas, a mente é un empregado excelente pero un amo terrible.

Este, como moitos tópicos, tan banais e aburridos superficialmente, en realidade expresa unha importante e terrible verdade. Que non é casual que os adultos que se suicidan con armas de fogo case sempre se peguen un tiro en... a cabeza. Péganlle un tiro ao amo terrible. E a verdade é que a maioría destes suicidas en realidade estaban mortos moito antes de que apertasen o gatillo."

De aí en adiante avanza nunha reflexión descarnada sobre como afrontamos as inclemencias o día a día e como escollemos, para poñernos a salvo delas, adorar certo tipo de cousas e pousar nelas a nosa atención:

"[...] Vós decidides conscientemente o que ten significado e o que non. Vós decidides que adorar.

Porque aquí hai outro asunto máis que é estraño pero certo: nas trincheiras do día a día da vida adulta, en realidade non hai nada semellante ao ateísmo. Non hai nada que non implique adoración. [...] Se adorades o diñeiro e as cousas materiais, se para vós están onde sentides o significado real da vida, entón nunca teredes bastante, nunca sentiredes que tedes bastante. Esa é a verdade. Adorade o voso corpo e a vosa beleza e o voso atractivo sexual e sempre vos sentiredes feos. E cando o tempo e a idade comecen a mostrarse, morreredes un millón de mortes antes de que finalmente sintádela. A un nivel básico, todos sabemos xa estas cousas. Están codificadas como mitos, proverbios, tópicos, epigramas e parábolas; o esqueleto de toda gran historia. O truco está en manter a verdade á fronte da nosa consciencia todos os días.

Adorade o poder e terminaredes sentíndovos débiles e medorentos, e necesitaredes mesmo máis poder sobre os demais para librarvos do voso propio medo. Adorade vosa intelixencia, adorade ser vistos como xente intelixente, e terminaredes sentíndovos estúpidos, fraudes, sempre a piques de ser descubertos. Pero o insidioso destas clases de adoración non é que sexan perversas ou pecaminosas, é que son inconscientes. Son configuracións por defecto.

Son a clase de adoración na que te deslizas gradualmente, día tras día, sendo cada vez máis e máis selectivo respecto do que ves e como o valoras sen nunca ser totalmente consciente de que iso é o que estás a facer."

E, finalmente, liga todo isto coa idea de liberdade e a educación, e as súas conclusións son do tipo das evidencias que sabemos que sabemos pero preferimos deixar de lado:

"O tipo realmente importante de liberdade implica atención e consciencia e disciplina, e ser capaz de preocuparse verdadeiramente por outras persoas e sacrificarse por elas unha e outra vez nunha miríada de maneiras pequenas e nada atractivas todos os días.

Esa é a liberdade real. Iso é ser educado, e entender como pensar. A alternativa é a inconsciencia, a configuración inicial, as ratas á carreira, a corrosiva sensación constante de ter posuído, e perdido, algunha cousa infinita.
[...]
Trátase do valor real dunha educación real, que non ten case nada que ver co coñecemento, e todo coa simple consciencia; consciencia do que é tan real e esencial, tan oculto e á vista de todos nós, que temos que lembrárnolo unha e outra vez:

"Isto é auga".

"Isto é auga".

É inimaxinablemente difícil facelo, estar alerta e vivo no día a día do mundo adulto exterior. O que aínda significa que outro tópico resulta ser certo: a vosa educación en realidade É o traballo de toda unha vida. E comeza agora."

Unha rata á carreira. Touchè.

martes, 23 de septiembre de 2014

Ser tacaño es...

Vamos primero a darle al play, para enseñar a estos tacaños, el sentido de dar las gracias...

Tacaño es quien no comparte lo que tiene, lo que siente o lo que sabe por si acaso se le agota...

...ser tacaño es enfermedad, es pena de espíritu. Cobardía. Miedo a tomar riesgos. Inseguridad.

Ser tacaño es salir a la calle llevando una regla de dos caras... 

...una, que mide en centímetros lo que recibe; y otra, milimetrada, para calcular lo que está dispuesto a dar a cambio.
En contrapartida tenemos a...
...los generosos.

 Brillan con luz propia. 
Los que aman sin reservas. 
Los que se entregan sin contrapartidas. 
Los que no anteponen condiciones. 
Los que afrontan la vida sin escudo. 
Los que agotan hasta el último suspiro. 
Los que no se guardan nada para más adelante.
...

jueves, 18 de septiembre de 2014

y quien pagará todo esto en el futuro???

"JAMAS, debemos de frustrar las necesidades afectivas... 

...a quién le ha hecho daño un abrazo???
...una mirada cálida???
 ...o una presencia en los momentos de mayor necesidad???
 ¿A quién le hace daño el amor?

Las preguntas, las decisiones, las cosas importantes, nacen, casi siempre, de cosas que te tocan el corazón antes que la cabeza.

Confundimos la frustración de necesidades culturales, de necesidades sociales, de necesidades adultocéntricas, con la frustración de las necesidades afectivas. 
La única frustración saludable, es la que frena el sinsentido del consumismo.
Consumismo de la televisión, de la comida basura, más rápida de pedir y fatal de digerir, que hipoteca el futuro de nuestra salud. 
Consumismo de deporte que nos hace más rápidos, más fuertes, más ágiles; mientras lo zampamos desde nuestros sillones.

De las "cosas que creemos necesarias", y que tenemos infinitamente más, que las suficientes para vivir. 
Del sexo como negocio, mercantilizando personas. 
Del amor como producto de usar y tirar, mercantilizando emociones.
De la crianza que olvida, que los niños de hoy son el futuro del mañana, y prima la satisfacción del deseo de los adultos, frente a la insatisfacción y frustración que les creamos a los niños.

Debemos asumir que la crítica es precisamente la que construye cualquier esfera o escena de nuestra vida cotidiana; que sin ella, caminaríamos ciegos como ahora lo hacemos; pero también sin bastón en el que apoyarnos. Que debemos ser conscientes de la realidad que nos rodea, para cambiar el "sentido común"...

...si no se gana la batalla de crear un nuevo "sentido común", -decía Gramsci- de nada sirve que asaltes el palacio de invierno.

La mercantilización de nuestra vida...
...ha creado que compitamos unos con otros por tener más y ser menos.
...ha creado que en vez de vernos como personas, comencemos a vernos como cosas que competimos por tener más cosas contra otros que también quieren tener esas mismas cosas.

y quien pagará todo esto en el futuro???
Nuestros hijos...
 Sabemos que comprar y comprar, tapona en pequeños y mayores, grandes lagunas y ausencias afectivas. 
Y la sociedad no limita, sino fomenta estas necesidades vacías."