Páginas vistas en total

miércoles, 26 de agosto de 2015

Cada momento cuenta...

Cada uno de nosotros es energía latente con su particular capacidad de expansión e influencia. Y como toda energía, para que se expanda e influya, precisa del contacto adecuado...

...cuando falla la esencia del entendimiento, que es la disposición para transmitir a otros nuestra energía y a la vez recibir la suya, solo queda espacio para el aislamiento, ese moho en el que germina el orgullo sin causa, la tristeza y a veces incluso el odio. 
Hay puertas que se nos cierran porque no sabemos abrirlas. Queremos tener la llave maestra olvidando que ésta lo es porque se adapta a los vericuetos únicos de cada cerradura. 

Entenderse para construir es la gloriosa capacidad de compartir inteligencia. Pasa por saber razonar, escuchar y, cuando procede, aceptar y asumir, partiendo siempre de una premisa: en la báscula del entendimiento, jamás el peso de la razón estuvo exclusivamente situado en uno de los dos platos.

...

"Hemos construido un mundo competitivo y no un mundo competente y ahora nos toca construir un mundo con competencias. A la gente competente nunca la verás competir, sólo compiten los incompetentes y esta especie sólo será competente cuando no compita entre sí, cuando no haya lucha de clases, cuando esta historia que hemos conocido sea una historia del pasado." 
Eudald Carbonell

...

"Las convicciones están sobrevaloradas, suelen tener orígenes dudosos y propósitos absurdos, por ella se malgastan muchos esfuerzos y se infligen crueles sufrimientos a personas inocentes. Por eso es bueno, periódicamente, probar a sostener lo contrario de lo que uno cree y comprobar que también puede persuadir, incluso más que la propia creencia (o convicción)...
...luego puede volverse al punto de partida, porque lo importante no es estar en lo cierto, sino estar a gusto. Del mismo modo, si la convicción opuesta a la convicción propia, aunque no resulte más persuasiva, se demuestra más confortable, no hay otra solución sensata que cambiar. Amargarse por lealtad a una casualidad es un signo de inmadurez."
La flaqueza del bolchevique - Lorenzo Silva

...

Cada momento cuenta, cada sonrisa alegra, cada lágrima moja, cada vida importa, sólo se necesitan los amig@s para disfrutar, porque el tiempo ya lo tienes, está pasando, no te entretengas, lo único que tienes que hacer es ser feliz.




“La evolución destruirá el capitalismo”

 La Flaqueza del bolchevique / Lorenzo Silva (págs. 180-181)
PUBLICACIÓN: Barcelona : Destino, 1997

lunes, 17 de agosto de 2015

Sólo quiero ser una cosa, ser quien soy, en cada momento de mi vida...

«Nuestro mayor miedo, no es que no encajemos... Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada, es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta, empequeñecerse no ayuda al mundo, no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor, todos deberíamos brillar como hacen los niños, no es cosa de unos pocos, sino de todos, y al dejar brillar nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo, al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros»

Timo Cruz.



No hay más manera de vivir, que vivir sintiendo que todo lo normal que te han enseñado, no es nada, cuando te riges por tus emociones, por tus sentimientos, por tus impulsos... y olvidas años y años de programación socio-cultural. 

Cuando comprendes, que todo eso que llaman normal, no tiene nada que ver con lo natural, con lo que sientes, eres capaz de ver el mundo y a las personas con las que te encuentras, sintiéndolas.

"Tarde en la noche en los acantilados...
...el rey Lear le pregunta al ciego conde de Gloucester “¿Cómo ve usted el mundo?”
Y el ciego Gloucester le responde: "yo lo veo sintiéndolo".
¿No deberíamos todos verlo así?"

Quizás la vida no sepamos de que trata, nos cueste encontrarle un sentido, y cada vez que sufres, cada vez que te caes y te pegas una buena ostia, piensas para que carajo estamos aquí, y para ello se encuentran esos momentos fugaces de felicidad, como el vídeo que colgué más arriba, en donde podría haberme muerto al final de ese día y decir que sólo por ese momento han valido la pena haber pasado todos esos sufrimientos por haber podido disfrutar de esa noche.

...y luego de 40 años transitando por este mundo, muchas veces de mierda, sólo quiero ser una cosa, ser quien soy, en cada momento de mi vida.