Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2012

mi vaso siempre está lleno...


La conquista de la felicidad. Bertrand Russell.

"Una de las principales causas de pérdida de entusiasmo es la sensación de que no nos quieren; y a la inversa, el sentirse amado fomenta el entusiasmo más que ninguna otra cosa. Un hombre puede tener la sensación de que no le quieren por muy diversas razones."

"Puede que se considere una persona tan horrible que nadie podría amarle; puede que su infancia haya tenido que acostumbrarse a recibir menos amor que otros niños; y puede tratarse, efectivamente, de una persona a la que nadie quiere. Pero en este último caso, la causa más probable es la falta de confianza en sí mismo, debido a una infancia desgraciada."

 "El hombre que no se siente querido puede adoptar varias actitudes como consecuencia. Puede hacer esfuerzos desesperados para ganarse el afecto de los demás, probablemente mediante actos de excepcional amabilidad. Sin embargo, es muy probable que esto no le salga bien, porque los beneficiarios perciben fácilmente el motivo de tanta bondad, y es típico de la condición humana estar más dispuesta a conceder su afecto a quienes menos lo solicitan." 

Así pues, el hombre que se propone comprar afecto con actos benévolos queda desilusionado al comprobar la ingratitud humana. Nunca se le ocurre que el afecto que está intentando comprar tiene mucho más valor que los beneficios materiales que ofrece como pago; y, sin embargo, sus actos se basan en esta convicción. 

Otro hombre, al darse cuenta de que no es amado, puede querer vengarse del mundo, provocando guerras y revoluciones o mojando su pluma en hiel, como Swift. 

Esta es una reacción heroica a la desgracia, que requiere mucha fuerza de carácter, la suficiente para que un hombre se atreva a enfrentarse al resto del mundo. Pocos hombres son capaces de alcanzar tales alturas; la gran mayoría, tanto hombres como mujeres, cuando no se sienten queridos se hunden en una tímida desesperación, aliviada solo por ocasionales chispazos de envidia y malicia.

"Como regla general, estas personas viven muy reconcentradas en sí mismas, y la falta de afecto les da una sensación de inseguridad que la que procuran instintivamente escapar dejando que los hábitos dominen por completo sus vidas. 

Las personas que son esclavas de una rutina invariable suelen actuar así por miedo al frío mundo exterior, y porque sienten que no tropezarán con él si siguen exactamente el mismo camino por el que han andado todos los días."

"Los que se enfrentan a la vida con sensación de seguridad son mucho más felices que los que afrontan con sensación de inseguridad, siempre que esa sensación de seguridad no los conduzca al desastre." 

"Y en muchísimos casos, aunque no en todos, la misma sensación de seguridad les ayuda a escapar de los peligros en los que otros sucumbirían. Si uno camina sobre un precipicio por una tabla estrecha, tendrá muchas más probabilidades de caerse si tiene miedo que si no lo tiene. Y lo mismo se aplica a nuestro comportamiento en la vida." 

"Por supuesto, el hombre sin miedo puede toparse de pronto con el desastre, pero el probable que salga indemne de muchas situaciones difíciles, en las que un tímido lo pasaría muy mal. Como es natural, este tipo tan útil de confianza en uno mismo adopta innumerables formas. Unos se sienten confiados en las montañas, otros en el mar y otros en el aire. Pero la confianza general en uno mismo es consecuencia, sobre todo, de estar acostumbrado a recibir todo el afecto que uno necesita. Y de este hábito mental, considerado como una fuente de entusiasmo, es lo que quiero hablar en el presente libro...

y seguimos con el CARIÑO: Bertrand Russell

Lo que causa esta sensación de seguridad es el afecto recibido, no el afecto dado, aunque en la mayor parte de los casos suele ser un cariño recíproco. Hablando en términos estrictos, no es solo el afecto, sino la admiración, lo que produce estos resultados.

 Las personas que por profesión tienen que ganarse la admiración del público, como los actores, predicadores, oradores y políticos, dependen cada vez más del aplauso. Cuando reciben el ansiado premio de la aprobación pública, sus vidas se llenan de entusiasmo; cuando no lo reciben, viven descontentos y reconcentrados. 

La simpatía difusa de una multitud es para ellos lo que para otros el cariño concentrado de unos pocos. 

El niño cuyos padres le quieren acepta su cariño como una ley de la naturaleza. No piensa mucho en ello, aunque sea muy importante para su felicidad. Piensa en el mundo, en las aventuras que le van ocurriendo y en las aventuras aun más maravillosas que le ocurrían cuando sea mayor. Pero detrás de todos estos intereses exteriores está la sensación de que el amor de sus padres le protegerá contra todo desastre. 

El niño al que, por alguna razón, le falta el amor paterno, tiene muchas posibilidades de volverse tímido y apocado, lleno de miedos y autocompasión, y ya no es capaz de enfrentarse al mundo con espíritu de alegre exploración. Estos niños pueden ponerse a meditar sorprendentemente pronto sobre la vida, la muerte y el destino humano. Al principio, se vuelven introvertidos y melancólicos, pero a la larga buscan el consuelo irreal de algún sistema filosófico o teológico. 

El mundo es un lugar muy confuso que contiene cosas agradables y cosas desagradables mezcladas al azar. Y el deseo de encontrar una pauta o un sistema inteligible es, en el fondo, consecuencia del miedo; de hecho, es como una agorafobia o miedo a los espacios abiertos. Entre las cuatro paredes de su biblioteca, el estudiante tímido se siente a salvo. Si logra convencerse de que el universo está igual de ordenado, se sentirá casi igual de seguro cuando tenga que aventurarse por las calles. 

Si estos hombres hubieran recibido más cariño tendrían menos miedo del mundo y no habrían tenido que inventar un mundo ideal para sustituir al real en sus mentes.

Sin embargo, no todo cariño tiene este efecto de animar a la aventura. El afecto que se da debe ser fuerte y no tímido, desear la excelencia del ser amado más que su seguridad, aunque, por supuesto, no sea indiferente a la seguridad. 

La madre o niñera timorata, que siempre está advirtiendo a los niños de los desastres que pueden ocurrirles, que piensa que todos los perros muerden y que todas las vacas son toros, puede infundirles aprensiones iguales a las suyas, haciéndoles sentir que nunca estarán a salvo si se apartan de su lado. 

A una madre exageradamente posesiva, esta sensación por parte del niño dependa de ella que su capacidad para enfrentarse al mundo. En este caso, lo más probable es que a largo plazo al niño le vaya aun peor que si no le hubieran querido nada. 

Los hábitos mentales adquirirdos en los primeros años tienden a persistir toda la vida. 

Muchas personas, cuando se enamoran, lo que buscan, lo que buscan es un pequeño refugio contra el mundo, donde puedan estar seguras de ser admiradas aunque no sean admirables y elogiadas aunque no sean dignas de elogios. 

Para muchos hombres, el hogar es un refugio contra la verdad: lo que buscan es una compañera con la que puedan descansar de sus miedos y aprensiones. Buscan en sus esposas lo que obtuvieron antes de una madre incompetente, y aun así se sorprenden si sus esposas les consideran niños grandes.

Definir el mejor tipo de cariño no es nada fácil, ya que, evidentemente, siempre habrá en él algún elemento protector. No somos indiferentes a los dolores de las personas que amamos. Sin embargo, creo que la aprensión o temor a la desgracia, que no hay que confundir con la simpatía cuando realmente ha ocurrido una desgracia, debe desempeñar el mínimo papel posible en el cariño. 

Tener miedo por otros es poco mejor que tener miedo por nosotros mismos. 

Y además, con mucha frecuencia es solo un camuflaje de los sentimientos posesivos. Al infundir temores en el otro se pretende adquirir un dominio más completo sobre él. Esta, por supuesto, es una de las razones de que a los hombres les cuesten las mujeres tímidas, ya que al protegerlas sienten que las poseen. 

La cantidad de solicitud que una persona puede recibir sin salir dañada depende de su carácter: una persona fuerte y aventurera puede aguantar bastante sin salir perjudicada, pero a una persona tímida le conviene esperar poco en este aspecto.

El afecto recibido cumple una función doble. Hasta ahora hemos hablado del tema en relación con la seguridad, pero en la vida adulta tiene un propósito biológico aun más importante: la procreación. Ser incapaz de inspirar amor sexual es una grave desgracia para cualquier hombre o mujer, ya que les priva de las mayores alegrías que puede ofrecer la vida. Es casi seguro que, tarde o temprano, esta privación destruya el entusiasmo y conduzca a la introversión. Sin embargo, lo más frecuente es que una niñez desgraciada genere defectos del carácter que dejan incapacitado para inspirar amor más adelante. 

Seguramente, esto afecta más a los hombres que a las mujeres por su apariencia. Hay que decir que, en este aspecto, los hombres se muestran inferiores a las mujeres, ya que las cualidades que los hombres encuentran agradables en las mujeres son, en conjunto, menos deseables que las que las mujeres encuentran agradables en los hombres. 

Sin embargo, no estoy seguro de que sea más fácil adquirir buen carácter que adquirir buen aspecto; en cualquier caso, las medidas necesarias para lograr esto último son más conocidas, y las mujeres se esfuerzan más en ello que los hombres en formarse un buen carácter.
 
Hasta ahora hemos hablado del cariño que recibe una persona. 
Ahora me pongo a hablar del cariño que una persona da. 
También hay dos tipos diferentes: uno es, posiblemente, la manifestación más importante del entusiasmo por la vida, mientras que el otro es una manifestación de miedo. 

El primero me parece completamente admirable, mientras que el segundo es, en el mejor de los casos, un simple consuelo. Si vamos en un barco un día espléndido, bordeando una costa muy hermosa, admiramos la costa y ello nos produce placer. Este placer se deriva totalmente de mirar hacia fuera y no tiene que ver con ninguna necesidad desesperada nuestra. 

En cambio si el barco naufraga y tenemos que nadar hacia la costa, esto nos inspira un nuevo tipo de amor: representa la seguridad contra las olas, y su belleza o fealdad dejan de ser importantes. 

El mejor tipo de afecto es equivalente a la sensación del hombre cuyo barco está seguro; el menos bueno corresponde a la del náufrago que nada. El primero de estos tipos de afecto solo es posible cuando uno se siente seguro o indiferente a los peligros que le acechan; el segundo tipo, en cambio, está causado por la sensación de inseguridad. La sensación generada por la inseguridad es mucho más subjetiva y egocéntrica que la otra, ya que se valora a la persona amada por los servicios prestados y no por las cualidades intrínsecas. 

Sin embargo, no pretendo decir que este tipo de afecto no desempeñe un papel ilegítimo en la vida. 

De hecho, casi todo afecto real combina algo de los dos tipos, y si el afecto cura realmente la sensación de inseguridad, el hombre queda libre para sentir de nuevo ese interés por el mundo que se apaga en los momentos de peligro y miedo. Pero, aun reconociendo el papel que este tipo de afecto desempeña en la vida, seguimos sosteniendo que no es tan bueno como el otro tipo, porque depende del miedo y el miedo es malo, y también porque es más egocéntrico. 

El mejor tipo de afecto hace que el hombre espere una nueva felicidad, y no escapar de una antigua infelicidad [...]

CARIÑO. Bertrand Russell: "La Conquista de la Felicidad". 2007, Barcelona. P.: 151-152-153

viernes, 29 de junio de 2012

El efecto Dunning-Kruger

El efecto Dunning-Kruger se puede expresar de la siguiente manera...

...los peores trabajadores/estudiantes/políticos/participantes son los que menos conscientes son de su propia incompetencia. 

Toma su nombre de un estudio de 2003 que realizaron Dunning, Kruger y otros con estudiantes universitarios con respecto a los resultados de sus exámenes. Después los resultados han sido reproducidos en varias ocasiones, por ejemplo con estudiantes de medicina a la hora de evaluar su capacidad para realizar entrevistas de diagnóstico, con administrativos evaluando su rendimiento o con técnicos de laboratorios médicos calibrando su nivel de dominio del trabajo.

La razón de fondo parece estar en que los que peor lo hacen son incapaces de aprender de sus errores. Una solución aparentemente simple es decirle directamente al incompetente que lo es y por qué. Pero no funcionará. Desafortunadamente, el incompetente habrá estado recibiendo ese tipo de respuesta durante años y no habrá sido capaz de enterarse. A pesar de los exámenes suspensos, los trabajos mal hechos, las risas, burlas y sesudas contraargumentaciones a sus comentarios en foros y blogs y la irritación que provocan sistemáticamente en los demás, el incompetente sigue sin creerse que lo sea.

Como Sócrates...
...las personas con verdadero talento tienden a subestimar lo buenos que son. 

Es la parte simétrica de este prejuicio...
...las personas inteligentes tienden a asumir que para los demás las cosas son tan fáciles y evidentes como para ellos, cuando lo que están haciendo es proyectar su propia luz y creer que ven un reflejo de la misma en los demás.

Estas ideas se conocen desde mucho antes que Dunning-Kruger y los demás investigadores las cuantificasen. Se pueden encontrar muchas citas al respecto, como esta de Bertrand Russell en la que se refiere a su tiempo, pero que como sabemos que es otro prejuicio cognitivo, podemos extrapolar a cualquiera...
“Una de las cosas dolorosas de nuestra época es que aquellos que se sienten ciertos son estúpidos, y aquellos con algo de imaginación y comprensión están llenos de dudas e indecisión”.

lunes, 25 de junio de 2012

Alice Herz-Sommer - Bailando ante el patíbulo.


"Y con 106 años ella siente que es una de las personas con mas suerte en la vida."

"Amo a la gente. Amo a cada uno."

Alice es la superviviente del holocausto mas antigua del mundo.

Campo de concentración nazi de Theresiendstadt 1942.


"Yo sabía que podíamos tocar y allí donde pudiéramos tocar no sería tan terrible..."

"...cada día en la vida es hermoso, cada día... la misma idea de poder hablar de todo. Es hermosa!!!"

"El optimismo no mermado de Alice le dió esperanza a su hijo pequeño, Raphi, quien también sobrevivió....Cuando un niño se siente cerca de la madre todo puede pasar. Él no tiene miedo. Le da seguridad... y yo estaba siempre riendo. Incluso allí, yo estaba riéndome."

Con esta escena he llorado, de tristeza y alegría a la vez; con cada visionado, me es imposible no hacerlo, se entremezclan dentro de mi todo el conocimiento que tengo sobre los campos de concentración, sobre los vídeos que he visto, sobre los libros que he leído y la visión de Roberto, escuálido y blanquecino, jugándose la vida, por hacer lo que hace, por intentar que su hijo vea otra realidad, él se la crea y el niño la recibe gustosamente, todo esto, desata en mi lágrimas incontenibles, una y otra vez...



"Algunas veces sucede que me siento agradecida de haber estado allí..."

"Un montón de periodistas alemanes vienen y quieren saber, hablar conmigo y ...  antes de entrar en mi cuarto preguntan: Nos permites entrar en tu cuarto??? no nos odias??? y yo les respondo: Nunca odio, nunca odio...el odio solo trae odio."

"Cuando eres optimista, cuando no te estás quejando, cuando miras al lado bueno de nuestra vida, todo el mundo te quiere."

"Cuanto mas viejos nos hacemos, mas conscientes somos de la belleza de la vida."

" El mundo es una gran paradoja que gira en el universo", empieza Eduardo Galeano...
...y yo continúo..."porque la humanidad, es capaz de lo mejor y de lo peor, e incluso, de mezclar ambos conceptos."

Quizás no podamos cambiar lo que nos pasa, pero sí podemos cambiar la manera en la que nos relacionamos con eso que nos pasa.

El sentido de la vida no es propiedad del mundo o de la naturaleza, sino una construcción típicamente humana. No podemos aspirar a encontrar un sentido en el mundo, sino que cada uno debe dárselo a uno mismo.La respuesta al sentido de la vida, solo puede hallarse se forma subjetiva, y cada uno tiene el poder y la capacidad para buscarlo...qué sentido veo yo en mi vida???...

viernes, 22 de junio de 2012

Bernardo Stamateas, psicoterapeuta familiar, teólogo y sexólogo y Alexandre Jollien, filósofo


"¡Nos curamos hablando! Nos enfermamos aislados y nos curamos en compañía."

"Resérvate tres momentos cada día para alguna felicidad: caminar, tomar algo con un amigo, contar unos chistes... ¡Como prioridad! Y si luego te queda tiempo..., trabaja."

"El trato con los demás es determinante! Si tienes bien armonizadas tus emociones, eso se nota... y todos querrán tenerte cerca."

"Todas las batallas se ganan por anticipado... dentro del corazón. Lo determinante no es lo que otros te dicen desde fuera, sino lo que tú te dices desde dentro."

"¿Y cómo encaja aquí la pareja?
Tu felicidad no viene nunca del otro. Si pretendes hacer feliz al otro..., seréis infelices. Si pretendes que otro te haga feliz..., seréis infelices. ¡Nadie puede hacer feliz a nadie! Tu felicidad o infelicidad es decisión tuya y sólo tuya. No te emparejes para ser feliz: emparéjate porque eres feliz. Y ama: mima al otro.


Todo es para algo, todo va encajando...
La vida no tiene solución... porque quizá no es un problema. El reto es confiar en la vida.

¿Qué les enseña usted a sus hijos?
Que los amo incondicionalmente: "Aunque quemes la casa, ¡te amaré igual!", les digo.

Vigile...
"¡Pero procura que no suceda!", añado, ja, ja... Y les pido perdón por mis imperfecciones, debilidades y errores. Y les enseño ejercicios espirituales.

Cuénteme uno.
Cada mañana me pregunto: "¿A quién puedo ayudar hoy?". Y siempre encuentro a alguien.

Dos.
Cada mañana me pregunto: "¿De qué objeto puedo despojarme hoy?". Tengo muchos libros, y cada día regalo uno a alguien.

Tres.
Una vez por semana busco, entre mis contactos telefónicos, al que pueda estar más solo y necesitado. Y le llamo.

Cuatro.
Con mis hijos, tomamos tres libros de casa, insertamos un billete de 10 francos en cada uno y los regalamos a tres mendigos. ¡Uno se ha aficionado a Séneca: me alegró verlo!

Cinco.
Les enseño a mis hijos que "el Buda no es el Buda, por eso le llamo Buda". O sea, "Víctor no es Víctor, por eso le llamo Víctor".

miércoles, 13 de junio de 2012

Amas lo que haces. Mertxe Pasamontes

"El primer paso para hacer algo excepcional es que te guste de verdad lo que haces. Sólo así puedes transmitir la pasión necesaria para hacer de eso algo relevante.  Eso no te asegura poder vivir de ello, pero si te garantiza estar haciendo algo en lo que disfrutas y aportas algún valor.

El segundo paso es saber quién quieres ser.

Una gran parte de lo que estamos viviendo es el resultado de la acción de personas que no amaban su trabajo, sino el dinero que iban a obtener de él. Veían el trabajo como un medio para alcanzar un fin, el dinero, y con ese dinero poder llenarse de cosas materiales.

Cada uno elige dónde quiere situarse. Yo prefiero estar del lado de los que aman lo que hacen y además lo respetan. De los que miran la calidad y no sólo los números.

Amas lo que haces???"


Yo sí, y mucho, amo mi trabajo y sonrío todos los días y a todas horas a todos los clientes que entran, que sientan que la vida es maravillosa, yo tengo la mia y tengo que vivir siempre conmigo mismo, las 24 horas, y os puedo asegurar que es una experiencia increíble. 

Me equivoco muchísimo, y me río de mis equivocaciones; intento hacer las cosas bien y a veces yerro, pero aprendo, y sonrío...

Me encantan los abrazos, me gusta que me abracen, es mas...lo necesito y también me gusta darlos, abrazar a alguien con ganas, con sentimiento, con emociones positivas, dándole energía cuando no se encuentra bien, que se de cuenta de que estoy ahí, de que siempre estaré para apoyarte cuando me necesite.

Sé quien quiero ser, y eso es una ventaja, mucho tiempo me ha llevado, mas de 36 años, me encuentro en el camino correcto, o eso creo, y si no, pues volveré a equivocarme y seguiré viviendo y creciendo y evolucionando...

Yo amo lo que hago, y tú???

lunes, 11 de junio de 2012

Una docena de razones para conocerse a uno mismo. Por Mertxe Pasamontes

La frase “conócete a ti mismo”, inscrita en el templo de Apolo en Delfos en el siglo V a.c, refleja la necesidad atemporal, que tenemos los seres humanos de explorar nuestra realidad interior. Muchas son las razones de esta necesidad. Aquí intentamos abordar algunas de ellas.

1. Vas a vivir contigo toda la vida...
Empezamos por una que puede sonar a obviedad, pero que es así y así seguirá siendo. Puedes escapar de muchas situaciones y personas en esta vida, pero de lo que seguro que no puedes huir es de ti mismo. Por tanto, ya que va a estar siempre contigo mismo, mejor saber quién eres.

2. Puedes conocer tus verdaderas motivaciones...
Muchas veces nos encontramos haciendo cosas sin saber muy bien por qué. En algún momento nos parecieron una buena idea, tal vez sin demasiada reflexión y seguimos ahí, aún cuando es posible que eso ya no tenga ningún sentido para nosotros. Conocerse permite saber qué te motiva realmente.

3. Evitarás vivir una vida que no te corresponde...
Muchos, viven un guión, que otras personas (sus padres, personas de referencia, profesores, sociedad..) han escrito inconscientemente para ellos. Y por tanto, hacen aquello que los demás esperan que hagan, no lo que de verdad anhelan. Conocerte a ti mismo te permite vivir tu propio guión de vida y no el que otros te han escrito.

4. No tendrás que arrepentirte en el fin de tus días...
Al conocerte a fondo habrás vivido una vida más coherente con tus anhelos profundos y por tanto no echarás de menos el no haber tenido el valor de salir de tu zona de confort para vivir una vida más plena. Bronnie Ware, una enfermera australiana de cuidados paliativos, cuenta en su libro ‘Los Cinco Arrepentimientos de los Moribundos‘, que el principal arrepentimiento es “ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera“.

5. Podrás aprender de tus errores...
Equivocarse es humano, pero también lo es permanecer en el error e incluso repetirlo. Tenemos una tendencia a repetir errores, a sentir el eterno retorno de la misma dificultad. Muchas veces eso sucede por un desconocimiento de las propias motivaciones, de los propios deseos o por tener unos objetivos difusos. Cuando te conoces bien, sabes cuál es el error que repites y qué hacer para salir de él.

6. Tendrás mejores relaciones...
Para relacionarte de un modo sano y profundo con los demás, lo primero que tienes que hacer es saber quién eres. De lo contrario, muchas relaciones las mantienes para satisfacer necesidades que en realidad ni tienes y son relaciones  por tanto que no te llenan.

7. Te importará bastante poco lo que opinen los demás de ti...
Siguiendo con el punto anterior, cuando no te conoces te afecta mucho más lo que los demás puedan pensar de ti, pues de algún modo ese “pensamiento ajeno” te define. Eso carece de importancia cuando sabes quién eres.

8.Estarás en congruencia...
No se puede ser totalmente congruente de pensamiento, emoción y acción, si no sabes quién eres. Así de claro. Y no hay atajos para conseguirlo.

9. Disfrutarás más del día a día...
Estar presente en el día a día es una tarea difícil por las diferentes obligaciones de la vida cotidiana. Pero cuando sabes quién eres y qué quieres, es mucho más fácil priorizar y escoger aquello que te hace sentir bien.

10. Vivirás más tranquilo y con menos esfuerzo...
Siguiendo con el punto anterior, esa capacidad de elegir aquello que te interesa y te llena, te hace sentir más relajado, con menos estrés y te ayuda a no realizar esfuerzos innecesarios, que no van a ninguna parte.

11. Te sentirás más libre...
Una de las consecuencias de conocerse, es sentirse más libre, ya que muchas de las ataduras que tenemos son falsas, ocasionadas por intentar aparentar algo que no somos o encajar en lo que los demás esperan de nosotros. Conocerse es liberador. Y la sensación de libertad es refrescante.

12. Serás más feliz...
Y como consecuencia de todo ello y de todos los puntos expuestos, vas a ser más feliz. No perseguir un falso ideal, te acerca ti mismo y a tus verdaderas necesidades.

Fuente original...

sábado, 9 de junio de 2012

Cuando creas que no puedas, inténtalo...

Con tus acciones puedes hacer que cambie el mundo...

...tus actos pueden ser el inicio del cambio.
Cuando creas que no puedas, inténtalo...

Aprende de los niños, para ellos nada es imposible, recuerdo una historia que cuenta en su famosísimo vídeo, "Las escuelan matan la creatividad", Sir Ken Robinson. que dice:

En una clase, la profesora advierte que una de sus alumnas de 6 años, está toda enfrascada en la clase de arte, haciendo un dibujo, cuando habitualmente, está distraída o protestando, y la profesora, curiosa, se acerca a ella y le pregunta:
- Qué dibujas con tanta concentración???
- Dibujo a Dios. ( le responde la niña )
- Pero si nadie sabe como es Dios. ( la profesora le responde )
a lo que la niña decidida le espeta. 
- Pues que no se preocupen, que en un minuto, en cuanto acabe el dibujo, ya lo sabrán.

Los niños nos marcan los caminos, nos enseñan, que lo que creemos imposible, muchas veces, por no decir la mayoría, intentándolo, lo hacemos realidad.

Quizás te lleves una sorpresa y lo que te parecía imposible, se convierte en realidad cuando los demás, debido seguidos por tu ejemplo, crean una nueva realidad.

viernes, 8 de junio de 2012

Solo necesitas 30 dias para cambiar tus hábitos...o menos.

En algún momento de nuestras vidas nos hemos propuesto hacer algo pero hemos abandonado antes de conseguirlo.

Según William James "la voluntad permite la alteración en el comportamiento para realizar acciones en circunstancias adversas". Cuando estas acciones se repiten en el tiempo dejamos de percibirlas como algo adverso y se convierten en un hábito. Al llegar ese momento podemos decir que hemos interiorizado la acción y se ha convertido en una parte más de nuestra vida

¿Cómo podemos superar esa barrera psicológica inicial para convertir la acción en un hábito?. 

Steve Pavlina en su artículo "30 days to success" (30 días para el éxito) propone una serie de estrategias para conseguirlo...

Parece demasiado abrumador pensar en un gran cambio y mantenerlo durante toda la vida cuando estás acostumbrado a hacer precisamente lo contrario. Cuanto más piensas en ese cambio como algo permanente, menos motivación tendrás para llevarlo a cabo..."

"...pero qué ocurriría si pensáramos que el cambio es algo temporal? - por ejemplo solamente 30 días - Y luego serías perfectamente libre de volver a tus viejos hábitos. ¿Verdad que no resulta tan difícil de imaginar? Haz ejercicio durante 30 días, luego abandona. Mantén tu escritorio ordenado durante 30 días, luego deja de ordenarlo. Lee una hora durante 30 días, luego vuelve a ver la televisión..."

Sin embargo pasados 30 días ocurre el milagro. Descubriremos que nos resulta muy difícil abandonar este nuevo hábito ya que lo hemos interiorizado. Si hemos conseguido llegar a 30, ¿porqué no llegar a 60 o 90 días?  ... o incluso mantenerlo para siempre?

Márcate un objetivo, prueba cualquier cosa. No tienes nada que perder, sino todo lo contrario.

Conócete a ti mismo.

Artículo extraído de:

martes, 5 de junio de 2012

Otro mundo ya está siendo posible.

Está claro... otro mundo ya está siendo posible, está en tus manos hacerlo y llevarlo a cabo, cada día tienes situaciones en las que puedes decidir ayudar a alguien, disfrutar de algo, ser altruista... eres tú quien decide...si empiezas a practicar...algo si que TE PUEDO ASEGURAR...serás mas feliz.

Esta es la actitud...


te has emocionado???

...pues a que esperas a cambiar el mundo...

...otro mundo es posible.

viernes, 1 de junio de 2012

Leyes básicas de la estupidez humana. Carlo Cipolla.

Primera ley...
...siempre subestimamos el número de gente estúpida.

Esto no es tan obvio como parece, dice Cipolla, porque...

...Gentes que habíamos pensado que eran racionales e inteligentes repentinamente resultan ser estúpidas sin lugar a dudas.


...Día tras día nosotros estamos afectados en cualquier cosa que hagamos por gente estúpida quienes invariablemente se aparecen en los lugares menos apropiados.


Él, también observa que es imposible establecer un porcentaje, ya que cualquier número que escojamos será demasiado pequeño.

Corolario de Livraghi a la Primera Ley de Cipolla...
...En cada uno de nosotros hay un factor de estupidez, que siempre es más grande de lo que suponemos.

Segunda ley...
...La probabilidad de que una persona sea estúpida es independiente de cualquier otra de sus características.

Tercera ley (la de oro)...
...Una persona estúpida es alguien que ocasiona daño a otra persona, o a un grupo de gente, sin conseguir ventajas para ella misma -o aun resultando dañada.

Cuarta ley...
...La gente no estúpida siempre subestima el poder de causar daño de la gente estúpida. Constantemente se le olvida que en cualquier momento, y bajo cualquier circunstancia, el asociarse con gente estúpida invariablemente constituye un error costoso.

Quinta ley...
...Una persona estúpida es la persona más peligrosa que puede existir.
Esta es probablemente la más ampliamente entendida de las leyes, si bien solamente porque es del conocimiento común que las gentes inteligentes, sin importar lo hostiles que puedan ser, son predecibles, mientras que las gentes estúpidas no lo son.

Según Cipolla, existen cuatro tipos de gente dependiendo de su comportamiento en una transacción...

Desgraciado...
Alguien cuyas acciones tienden a generar autodaño, pero más bien crean ventajas para alguien más.

Inteligente...
Alguien cuyas acciones tienden a generarle ventajas, al igual que ventajas a otros.

Bandido...
Alguien cuyas acciones tienden a generarle ventajas a él mismo, al mismo tiempo que ocasiona daños a otros (cuidado cuando un ejemplar de este tipo es su mano derecha y hace todo en su nombre).


(Debe ser sinónimo de “Político” – El webmaster).

Estúpido...
Alguien que se ocasiona daño a sí mismo, a otras personas, o a un grupo de gente.

Quien quiera leer el estudio científico en ingles, aquí le dejo el pdf en inglés al completo: