Páginas vistas en total

martes, 28 de octubre de 2014

El amor es alérgico al imperativo...

"Cuando no hay amor en nuestro corazón, solo nos queda una cosa: el placer; y ese placer es el sexo, por lo tanto este se convierte en un enorme problema."
"Conoceremos el estado del amor solo cuando los celos, la envidia, la posesión y el dominio terminen. Mientras haya posesividad, no hay amor."

Jiddu Krishnamurti

Me ama??? Ha amado a alguien más que a mí??? Me ama más de lo que yo lo amo a él??? Es posible que todas estas preguntas que nos planteamos acerca del amor, que lo miden, que lo analizan, lo investigan, lo interrogan, también lo destruyen...
(acaso estas dudas que nos planteamos con nuestra pareja, seríamos capaces de pensarlas en la relación que tenemos con nuestro perro)
...da la impresión de que la pareja humana está hecha de tal manera, que su amor es "a priori" de peor clase de la que puede ser la relación de amor entre una persona y su perro."

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera


"No existen las leyes matrimoniales; tanto los hombres como las mujeres escogen sus parejas y las dejan a su placer, sin ofensa, celos ni enfado. Se reproducen a gran ritmo, las mujeres embarazadas trabajaban hasta el último minuto y dan a luz casi sin dolor, al día siguiente se levantan, se bañan en el río y quedan tan limpias y sanas como antes de parir. Si se cansan de sus parejas masculinas, abortan con hierbas que causan la muerte del feto. Se cubren las partes vergonzantes con hojas o trapos de algodón, aunque por lo general, los indígenas -hombres y mujeres- ven la desnudez total con la misma naturalidad con la que nosotros miramos la cabeza olas manos de un hombre."

Fray Bartolomé De Las Casas.

"Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos dé algo (amor), en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia..." - sin necesidad de añorar su ausencia.

La insoportable levedad del ser, Milan Kundera

...y aceptar a tu pareja tal como es, no pretender transformarla a tu imagen y semejanza... no tener celos de su vida al margen de la tuya, de la vuestra; simplemente construir entre ambos un lenguaje, un idioma elemental, que haga posible la comprensión y la vida en común.

El amor debe ser voluntario, que nadie te fuerza a él, ni por obra ni por omisión o silencio. El amor es alérgico al imperativo... "ama a", "ama por"... te obliga a llamar amor a lo que es agresión y quebrantamiento del yo.

Cuando amamos, creemos y estamos seguros de que nuestro amor está para nosotros fuera de toda sospecha, mientras que consideramos el amor de nuestra pareja como simple amabilidad, haciéndola caminar tras nuestros pasos como si quisiéramos comprobar permanentemente que nos ama.

En cualquier acción con tu pareja, plantéate siempre esta simple pregunta...
...Es necesario llegar hasta donde yo quiero que llegue para creer que me demuestra que me quiere???

La hiperreflexividad en el amor, lo vuelve patológico y acaba destruyéndolo...


lunes, 20 de octubre de 2014

La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales.

En el mismo comienzo del Génesis está escrito que Dios creó al hombre para confiarle el dominio sobre los pájaros, los peces y los animales. Claro que el Génesis fue escrito por un hombre y no por un caballo. No hay seguridad alguna de que Dios haya confiado efectivamente al hombre el dominio de otros seres. Más bien parece que el hombre inventó a Dios para convertir en sagrado el dominio sobre la vaca y el caballo, que había usurpado. 
...
Ese derecho nos parece evidente porque somos nosotros los que nos encontramos en la cima de esa jerarquía. Pero bastaría con que entrara en el juego un tercero, por ejemplo un visitante de otro planeta al que Dios le hubiese dicho: «Dominarás a los seres de todas las demás estrellas», y toda la evidencia del Génesis se volvería de pronto problemática. Es posible que el hombre uncido a un carro por un marciano, eventualmente asado a la parrilla por un ser de la Vía Láctea, recuerde entonces la chuleta de ternera que estaba acostumbrado a trocear en su plato y le pida disculpas (¡tarde!) a la vaca. 
...
Así que sigue su camino con las terneras... Tranquilas, ingenuas, algunas veces puerilmente alegres... No hay nada más conmovedor que las vacas cuando juegan. Teresa las mira con simpatía y piensa (es una idea recurrente desde hace ya dos años) que la humanidad vive a costa de las vacas, del mismo modo en que la tenia vive a costa del hombre: se ha enganchado a su teta como una sanguijuela. El hombre es un parásito de la vaca, así definiría probablemente un no-hombre al hombre en su zoología.
...
Ya en el Génesis, Dios le confió al hombre el dominio sobre animales... 
Y Descartes dio un paso decisivo: hizo del hombre el «señor y propietario de la naturaleza». Pero existe sin duda cierta profunda coincidencia en que haya sido precisamente él quien negó definitivamente que los animales tuvieran alma: el hombre es el propietario y el señor mientras que el animal, dice Descartes, es sólo un autómata, una máquina viviente, «machina animata». Si el animal se queja, no se trata de un quejido, es el chirrido de un mecanismo que funciona mal. Cuando chirría la rueda de un carro, no significa que el eje sufra, sino que no está engrasado. Del mismo modo hemos de entender el llanto de un animal y no entristecernos cuando en un laboratorio experimentan con un perro y lo trocean vivo.
...
No tiene ningún mérito portarse bien con otra persona. Teresa tiene que ser amable con los demás aldeanos porque de otro modo no podría vivir en la aldea. Y hasta con Tomás tiene que comportarse amorosamente, porque a Tomás lo necesita. Nunca seremos capaces de establecer con seguridad en qué medida nuestras relaciones con los demás son producto de nuestros sentimientos, de nuestro amor, de nuestro desamor, bondad o maldad, y hasta qué punto son el resultado de la relación de fuerzas existente entre ellos y nosotros.
  La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna. La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más honda (situada a tal profundidad que escapa a nuestra percepción), radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales. Y aquí fue donde se produjo la debacle fundamental del hombre, tan fundamental que de ella se derivan todas las demás.
...
Le hubiera gustado ponerle nombre a todas sus terneras, pero no podía. Eran demasiadas. Antes, y seguro que hasta hace cuarenta años, todas las vacas de este pueblo tenían nombre. (Y dado que el nombre es el signo del alma, puedo afirmar que la tenían, a pesar de Descartes.) Pero luego se hizo cargo del pueblo una gran fábrica cooperativa y las vacas pasaron a llevar su vida en dos metros cuadrados, en el establo. Desde entonces no tienen nombres y se han vuelto «machinae animatae». El mundo le ha dado la razón a Descartes.
...
Nietzsche sale de su hotel en Turín. Ve frente a él un caballo y al cochero que lo castiga con el látigo. Nietzsche va hacia el caballo y, ante los ojos del cochero, se abraza a su cuello y llora.
  Esto sucedió en 1889, cuando Nietzsche se había alejado ya de la gente. Dicho de otro modo: fue precisamente entonces cuando apareció su enfermedad mental. Pero precisamente por eso me parece que su gesto tiene un sentido más amplio. Nietzsche fue a pedirle disculpas al caballo por Descartes. Su locura (es decir, su ruptura con la humanidad) empieza en el momento en que llora por el caballo.


Milan Kundera, La Insoportable Levedad del Ser

Para quien quiera leer el capítulo entero...

lunes, 13 de octubre de 2014

Si el plan A no funciona recuerda que el abecedario tiene 27 letras...

Érase una vez la hija de un viejo hortelano que se quejaba constantemente sobre su vida y sobre lo difícil que le resultaba ir avanzando. Estaba cansada de luchar y no tenía ganas de nada; cuando un problema se solucionaba otro nuevo aparecía y eso le hacía resignarse y sentirse vencida. 

El hortelano le pidió a su hija que se acercara a la cocina de su cabaña y que tomara asiento...
...después, llenó tres recipientes con agua y los colocó sobre fuego. 

Cuando el agua comenzó a hervír colocó en un recipiente una zanahoria, en otro un huevo y en el último vertió unos granos de café. Los dejó hervir sin decir palabra mientras su hija esperaba impacientemente sin comprender qué era lo que su padre hacía. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café. 
Miró a su hija y le dijo...
 "Qué ves???”. 
"Zanahorias, huevos y café", fue su respuesta. 

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Le quitó la cáscara y observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su dulce aroma. Humildemente la hija preguntó... 
"Qué significa esto, papá???" 
Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo. Pero habían reaccionado en forma muy diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. El café sin embargo era único; después de estar en agua hirviendo, había cambiado el agua. 

"Cual eres tú???", le preguntó a su hija. 
"Cuando la adversidad llama a tu puerta, Cómo respondes??? 
Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza??? 
Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable??? 
Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido, te has vuelto dura y rígida???
 Por fuera eres igual pero, cómo te has transformado por dentro??? 

O eres como el café???
 El café cambia el agua, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren. 

Y tú, Cuál de los tres eres???
 Ser un huevo o una zanahoria sólo te perjudica a ti, así que...
Levántate y sigue!!!
 No te pares. Lucha. Porque cuando no vas a tener fuerzas es mañana si lo dejas pasar hoy. Sé fuerte y confía en ti. Aprende a manejar la adversidad. 

sábado, 11 de octubre de 2014

"El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado."

Cinismo...
Escuela filosófica de la antigüedad, fundada en Atenas por el discípulo de Sócrates, Antístenes de Cirene (-444 a -365) quien impartía sus enseñanzas en el gimnasio llamado "Cinosargo" (el perro ágil), de donde parece proceder el nombre de "cínicos" con el que fueron denominados sus seguidores. Según otros, el nombre procedería directamente de "Cynos" (perro) apelativo que los cínicos consideraban un honor, dado su desprecio por las convenciones sociales.
El cinismo fue tanto una filosofía como un modo de vida, vertebrado en torno a su crítica de las convenciones sociales, la exigencia de la igualdad social, la fidelidad al rigor moral y el retorno a la naturaleza, lo que suponía la reducción al mínimo de las necesidades humanas, según el ideal de la "autárkeia" (autosuficiencia) considerando que bastaba satisfacer las necesidades primarias.
Entre los discípulos de Antístenes destacaron Diógenes de Sínope (-413 a -327) y Crates de Tebas y su compañera Hiparquia. En el siglo II de nuestra era destacará Luciano de Samosata, en un periodo de resurgimiento de las propuestas cínicas frente a la decadencia y corrupción del poder imperial romano.
El término fue adquiriendo posteriormente un significado peyorativo y bien distinto, con el que ha pasado al lenguaje coloquial, considerándose sinónimo de cinismo...
descaro, desfachatez, desvergüenza, falsedad, hipocresía, doblez.

Y yo como cínico consumado y declarado, quiero reproducir unas frases de un libro que me parecen muy acertadas para los tiempos convulsos que corren...

"No querían que la riqueza fuese repartida; si la riqueza llegara a generalizarse, no serviría para poder distinguir a nadie." 

"El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado."

"El Ministerio de la paz se encarga de la guerra; el ministerio de la verdad, de las mentiras; el Ministerio del amor, de la tortura, y el Ministerio de la abundancia, del hambre. Estas contradicciones no son accidentales, no resultan de la hipocresía corriente. Son ejercicios de Doblepensar"

«Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas, emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y, no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria y luego olvidarlo de nuevo; y sobre todo aplicar el mismo proceso al procedimiento mismo. Esta es la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había generado un acto de autosugestión. Incluso comprender que la palabra doblepensar, implica el uso de la doblepensar.»
Nota: "Doblepensar" es una palabra en neolengua que se refiere al control de la realidad, también da a entender que se refiere a la filosofía.



viernes, 3 de octubre de 2014

DAVID FOSTER WALLACE... ESTO ES AGUA

Na última semana atopeime ata tres veces en distintos lugares referencias varias ao discurso que David Foster Wallace deu en 2005 aos estudantes recén licenciados do Kenyon College. Intrigado, botei man de google e púxenme a ler.

No comezo da charla cita a xa célebre historia dos peixes:

“Van dous peixes novos nadando unha mañá e ao pouco atopan outro peixe vello que, ao cruzarse con eles, saúdaos e dilles: "bos días, rapaces, que, como está hoxe a auga?". Os dous peixes novos seguen nadando e ao rato un párase e pregúntalle ao outro: "que coño é a auga"?”

Pouco a pouco DFW vai entrando na cuestión da vida que lles agarda aos recén graduados. O eixe do seu discurso é ese auga que, na axitación e o apuro da vida cotiá xa non vemos, o que el chama "a nosa configuración por defecto" que pon o "eu" por diante de todo todo o rato.

"Como estou seguro que xa sabedes, é extremadamente difícil permanecer alerta e atento en lugar de caer hipnotizado polo constante monólogo desenvolvido dentro da túa cabeza (o que quizá estea a suceder agora mesmo). Vinte anos despois da miña gradación, entendín paulatinamente que o tópico das Artes Liberais de que che ensinan como pensar é en realidade un atallo cara a unha idea moito máis seria e profunda: aprender como pensar significa realmente como exercer control sobre como e que pensas. O que significa ser o bastante consciente para elixir a que prestas atención e como construír significado desde a experiencia. Porque se non es capaz de facer este tipo de elección cando es adulto, estarás totalmente colgado. Pensade sobre o vello tópico que di que, entre comiñas, a mente é un empregado excelente pero un amo terrible.

Este, como moitos tópicos, tan banais e aburridos superficialmente, en realidade expresa unha importante e terrible verdade. Que non é casual que os adultos que se suicidan con armas de fogo case sempre se peguen un tiro en... a cabeza. Péganlle un tiro ao amo terrible. E a verdade é que a maioría destes suicidas en realidade estaban mortos moito antes de que apertasen o gatillo."

De aí en adiante avanza nunha reflexión descarnada sobre como afrontamos as inclemencias o día a día e como escollemos, para poñernos a salvo delas, adorar certo tipo de cousas e pousar nelas a nosa atención:

"[...] Vós decidides conscientemente o que ten significado e o que non. Vós decidides que adorar.

Porque aquí hai outro asunto máis que é estraño pero certo: nas trincheiras do día a día da vida adulta, en realidade non hai nada semellante ao ateísmo. Non hai nada que non implique adoración. [...] Se adorades o diñeiro e as cousas materiais, se para vós están onde sentides o significado real da vida, entón nunca teredes bastante, nunca sentiredes que tedes bastante. Esa é a verdade. Adorade o voso corpo e a vosa beleza e o voso atractivo sexual e sempre vos sentiredes feos. E cando o tempo e a idade comecen a mostrarse, morreredes un millón de mortes antes de que finalmente sintádela. A un nivel básico, todos sabemos xa estas cousas. Están codificadas como mitos, proverbios, tópicos, epigramas e parábolas; o esqueleto de toda gran historia. O truco está en manter a verdade á fronte da nosa consciencia todos os días.

Adorade o poder e terminaredes sentíndovos débiles e medorentos, e necesitaredes mesmo máis poder sobre os demais para librarvos do voso propio medo. Adorade vosa intelixencia, adorade ser vistos como xente intelixente, e terminaredes sentíndovos estúpidos, fraudes, sempre a piques de ser descubertos. Pero o insidioso destas clases de adoración non é que sexan perversas ou pecaminosas, é que son inconscientes. Son configuracións por defecto.

Son a clase de adoración na que te deslizas gradualmente, día tras día, sendo cada vez máis e máis selectivo respecto do que ves e como o valoras sen nunca ser totalmente consciente de que iso é o que estás a facer."

E, finalmente, liga todo isto coa idea de liberdade e a educación, e as súas conclusións son do tipo das evidencias que sabemos que sabemos pero preferimos deixar de lado:

"O tipo realmente importante de liberdade implica atención e consciencia e disciplina, e ser capaz de preocuparse verdadeiramente por outras persoas e sacrificarse por elas unha e outra vez nunha miríada de maneiras pequenas e nada atractivas todos os días.

Esa é a liberdade real. Iso é ser educado, e entender como pensar. A alternativa é a inconsciencia, a configuración inicial, as ratas á carreira, a corrosiva sensación constante de ter posuído, e perdido, algunha cousa infinita.
[...]
Trátase do valor real dunha educación real, que non ten case nada que ver co coñecemento, e todo coa simple consciencia; consciencia do que é tan real e esencial, tan oculto e á vista de todos nós, que temos que lembrárnolo unha e outra vez:

"Isto é auga".

"Isto é auga".

É inimaxinablemente difícil facelo, estar alerta e vivo no día a día do mundo adulto exterior. O que aínda significa que outro tópico resulta ser certo: a vosa educación en realidade É o traballo de toda unha vida. E comeza agora."

Unha rata á carreira. Touchè.