Páginas vistas en total

martes, 31 de diciembre de 2013

Vive tu incertidumbre...

“Dado que las personas no quieren ser perturbadas ni mostrarse inseguras, establecen un patrón de conducta, de pensamiento, un patrón de relación con otras personas, etc. Entonces se convierten en esclavos de dichos patrones y lo consideran algo real.”

Bruce Lee (San Francisco 27 de Noviembre de 1940 – Hong Kong, 20 de Julio de 1973) fue además de un famoso actor de artes marciales, un filósofo (carrera que estudió en la Universidad de Washington).

La búsqueda de la seguridad es una ilusión, busca la sabiduría de la inseguridad, o de la incertidumbre.

La incertidumbre supone adentrarse en lo desconocido en cada momento de nuestra existencia. Lo desconocido es el campo de todas las posibilidades, siempre frescas, siempre nuevas, siempre abiertas a la creación de nuevas manifestaciones.

Sin incertidumbre y sin lo desconocido, la vida no sería más que la repetición trillada de recuerdos gastados. Nos volvemos víctimas del pasado, y nuestro verdugo de hoy es el yo que nos queda de ayer.

Recuerda... el pájaro empieza a volar cuando no tiene nada donde agarrarse.

Cuanta más riqueza acumulas en tu interior, menos necesitas del exterior. Te conocerás a ti mismo, y acabarás por comprender a los demás.
"Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, -decía Heráclito- porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." ...
...el río —que no deja de ser el mismo río— ha cambiado sin embargo casi por completo, así como el bañista. Si bien una parte del río fluye y cambia, hay otra (el cauce, que también debe interpretarse y no tomarse en un sentido literal) que es relativamente permanente y que es la que guía el movimiento del agua.



lunes, 23 de diciembre de 2013

babi yar...

A pesar de que este blog es sobre psicología, también nos gusta de vez en cuando, recordar momentos en la historia, en que los humanos dejamos de ser humanos y superamos en crueldad a cualquier animal o ser vivo que habita este planeta; porque este tipo de historias, vienen bien para reflexionar, sobre lo que el hombre, puede o no puede hacer, y aunque estos tiempos pasados, pensemos que no pueden volver a repetirse; si hay alguien que es capaz de volver a hacerlo, estos somos los seres humanos...

...hoy quiero escribir sobre un lugar, "babi yar", del cual seguramente no hayas oído hablar en tu vida, pero que después de leer las siguientes líneas, jamás olvidarás...

..."quien no conoce su historia, -decía Napoleón Bonaparte- está condenado a repetirla." 

Ese verano, en el zoo de Kiev, un hombre entró en el foso del león. Cuando ya estaba a punto de saltar al el pretil, le dijo a un visitante que quiso impedírselo: Dios me salvará. Se hizo devorar vivo. Si yo hubiera estado allí, le habría dicho: "No hay que creer todo lo que se cuenta."

Dios no fue de ninguna utilidad para la gente que fue asesinada en "Babi Yar."

En ruso, "Yar" significa barranco. "Babi Yar", el barranco de la abuela, era un inmenso desnivel natural situado en las afueras de Kiev. Hoy no queda más que una hondonada cubierta de césped, bastante poco profunda, en cuyo centro hay una impresionante escultura erigida en estilo realismo socialista a la memoria de los muertos que cayeron ahí.
(…) Entre 1941 y 1943, los nazis hicieron en la hondonada de la abuela lo que probablemente sea la mayor carnicería de toda la historia de la humanidad: como indica la placa conmemorativa, traducida en tres lenguas, ucraniano, ruso y hebreo, allí perecieron más de cien mil personas, víctimas del fascismo.

Más de un tercio fue ejecutado en menos de cuarenta y ocho horas.

Aquella mañana de 1941, los judíos de Kiev acudieron en masa al punto de reunión donde habían sido convocados, con sus pequeños enseres, resignados a ser deportados, sin sospechar el destino que les reservaban.
Lo comprendieron todo demasiado tarde, algunos en cuanto llegaron, otros solamente cuando estaban al borde de la zanja. Entre esos dos momentos, el procedimiento era expeditivo: los judíos entregaban sus maletas, sus objetos de valor y sus papeles de identidad, que eran hechos trizas delante de ellos. Luego debían pasar entre dos filas de SS bajo una lluvia de golpes. Los Einsatzgruppen los golpean con grandes porras, demostrando una extrema violencia. Si un judío caía, soltaban los perros contra él o ella, y eran pisoteados por la masa enloquecida. Al salir de ese pasillo infernal, que desembocaba en una amplia explanada, los aturdidos judíos eran obligados a desnudarse por completo y luego se les conducía totalmente desnudos hasta el borde de una hondonada gigantesca. Allí, tanto los obtusos como los optimistas, debían abandonar toda esperanza. El absoluto terror que los invadía en ese preciso instante los hacía gritar. Al fondo de la hondonada se apilaban los cadáveres.
Pero la historia de esos hombres, de esas mujeres y de esos niños no acaba abruptamente al borde de ese abismo. Llevados por esa preocupación por la eficacia tan alemana, los SS, antes de matarlos, obligaban previamente a sus víctimas a bajar hasta el fondo de la zanja, donde los esperaba un apilador. El trabajo del apilador se parecía mucho al de las acomodadoras que te colocan en el teatro. Llevaba a cada judío hasta un montón de cuerpos, y cuando le había encontrado acomodo, lo hacía echarse boca abajo, un vivo desnudo recostado sobre unos cadáveres desnudos. Después, un tirador, caminando por encima de los cuerpos, disparaba a los vivos una bala en la nuca. Notable taylorización de la muerte en masa. El 2 de octubre de 1941, el Einsatzgruppe encargado de Babi Yar consignó en su informe...
..."el SonderKommando 4º, con la colaboración del estado mayor del grupo y de dos comandos del Regimiento Sur de la policía, ha ejecutado a 33.771 judíos de Kiev, los días 29 y 30 de septiembre de 1941."

El libro del que extraigo este capítulo se titula... HHhH, que es la abreviatura de una frase en alemán: "Himmlers Hirm heisst Heydrich", es decir, el cerebro de Himmler se llama Heydrich. Dos apellidos temibles, dos de los asesinos más crueles y viles de la Historia, dos de los artífices de la criminal Alemania nazi de Hitler. Escrito por Laurent Binet.

Apabullante, HHhH de Laurent Binet es de ese tipo de libros (irremediablemente envidiables) que se leen sin parar, de los que dejas abierto deseando regresar cuando antes a él para seguir refugiado en sus páginas. Esta novela, no es una novela al uso, porque, aunque se basa en hechos reales, históricos, y hay miles de novelas basadas en sucesos reales, sin embargo huye con éxito de las habituales reconstrucciones de lo acontecido y se convierte en una permanente reflexión del autor tanto sobre los protagonistas de esa historia y sobre el monstruo sobre el que gravita la trama como sobre la forma en la que ha de mostrarlos. El monstruo es, ni más ni menos, que Reinhard Heydrich, jefe de la Gestapo. 

domingo, 22 de diciembre de 2013

instantes...

No te aferres al instante que pasa, todo es efímero en si mismo, ámalo y gózalo al máximo. 
Puedes huir de ti mismo, pero nunca huir del tiempo, ni del paso incesante de todas las cosas, que lo único que anhelan, es acercarse a la eternidad.

No se trata de no querer nada, de rechazar lo que la vida nos ofrece, por el miedo a que podamos perderlo, sino de quererlo aunque exista la posibilidad de que desaparezca; tanto en el trabajo, en el amor, en la amistad... 
...en lugar de gozarlo menos, por ese temor innato y ancestral, de que se acabe; la idea, es disfrutrarlo más, precisamente por eso...
...porque cada vez que lo haces, cada vez que lo logras, te permites vivir el ahora. 

"La verdad es la que libera, no el esfuerzo por ser libre."
Jiddu Krishnamurti

Las metas solo son importantes cuando valoras y disfrutas el camino para lograrlas. 
El camino siempre es presente. 

En la época que vivimos, en que nuestras certezas han desaparecido, en que todo aquello que creíamos ya conseguido se tambalea, en que el futuro es incierto, nuestra única seguridad es la capacidad de disfrutar del presente. 

Las metas, muchas veces, resultan inalcanzables, porque al mirar al futuro, nos olvidamos del instante presente...
...si abandonas todo lo que en el tiempo existe, entonces puedes parar el tiempo y gozar en este instante la eternidad.

"Por la esperanza del mañana sacrificamos el hoy, sin embargo la felicidad siempre está en el ahora."
Jiddu Krishnamurti


jueves, 19 de diciembre de 2013

Elegía a la muerte de mi abuelo...

La palabra recordar viene del latín "recordari", formada por "re" (de nuevo) y "cordis" (corazón)... recordar quiere decir mucho más que tener a alguien presente en la memoria, si yo le digo a alguien que lo estoy recordando, le estoy diciendo que lo estoy volviendo a pasar por el corazón...

...es interesante notar la relación de "recordar" (con el cor, cordis latino) con "aprender de memoria" en inglés "learn by heart" o en francés "par coeur". Debido a que la sede de la memoria se creía que estaba en el corazón, de ahí la dicotomía en el "acervo popular", desde los antiguos romanos y griegos,  existente hasta la actualidad de que los sentimientos y emociones se encuentran radicados en el corazón o dentro del pecho o diafragma, como éstos creían; y los razonamientos, en el cerebro o mente, que aparece en la palabra italiana para el olvido "dimenticare"...

...así que recordando a mi abuelo, dos días después de su fallecimiento, reescribo mis sentimientos, antes de que se pierdan, desde el corazón...
Por más que intente al despedirme 
guardarte entero, en mi corazón;
no encuentro tristeza que lo engrase, 
sólo alegría que lo mantiene,
al recordar tu buena vida,
de trabajo y sin lamentos;
por más que quiera 
sollozar con ojos infinitos, 
tu sonrisa, siempre presente,
nos deleita en tu ausencia.

Sé que al volver a recordarte 
nos sentiremos muy distintos. 
Nunca jamás volveré a verte 
con estos ojos que hasta ayer te miraba.

Vuelves a la tierra donde naciste,
a la humedad que reconforta,
a vivir tu muerte,
sin transitar los caminos 
que rodean mi alma, 
sin pausa...
...a esconderte bajo el sombrío, 
lúgubre aceite de la noche; 
vuelves al origen, al principio.

ahora nos has dejado 
para emprender otro camino!...

Por más que intente al despedirme,
llevar tu imagen conmigo; 
por más que quiera mirar hacia el pasado, 
y fijarte, exacto, en mi memoria; 
por más que busque en mis recuerdos,
no puedo entristecerme de tu destino, 
has luchado, vivido bien y mucho, 
y jamás has sufrido en vida.

Como veo yo el mundo???
como los ciegos... sintiéndolo.

Alegres de tristeza nos has dejado,
sollozando de alegría,
en este mundo efímero,
en este día, en el cual por azar,
la lluvia hoy nos acompaña.
Yo sé que pronto estará rota 
mi masa gris de tenues hilos,
de tupidas redes...
en donde mis recuerdos habitan.

Porque la memoria olvida,
los recuerdos desaparecen,
las personas mueren...

Nunca jamás volveré a verte 
con estos ojos que hoy te siento.

100 años y algún dia mas...
...donde hay que firmar???

Rubén Botana Alonso en A Coruña a... 17 de Diciembre de 2013

viernes, 13 de diciembre de 2013

Adicción al pensamiento - Pedro Jara Vara

La sociedad contemporánea se ha convertido en un gran teatro. Al haber sido educados para comportarnos y actuar de una determinada manera, en vez de mostrarnos AUTÉNTICOS, HONESTOS y LIBRES (siendo coherentes con lo que en realidad somos y sentimos) solemos llevar una máscara puesta y con ella INTERPRETAMOS A UN PERSONAJE que es del agrado de los demás. Si bien vivir bajo una careta nos permite sentirnos más cómodos y seguros, con el tiempo conlleva un precio muy alto: la DESCONEXIÓN de nuestra verdadera esencia. Y en algunos casos, de tanto llevar una máscara puesta, nos olvidamos de quiénes éramos antes de ponérnosla.

Lo cierto es que algunos sociólogos coinciden en que en nuestra sociedad ha triunfado el denominado “pensamiento único”. Es decir, “la manera normal y común que tenemos la mayoría de pensar, comportarnos y relacionarnos”. Así, al entrar en la edad adulta solemos ser víctimas de “la PATOLOGÍA DE LA NORMALIDAD”. Esta sutil enfermedad (descrita por el psicoterapeuta alemán Erich Fromm) consiste en creer que lo que la sociedad considera “normal” es lo “bueno” y lo “correcto” para cada uno de nosotros, por más que vaya en contra de nuestra verdadera naturaleza.

“¿Qué más da lo que piense la gente? La opinión de otras personas solo tiene importancia si nosotros se la concedemos.”


ESO QUE SUSCITA TU ENFADO NO ES EN ÚLTIMO TERMINO LO QUE LA OTRA PERSONA ESTÁ PENSANDO O DICIENDO DE TI, SINO LO QUE TÚ ESTAS PENSANDO ACERCA DE LO QUE ESA PERSONA PIENSA O DICE, LO QUE TÚ OPINAS ACERCA DE LO QUE ELLA OPINA, LO QUE EN EL FONDO TÚ CREES ACERCA DE TI MISMO EN RELACION CON LO QUE (ELLA) TE PLANTEA.

Igualmente cuando te sientes culpable (enfadado contigo mismo) o avergonzado por lo que alguien piensa o dice de ti, tu malestar procede en realidad de lo que tú estás pensando de ti, y solo en la medida en que crees que esa persona puede tener razón y en la medida en que sus ideas encajan con las tuyas, te sientes afectado. Los otros son un punto de partida para ese dolor, que por lo general sin darte cuenta tú continuas. Los demás “aprietan el gatillo” pero la bala no saldría si en tu interior no aportaras la pólvora.

Lo que otra persona piense dentro de su cerebro, sea lo que sea, nunca te puede afectar directamente. A ti sólo puede afectarte y emocionarte lo que haces en tu propio cerebro. Sólo te puede afectar la interpretación que tú tiendas a darle. La conducta de esa otra persona, de la cual ella misma es responsable, es solo el detonante para que  tú hagas dentro de tu cabeza, de manera tal vez muy automatizada e inconsciente, algo con lo que dañarte a ti mismo, y de eso solo eres responsable tú.

Incluso más allá de esta comprensión, un gran y difícil salto madurativo consiste en llegar a darte cuenta de que cada persona que te incomoda está, potencialmente, haciéndote un favor. No se trata de que esa persona pretenda necesariamente ayudarte, sino de que tú mantengas la disposición y la habilidad para descubrir, gracias a ella, cuales son tus debilidades e inseguridades, y así poder trabajar sobre tu mejora personal. Se trata de lo que pretendes tú, no de lo que pretende el otro. Se trata de cómo “utilizas” su supuesta agresión, de como interaccionas con ella, porque aunque quizás preferirías que no se produjera, ya que el hecho es que se ha producido, resulta la opción más constructiva para ti.


“Ya que te has caído o te han tirado al suelo, no pierdas mucho tiempo en quejarte del inevitable dolor, y aprovecha para recoger algo valioso cuando te levantes”.

Adicción al pensamiento - Pedro Jara Vara


martes, 10 de diciembre de 2013

Los celos, el auto-conocimiento y la empatía...

Los celos no muestran lo mucho que se quiere a la persona por la cuál los experimentas, sino que lo que enseñan es lo poco que te quieres a ti mismo... los celos son inseguridad propia frente a la posibilidad de la pérdida de la persona a la que creemos amar (porque en la mayoría de los casos, sobre todo con celos patológicos -los cuales están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión y suelen ser destructivos para la relación- no existe tal amor, es dependencia emocional)

Si te quieres a ti mismo, si te respetas como persona, (ni más ni menos que nadie, las medidas cuantitativas nunca llevan a buen puerto) si conoces tus limitaciones y tus fortalezas, sigues disfrutando y deseando el amor de la otra persona, pero no vas a sentirte desesperado por conseguir ese amor, no te vas a encontrar desesperado, ni pensar que dejas de existir si no lo obtienes, y de esta manera no dejarás de ser quien eres para conseguirlo...

Cuando te conoces, cuando sabes lo que sientes, cuando sabes lo que no quieres, cuando sabes lo que quieres... no sientes desesperación por que no salgan las cosas como tú deseas; simplemente sientes alivio, por haber sido tu mismo, por comprender que tu cambio no es bueno si no es porque TÚ QUIERES...
Hay que aprender a sentir a las personas cuando se sienten mal... comprendiéndolas, escuchándolas, pero nunca justificándolas por encima de ti mismo, alejarse de la deseabilidad social, cuando no se corresponde con tus deseos...
...puedes estar junto a esa persona cuando se siente mal, sin que su malestar se convierta en tú malestar; sin que sus problemas sean tus problemas; sus emociones son suyas; tú, simplemente, le apoyas en el proceso.

La empatía no es apropiarse del dolor ni del sufrimiento de otros...
...es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.



miércoles, 4 de diciembre de 2013

El documental Entre maestros - Carlos González Pérez

"El que conoce el acto de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento."
Erasmo De Rotterdam

Imaginar es arriesgado...
...piensa mal -decía Doris Lessing- pero en todos los casos, piensa por ti mismo.

La educación se está convirtiendo cada vez más en un sistema para enseñar lo que uno debe pensar, en lugar de enseñarnos a pensar...
...los estados soberanos no quieren que sus ciudadanos sean libres y piensen por sí mismos, por eso los controlan por medio de los medios de comunicación, de la educación, de la manipulación de sucesos históricos.

No somos educados para cambiar la sociedad sino para sobrevivir dentro de ella.
Siempre será más fácil que te eduquen para sobrevivir, porque de esa manera, el miedo a la incertidumbre, a perder lo poco que tienes, lastrará tu vida, tu capacidad de aprender... educar para el cambio asusta, y mucho.

Una persona cuando se cabrea, se enfada; es debido a su falta de dominio de la situación, con el consecuente miedo al fracaso, y en muchas situaciones, en lugar de pararse a reflexionar, se embala con su opinión hasta las últimas consecuencias, como si fuese una verdad inmutable... siente miedo a no tener razón.

Las herramientas para solucionar los problemas verdaderos, los más graves, parten de la experiencia.

Tu pasado es el que es; pero tu futuro es un libro en blanco que tú estás escribiendo en el presente.

No hace falta pedir cosas a la vida; en cuanto sientas la vida, llegará lo que realmente necesitabas.

Siento que hay algo de mí en cada persona que conozco, y ahí estaré siempre, igual que ellos estarán en mí.

Cuantas veces en cualquier tipo de relación apagamos las luces...

y aquí os dejo con el documental completo, hay que intentar verlo, con la mente abierta, son nuevas formas de educar, para encontrar nuevas formas de vivir...


Aunque creas que no puedes ayudar a alguien, siempre puedes ayudarle; sólo es cuestión de encontrar la manera.

EL JUICIO, UNA PUERTA AL MONÓLOGO, PERO ... "Cuando juzgamos a alguien nublamos su luz y le damos el poder de la sombra, ya no podemos verle más que como una proyección de nuestra propia sombra, ya no somos más que un ciego que busca con el palpar del prejuicio los defectos en el otro, ya no hay más que un monólogo con nosotros mismos. Querido lector, ¿cuántos monólogos llevas hoy ...? Pero ... ¿qué te parece en vez de juzgar buscar la luz que hay en el otro ...? Tal vez, así, podamos descubrir al amparo de esa luz cosas maravillosas en nosotros mismos, si lo convertimos en un hábito cada persona en nuestro camino podría ser como un regalo a abrir ... " 

La Danza de la Vida - Carlos González Pérez