Páginas vistas en total

martes, 10 de diciembre de 2013

Los celos, el auto-conocimiento y la empatía...

Los celos no muestran lo mucho que se quiere a la persona por la cuál los experimentas, sino que lo que enseñan es lo poco que te quieres a ti mismo... los celos son inseguridad propia frente a la posibilidad de la pérdida de la persona a la que creemos amar (porque en la mayoría de los casos, sobre todo con celos patológicos -los cuales están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión y suelen ser destructivos para la relación- no existe tal amor, es dependencia emocional)

Si te quieres a ti mismo, si te respetas como persona, (ni más ni menos que nadie, las medidas cuantitativas nunca llevan a buen puerto) si conoces tus limitaciones y tus fortalezas, sigues disfrutando y deseando el amor de la otra persona, pero no vas a sentirte desesperado por conseguir ese amor, no te vas a encontrar desesperado, ni pensar que dejas de existir si no lo obtienes, y de esta manera no dejarás de ser quien eres para conseguirlo...

Cuando te conoces, cuando sabes lo que sientes, cuando sabes lo que no quieres, cuando sabes lo que quieres... no sientes desesperación por que no salgan las cosas como tú deseas; simplemente sientes alivio, por haber sido tu mismo, por comprender que tu cambio no es bueno si no es porque TÚ QUIERES...
Hay que aprender a sentir a las personas cuando se sienten mal... comprendiéndolas, escuchándolas, pero nunca justificándolas por encima de ti mismo, alejarse de la deseabilidad social, cuando no se corresponde con tus deseos...
...puedes estar junto a esa persona cuando se siente mal, sin que su malestar se convierta en tú malestar; sin que sus problemas sean tus problemas; sus emociones son suyas; tú, simplemente, le apoyas en el proceso.

La empatía no es apropiarse del dolor ni del sufrimiento de otros...
...es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.



1 comentario:

  1. Conectar con uno mismo significa preguntarse (ante una situación):

    ¿Y a mí que me parece?
    ¿Cuál es mi opinión acerca de lo que opina esta persona?
    ¿Cuáles son mis creencias, valores y criterios acerca de lo que aquí se plantea?
    ¿Cuáles son mis intereses y necesidades acerca de este asunto?
    ¿Cuáles son mis propios sentimientos, frente a los sentimientos que le pertenecen a esa otra persona?
    ¿Cuál es aquí mi particular responsabilidad?
    ¿Qué es lo que yo quiero decir?

    ResponderEliminar