Páginas vistas en total

lunes, 25 de febrero de 2019

La única manera de sobrevivir es ser conscientes de la dependencia...

"La única manera de sobrevivir es ser conscientes de la dependencia. La única manera de asegurar que vivamos en igualdad es aceptar la dependencia y hacernos aún más dependientes." - Judith Butler.
Al fin y al cabo, todo se reduce a que ningún humano existe en un contexto aislado. Es el ubuntu africano, todo lo que uno hace afecta a los demás, el bienestar de uno depende del bienestar de todos. Esa forma de pensar convierte en intrínsecas la responsabilidad moral, la generosidad y la empatía. Ello significa que los africanos invitan de modo cotidiano a los desconocidos a sus hogares y los niños se crían con la ayuda de toda la comunidad, por ejemplo, y dado que la interdependencia funciona en ambos sentidos, significa que la gente está dispuesta a aceptar ayuda así como a darla.
Qué son los partidarios de la independencia individual del ser humano??? Son personas dispuestas a mover cielo y tierra, si es necesario... y que están dispuestas a arruinar una compañía, un país, el planeta??? con tal de probar ante nosotros y ante sí mismos que sus teorías económicas son superiores a todas las demás, jodiendo a todo el mundo, con la única excepción de sus amigos.
Ellos cuidan mucho de sus amigos; cuidan que no vayan a dar a la cárcel y esas cosas. "Ellos van a salvarnos??? Pero si nos están obligando a quitarnos los zapatos en los aeropuertos. Hay alguien aquí a quien se pueda ocurrírsele una mejor broma que ésta???" - Kurt Vonnegut.
Existe un lugar en Seatle donde los ancianos y los niños conviven y comparten horas de compañía, juegos, risas y aprendizaje... Deciden poner una guardería en un centro de ancianos y sus vidas cambian por completo... Providence Mount St. Vincent es una residencia que da cobijo a más de 400 ancianos y acoge como guardería a los niños de primaria. Situada en Seattle, el centro sirve de punto de encuentro de dos generaciones completamente distintas y de cómo valores como la paciencia, el amor y la solidaridad afloran para hallar ese punto de equilibrio entre los que van sin prisa por la vida y los que tienen toda la vida por delante.
¿Usted cree que cualquier niño puede llegar a ser excepcional?
Todo ser humano está llamado a ser único. Muchos hemos logrado algo porque alguien creyó en nosotros antes que en él mismo. Y ese es el gran peligro hoy...
¿Cuál?
Estamos dejando que los niños crean que las cosas suceden; no les enseñamos que deben hacer que sucedan. Por eso, hoy la mayoría no decide su propio destino. Tienen que aprender que si dejas que la vida te pase sin querer, no te pasará lo que quieres.
¿Cree que no educamos su voluntad?
Dejamos que malgasten horas y horas ante pantallas de un ordenador o de la televisión sin tomar decisiones. Y eso no es vivir tu vida; así vives la vida de otros. Lo máximo que logras viendo tanta tele es ser una cifra en los índices de audiencia.
Lang Lang, pianista universal; uno de cada dos humanos le oyó tocar en los Juegos de Pekín.
"Necesitamos personas maduras emocionalmente, comprometidas con su propio autoconocimiento. Más que nada porque si no te conoces, no sabes cómo generarte tu propia motivación y felicidad, con lo que esperas que los demás te motiven y te hagan feliz." - Patricia Mir
"Nunca serás feliz si sigues buscando el origen de la felicidad, porque su esencia consiste en que aceptes ser el que eres."
"Dicen que todo lo que le importa a la gente es por su propio interés... Porqué entonces un bebé de tan sólo un día llora cuando oye llorar a otro bebé??? Así nace la empatía. Quizá no sea un comportamiento muy sofisticado, pero podemos estar seguros de que un recién nacido no pretende impresionar... venimos a este mundo con impulsos hacia los otros que, más tarde en la vida, nos mueven a preocuparnos por los demás." - Frans De Waal.

...es plausible creer que lo hace por un impulso innato, tiene un día, no puede ser adquirido, el cual nos ha permitido, a lo largo de los milenios, sobrevivir como especie. Si el bebé de un día llora y nadie lo socorre, muere, por eso, en catástrofes se encuentran bebés dos y tres días después, en cuanto "es consciente su biología" de que nadie lo socorrerá, el bebé entra en un estado "letárgico" como de hibernación, en modo "supervivencia".

La empatía es como una moneda, tiene dos caras, nacemos con ella, y cuando se combina con actitud negativa deriva en crueldad y cuando se combina con actitud positiva promueve el altruismo y la compasión... tanto la compasión como la crueldad dependen de la capacidad de imaginar como afecta el propio comportamiento a los otros, siempre es empatía, excepto que seas un psicópata y carezcas de ella; aunque realmente no es careces, es tener "empatía fría" te lleva a conocer cómo y por qué los demás hacen lo que hacen y te aprovechas de ello para tu propio beneficio, sin importar las consecuencias.

http://iluria.blogspot.com/2010/03/hay-un-clima-raro-ultimamente-vonnegut.html

lunes, 18 de febrero de 2019

Ayn Rand NO, por favor -dejad de publicar sus frases y videos "motivacionales"-

Ayn Rand no por favor... es el faro de la derecha más desaforadamente ultraliberal. No sólo eso; Ayn Rand es la mentora espiritual e ideológica del mayor responsable de la crisis que estamos viviendo: Alan Greenspan, el instigador de toda la barra libre financiera que ha implicado perder una parte sustancial de nuestros derechos y dinero a mayor gloria y rescate de la banca.
En el mundo de competición ultraliberal de Rand nuestras posibilidades de sobrevivir serían menores que una pareja de humanos en la época de los dinosaurios.
Su nombre real era Alisa Zinovievna Rosenbaum: toda una profesional del resentimiento ruso. El hecho trascendental que cambió su vida fue que los malvados bolcheviques le quitaron la farmacia a su padre – su conocimiento de drogas al parecer era muy abundante - y, a raíz de ello, decidió emigrar a Estados Unidos para abrazar el capitalismo con todas las ganas posibles.
Rand tuvo que aplicarse como nadie. Primero, se dedicó a escribir una serie de obras de ficción en las que de forma muy didáctica se cagaba en la revolución rusa – ‘Los que vivimos’, o el guión de cine ‘Red Pawn’ – pero fue con sus siguientes trabajos con los que el capitalismo laissez faire más ultraliberal no tuvo más remedio que decir “¡Déjame un par de minutos para recargar el rifle!”. Esas obras fueron ‘Himno’, ‘El Manantial’ y, por encima de todas ellas, ‘La rebelión de Atlas’ (una reciente encuesta desveló que este último libro era considerada, por la población americana, como “”El libro más influyente en mi vida, sólo superado por la Biblia”).
Lo que de verdad hizo que esas obras arrasasen no fue su calidad literaria – Penguin Classics, durante años, se negó a publicarlas alegando que “aquello no tenía la calidad literaria mínima exigible”, sino que, conforme Rand llenaba cientos y cientos de páginas, iba creando una filosofía especialmente diseñada para triunfar en USA: El objetivismo.
Ayn Rand planteó su obra literaria como la ilustración de un sistema filosófico, leyendo a todo tipo de filósofos, -la falta de móviles, internet, series, etc. dejaba mucho tiempo en aquella época- creado a su imagen y semejanza, llamado Objetivismo. La grandeza de esta filosofía es, en esencia, la misma que la de la religión mormona: tomando elementos extranjeros como punto de partida, vamos a organizar un pastiche delirante y mongólico que esté diseñado a medida para Estados Unidos. El Mormonismo fue una excelente y divertida adaptación del Cristianismo de la cual lo único que me sorprende es que NO lograse ser la religión hegemónica del país. El Objetivismo, por su parte consistía en elaborar, partiendo principalmente de Aristóteles, Nietzsche y… oh sorpresa, Marx, algo que sonase a “gran filosofía” – ya saben, usando de cuando en vez palabras como ontología, epistemología y similares – pero que, en el fondo, dijese cosas muy elementales fácilmente asumibles por el americano medio: un ser intelectualmente limitado pero que no quiere renunciar al goce tan francés de sentarse refinadamente en una cafetería mientras dice “si la existencia precede a la esencia…”.
Recordáis al estudiar filosofía en BUP, ahora supongo que será en la ESO, -creo que vuelven a meterla en el currículo, porque la habian quitado, que a nuestros políticos lo de que la masa piene no les mola nada,- que mentes como Kant o Descartes intentaban demostrar la existencia del mundo que percibíamos? Bueno, pues esta señora lo resolvió de una forma radical, con un axioma que entró de lleno en las grandes antologías del mongolismo: “La existencia existe”, que viene a ser como si te tatuas en tu mano "the last one: one water", para que cuando sales de fiesta y llegas al último garito, en vez de pedir una copa de garrafón, te pidas un agua. (bueno, esto último me parece mucho más razonable, porque tu hígado te lo agradecerá.)
Evidentemente, Rand, que no era tonta, sabía que para triunfar tienes que acuñar una frase que pueda estamparse en una camiseta... Por ello, tuvo que refinarla para poder competir con “Pienso, luego existo”, “Sólo sé que no sé nada” o “La razón crítica es una puta mierda”. Tras semanas de reflexión, Ayn se dispuso a conquistar el mundo con esta sentencia: “A es A”.
Este axioma decidía que las cosas son como son y que todos, utilizando la razón, podemos entender el mundo. Por supuesto, cada sentencia que esta señora se inventaba era un disparate cuajado de tal grado de falacias lógicas que tendría que escribir un post sólo para ella. Me gusta mucho cuando, tras afirmar que “La existencia existe” llega a que “la nada no existe” sólo para decir, una párrafo más adelante que “Una sensación es la sensación de algo, distinguiéndose de la NADA anterior y posterior”. Entendiste???
Pero lo fundamental del Objetivismo, lo que cautivó a tantos y tantos lectores de ‘El Manantial’ era algo terriblemente simple y atractivo: el egoísmo era el valor supremo a través del cual toda persona podría realizarse como ser humano. El altruismo, preocuparse por el prójimo y demás lindezas, eran el mayor mal al que la humanidad enfrentarse pudiera. Toda forma de control gubernamental era la manera en la que la masa “saqueadores” se aprovechaban de los logros del individuo genial. Sólo el capitalismo laissez faire radical – ahora neoliberalismo o capitalismo salvaje, convertido en precariado y si no puedes vivir porque los alquileres, la luz y los servicios básicos están muy altos y los sueldos muy bajos, PUES TE JODES PORQUE ES CULPA TUYA – era el único sistema en el que se respetase la dignidad humana. Luego claro, ni sanidad ni ostias, y si tienes, ya no digo un cáncer, si no una diabetes, y no tienes pasta gansa, pues pal hoyo, que seguro que es porque te lo mereces, pensaría Rand.
Evidentemente, era fácil entender por qué triunfó esta “filosofía”: sencillamente, se trata de apelar a lo más esencial de la condición humana. Cuando somos pequeños, somos unos capullos egoístas, de un narcisismo tan desbocado que pensamos que todo gira a nuestro alrededor. De pronto, llegas a la mayoría de edad y Ayn Rand, cruzándose en tu camino, te confirma que… ¡todo aquello que pensabas de pequeño era lo correcto! Con tal de que seas “lógico” entendiendo la realidad, tus ideas serán las correctas. “A” será “A” y no tendrás que comprometer, para nada, tu punto de vista con la chusma que te rodea. “Yo, en realidad soy un marginado por ser superior. Los mediocres a mi alrededor me hunden porque no pueden superar mi brillantez”.
“Ayn escribe muy claro: si no la entiendes es porque eres anormal o niegas la realidad”, decían los discípulos de la secta Objetivista. Alan Moore dice de su filosofía, el objetivismo “que era la fantasía infantil de una nazi. Totalmente risible”. Lo alucinante fue el grado de aceptación acrítica que un personaje absolutamente taladrado tuvo entre más de un freak. Sí, amiguitos, como en el mejor capitalismo del sueño americano, si eres un fracasado es porque quieres (o si estás en paro es porque quieres, o si…) en EEUU, a los pobres se les llama loosers (perdedores) obviando la parte de culpa que tiene el sistema y atribuyendo toda la desgracia del desharrapado, a su incompetencia a la hora de generar pasta.
“Hay dos novelas que pueden cambiar la vida de un chaval de catorce años que se dedique a devorar libros: ‘El señor de los anillos’ y ‘La rebelión de Atlas’. Una es una fantasía infantil que, normalmente, suele engendrar una obsesión enfermiza con héroes increíbles que termina degenerando en una madurez emocionalmente dañada y socialmente inválida, creando un ser incapaz de relacionarse con el mundo real. En la otra novela, por supuesto, hay orcos.” Cita del Premio Nobel de economía Paul Krugman.
Y ahora vamos con el porqué toda esta filosofía de frikis triunfó y nos llevó a donde estamos ahora, al neoliberalismo descarnado en el que vivimos y que se está desmoronando a ojos vista desde la última crisis en 2007...
Alan Greenspan fue considerado como un maestro de la política monetaria durante su larga presidencia de la Reserva Federal, de 1987 a 2006. Aconsejó Greenspan a Ronald Reagan, George Bush padre, Bill Clinton y George Bush hijo. (la endogamia americana a la hora de gobernar es bien conocida, quizás sea una rémora de épocas pasadas, cuando rendían pleitesía a la reina madre) Rebajas de impuestos que en dos décadas y media sumieron a Estados Unidos en la bancarrota presupuestaria. Fue durante casi dos décadas el hombre más poderoso de la economía mundial.Sin embargo, al año de su retiro comenzó a sufrir serias acusaciones por implantar las políticas monetarias que ayudaron a incubar la crisis financiera que estalló en julio de 2007 y luego se propagó globalmente con la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Tanto es así, que a las pocas semanas de la quiebra de Lehman, Greenspan protagonizaba el más impresionante mea culpa en el edificio del Capitolio, reconociendo que había puesto toda su fe en que el libre mercado sería capaz de regularse a sí mismo. En octubre de 2008, en la audiencia con Henry Waxman, Alan Greenspan admitió:
-"Sí, he encontrado un defecto en la ideología del libre mercado. No sé cuán significativo o profundo es. Pero he estado muy angustiado por esto" Henri Waxman pide a Greenspan que aclare sus palabras: -"En otras palabras, ¿usted encuentra que su visión del mundo, su ideología, no estaba bien, que no estaba funcionando?" -"Absolutamente" - respondió Greenspan. -"Eso es precisamente lo que me sorprendió, porque he estado convencido por más de 40 años que estaba haciendo mi trabajo excepcionalmente bien. Pero ahora todo eso se ha derrumbado. Todo el edificio intelectual se derrumbó en el verano del año pasado"
Como afirma Nathaniel Branden, amigo de Greenspan en los años 40, Greenspan abrazaba la corriente del positivismo lógico que se puso de moda a comienzos del siglo XX, y que aplicaba un racionalismo radical que dudaba de todo. Nathaniel Branden fue quien presentó a Greenspan a la escritora Ayn Rand (1905-1982). Y Greenspan se unió al pequeño colectivo que formaban Rand, Joan Mitchell, Nathaniel y Barbara Branden, con gran devoción. Ese colectivo se reunía todos los sábados en el departamento de Rand en Nueva York, para leer la novela que Rand iba escribiendo, La rebelión de Atlas, en la que planteaba los puntos centrales de su filosofía. En este texto, Ayn Rand expone su concepción del egoísmo, la codicia y el anti altruísmo. Para Rand, el egoismo es el bien y el altruismo es el mal. El capitalismo no solo es un sistema eficiente y práctico sino también un sistema donde impera la moral individual.
El libro fue publicado en 1957 y expone las tesis más radicales del liberalismo, donde glorifica el derecho de las personas a vivir exclusivamente para su propio interés. Sólo interesa hacerse rico, reducir el gobierno a la mínima expresión, y eliminar a los pobres, descritos como parásitos sociales incapaces de vivir, al igual que los funcionarios públicos.
Aunque fue un fracaso en su época, La rebelión de Atlas fue el libro favorito de Alan Greenspan. Incluso Greenspan publicó una entusiasta carta en New York Times, defendiendo el libro de Ayn Rand de las críticas que decían que "ese libro fue escrito con odio". Estados Unidos no era aún la nación individualista que es hoy, y junto a sus sólidas cifras de crecimiento y desarrollo, también mostraba una importante disminución de las brechas de desigualdad. Por eso debieron transcurrir 30 años para que el lema "la codicia es buena" (como se ve en Wall Street, de Oliver Stone, 1987), se permeara en los hábitos sociales junto al exitismo, la "realización personal" y el individualismo que en los años 80 promovió Milton Friedman en la televisión con su serie Libre para elegir.
En 1986, Ronald Reagan, también admirador de Ayn Rand, sacó a Paul Volcker de la Reserva Federal porque éste se negaba a aplicar la desregulación financiera que promovían los economistas de Chicago, e instaló en su lugar a Alan Greenspan, quien de inmediato inició la operación de la desregulación financiera. El éxito aparente de estas medidas le permitió a Greenspan ser confirmado en el cargo en cinco ocasiones, bajo los gobiernos de Bush I, Bill Clinton y Bush II. Ahora se sabe que las políticas desregulatorias de Alan Greenspan fueron perjudiciales para la economía mundial: alentaron todas las burbujas y las crisis financieras del último cuarto de siglo.
En la Reserva Federal, Alan Greenspan aplicó al pie de la letra la filosofía randiana: reducción de impuestos a los más ricos, derogación de las leyes que imponían controles a los bancos, como la Ley Glass-Steagall, que separaba las actividades de la banca comercial y la banca de inversiones; la desregulación total del sistema financiero y el impulso al comercio de derivados, que de la nada fue creciendo exponencialmente hasta alcanzar un tamaño de 700 billones de dólares. Estos procesos desregulatorios provocaron entre 2000 y 2001 las cuantiosas quiebras de Enron y WorldCom, que obligaron a masivos rescates del gobierno por las operaciones plagadas de codicia de Goldman Sachs y JP Morgan (este último obligado a pagar esta semana 13.000 millones de dólares por la manipulación con las hipotecas subprime y el uso de información privilegiada). Las políticas implantadas por Alan Greenspan marcan un oscuro legado en la economía mundial, y ese oscuro legado lleva el nombre de Ayn Rand.


lunes, 11 de febrero de 2019

"Quien hace cosas se equivoca a veces; quien no hace nada se equivoca siempre"

La cita que da título a este post es de Alain Minc...
 no se trata de hacer siempre cosas, ni de hacer nada; se trata de crecer como persona haciendo cosas, que cuando salen bien repercuten en el estado de ánimo, en la autoestima, en el autoconcepto, generando un bienestar que nos ayuda a seguir haciendo cosas; luego están las equivocaciones, las grandes denostadas, no gustan porque atacan la autoestima y el autoconcepto, nos bajonean en un principio, pero luego, dejando que el tiempo transcurra, quien piensa y reflexiona sobre ellas, sin autoculpa ni victimismo, es consciente de que se aprende, y mucho... 
con ellas crecemos como personas y hacemos crecer a quienes nos rodean siendo ejemplo de como vencer las dificultades... 
no os toméis la vida demasiado en serio, vivimos en mundo de incertidumbres constantes, en un mundo de azar, pero el cual podemos modelar a nuestro gusto, influyendo en nuestro entorno, para que los demás nos vean como ejemplo de como pueden ser las cosas, ya que a veces, la gran mayoría de las personas no ven más allá, ni perciben que pueda haber otra forma de hacer las cosas, de vivir la vida...
El bosque ardía.
Los animales huyeron hacia el lago.
Y allí lamentaron la pérdida del decorado de sus vidas.
Todos menos el colibrí. Tomó una gota de agua en su pico y se fue dirección a las llamas. Volvió una, dos, tres, cuatro veces ante la mirada atónita de los demás. Al quinto viaje, un animal cualquiera le preguntó...
"¿No ves que tu esfuerzo es inútil? 
...Ni aún con un millón de gotas, ni aún dedicando tu vida entera, conseguirías apagar el fuego".
Tienes razón, contestó el colibrí, pero al menos yo estoy poniendo mi parte.
...
La realidad es terca y conviene aceptarla. Como el resto de los animales, el colibrí también acepta la insolencia de la verdad. Pero no la acata. Sabe que el bosque se convertirá en cenizas irremisiblemente. Pero con su conducta diferenciada de la masa, el colibrí está quemando las conciencias del resto de los animales que contemplan las llamas con los brazos cruzados. Si se hubiera quedado quieto como ellos, ninguno se hubiera cuestionado su comportamiento. Al asumir su responsabilidad colectiva, los está dejando en evidencia. Porque si todos imitaran al colibrí, tal vez la realidad sería otra. Quizá se apagara el fuego. Al menos, el fuego de sus conciencias. En eso consisten las utopías. En aceptar la realidad para desobedecerla. Y fabricar un futuro humano al impuesto por los dioses.