Páginas vistas en total

sábado, 2 de noviembre de 2013

De la Servidumbre Moderna - Jean Francois Brient - eres un esclavo, lo sabes???

“Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos.” 
William Shakespeare
http://vimeo.com/8830217
“Mi optimismo está basado en la certeza de que esta civilización está por derrumbarse.
Mi pesimismo, en todo lo que hace por arrastrarnos en su caída.”

La opresión se moderniza expandiendo por todas partes las formas de mistificación que permiten ocultar nuestra condición de esclavos.
Mostrar la realidad tal como es y no tal como la presenta el poder, constituye la subversión más genuina.
Sólo la verdad es revolucionaria.

Cuanto más acumulas bienes, mercancías, cosas... más te alejas de la posibilidad de acceder algún día a la felicidad.
La mercancía, ideológica por esencia, despoja de su trabajo al que la produce y despoja de su vida al que la consume.
En el sistema económico dominante, ya no es la demanda la que condiciona la oferta, sino la oferta la que determina la demanda...
...surgen nuevas necesidades consideradas vitales por la inmensa mayoría de la población: primero fue el radio, el televisor, el coche, el ordenador y ahora el móvil.
Cuanto más posees, mas alejado estás de tu identidad natural.
Amar es dejar de ser -no desaparecer-, pero dejar de ser para ser más; porque cuando tú amas -decía Hegel-, nunca acabas...
“Las cosas que poseemos terminan por poseernos.”

“Lo que es comida para unos, es veneno para otros.”
Paracelso

A medida que construyen su mundo con la fuerza alienada del trabajo del esclavo moderno (el trabajador asalariado-explotado), el decorado de este mundo, se vuelve la cárcel donde tendrán que vivir.
Un mundo sórdido, sin sabor ni olor, que lleva en sí la miseria del modo de producción dominante.
Pero a diferencia del esclavo antiguo o del prisionero, el esclavo de la época moderna (el trabajador asalariado-explotado) debe pagar por su jaula.

La escasa abundancia que poseemos en el "primer mundo"es la responsable de la lamentable miseria, de la subsanable indigencia y escasez de la mayoría de la humanidad...
La misería, la escasez, la indigencia... están donde sea que reine la "Sociedad Totalitaria Mercantil".
Es un sistema que hace de la desigualdad un criterio de progreso, por ello el hambre no desaparecerá jamás.

“Qué triste es pensar que la naturaleza habla y que el género humano no la escucha.”
Victor Hugo
El pillaje de los recursos del planeta, la abundante producción de energía o de mercancías, los residuos y los desechos del consumo ostentoso hipotecan las posibilidades de supervivencia de nuestra tierra y de las especies que la pueblan. Pero para darle paso al capitalismo salvaje, el crecimiento no deberá parar jamás. Hay que producir, producir y volver a producir cada vez más.

    Y son los mismos que contaminan quienes se presentan hoy en día como los salvadores del planeta. Se trata, como siempre, de cambiar algunos detalles para que lo esencial siga siendo igual.

Es un círculo vicioso...
...primero se esquilma, se extrae, se destruye... en África; luego, se fabrica explotando a los esclavos modernos... en Asia; para más tarde, consumir... en EEUU, en Europa, en los llamados "países del primer mundo"; y por último, como consecuencia, se mueren... en África.

“Trabajo, del latín tri palium “tres palos”, instrumento de tortura.”

El sistema dominante ha hecho del trabajo su principal valor, y los esclavos deben trabajar cada vez más para pagar a crédito su vida miserable.
La invención del desempleo moderno tiene como propósito asustarlos y hacerles agradecer sin cesar la generosidad del poder.
El miedo no se puede eliminar por completo, tampoco puede ser dominado, solo puede ser comprendido. Solo la comprensión es fruto de la mutación, ninguna otra cosa. Si intentas dominar tu miedo, se quedará reprimido en ti, oculto en ti. Puedes reprimirlo tan profundamente que llegue a desaparecer por completo de tu conciencia. Entonces nunca serás consciente de él, pero estará en el sótano, y ejercerá cierta atracción. Se las apañará para manipularte, pero lo hará de una forma tan indirecta que no te darás cuenta. Para entonces el peligro habrá profundizado y ni siquiera podrás comprenderlo.

A medida que el sistema de producción coloniza todos los sectores de la vida, el esclavo moderno, no conforme con su servidumbre en el trabajo, sigue desperdiciando su tiempo en las actividades de esparcimiento y las vacaciones planificadas. Ningún momento de su vida escapa al dominio del sistema. Cada instante de su vida ha sido invadido. Es un esclavo de tiempo completo.

“La medicina hace morir más lentamente.”
Plutarco

La degradación generalizada de su medio ambiente, del aire que respira, y de la comida que consume; el stress de sus condiciones laborales y de la totalidad de su vida social son el origen de las nuevas enfermedades del esclavo moderno. Su condición servil es una enfermedad para la cual no existirá jamás ninguna medicina. Sólo la completa liberación de la condición en la que se encuentra, puede permitirle al esclavo moderno reponerse de su sufrimiento.
Nunca se ataca el origen del mal sino sus consecuencias, en vez de generar bienestar, la propia sociedad te enferma, para que pagues por tu curación, para poder seguir formando parte de la sociedad enferma; porque la búsqueda real de las causas (que es el propio sistema el que nos enferma) nos conduciría inevitablemente a la destrucción del sistema.

 “A fuerza de obedecer se obtienen reflejos de sumisión.”

Lo mejor de nuestra vida se nos escurre por los dedos, pero continuamos porque tenemos la costumbre de obedecer desde siempre. La obediencia se ha convertido en nuestra segunda naturaleza.
Obedecer sin saber por qué, simplemente porque sabemos que tenemos que obedecer.
Obedecer, producir y consumir, he ahí el tríptico que domina nuestra vida.
Obedece a tus padres, a tus profesores y a tus jefes, a tus propietarios y a tus mercaderes.
Obedece a la ley y a las fuerzas del orden, obedece a todos los poderes porque no sabes hacer otra cosa. No hay nada que nos asuste más que la desobediencia, porque la desobediencia es el riesgo, la aventura, el cambio, la incertidumbre...

Así como el niño entra en pánico apenas pierde de vista a sus padres, el esclavo moderno se siente desorientado sin el poder que lo ha creado.
Por eso, continuamos obedeciendo.

    El miedo ha hecho de nosotros unos esclavos y nos mantiene en esa condición.
Nos inclinamos ante los amos del mundo; aceptamos esta vida de humillaciones y de miseria, solamente por temor.
    Sin embargo, nosotros disponemos de la fuerza numérica frente a la minoría que gobierna. Su fuerza no la obtienen de su policía sino de nuestro consentimiento.
y porqué tenemos miedo???

Porque cuando se trata de conservar su hegemonía, el poder no vacila nunca en utilizar la violencia.

“Bajo un gobierno que aprisiona injustamente, el lugar del hombre justo es también en prisión.”
Henry David Thoreau, La Desobediencia Civil
La libertad es consustancial al ser, no al tener; hemos matado a Dios y colocado en su lugar al dinero, y mediante esta lógica quien más tiene, más cosas posee y mas enfermo se encuentra porque se aleja de su ser, menos libre es, pero mas opresión ejerce sobre los que no lo tienen.
El esclavo moderno cree que cuanto más dinero posea más se librará de la coacción que lo sujeta. Como si la posesión fuera de la mano de la libertad. La liberación proviene del dominio y conocimiento de uno mismo; es un deseo y una voluntad de actuar por una justicia global.

El esclavo moderno está convencido de que no existe alternativa a la organización del mundo presente. Se ha resignado a esta vida porque piensa que no puede haber otra. Es ahí en donde reside la fuerza de la ideología dominante presente...
...hacer creer que este sistema que ha colonizado toda la superficie de la Tierra es el fin de la historia. -como pronosticaba Fukuyama (esclavo al servicio del sistema) en su famoso libro "El fin de la Historia y el último hombre" de 1992- nos han convencido que de que es más fácil el fin del mundo que el fin del capitalismo...
Atacar al sistema te convierte en un criminal, soñar con otro mundo se ha convertido en un crimen.
Cuando el criminal es en realidad aquel que contribuye, consciente o no, a la demencia de la organización social dominante. No hay locura más grande que la del sistema presente.

 “Uno cree que domina las palabras, pero son las palabras las que lo dominan a uno.” 
Alain Rey

Mientras que los emperadores de la Antigua Roma compraban la sumisión del pueblo con pan y circo, hoy en día, es con divertimientos, con el deporte mediático y con el consumo del vacío que se compra el silencio de los esclavos.

El control de las conciencias es el resultado de la utilización viciada del lenguaje por la clase económica y socialmente dominante. Siendo el dueño de todos los medios de comunicación, el poder difunde la ideología mercantil a través de la definición fija, parcial y amañada que le atribuye a las palabras.
    Las palabras son presentadas como si fueran neutras y su definición como evidente. Controladas por el poder, designan siempre una cosa muy distinta a la vida real.

    Es ante todo un lenguaje de la resignación y de la impotencia, el lenguaje de la aceptación pasiva de las cosas tal como son y tal como deben permanecer. Las palabras actúan por cuenta de la organización dominante de la vida y el hecho mismo de utilizar el lenguaje del poder, nos condena a la impotencia.
    El problema del lenguaje es el punto esencial de la lucha por la emancipación humana. No es una forma de dominación que se añada a otra sino que es el centro mismo del proyecto de sometimiento del sistema mercantil totalitario.

“Votar es abdicar.” -decía Élisée Reclus- nombrar uno o varios amos por un periodo corto o largo, es renunciar a su propia soberanía. Que se vuelva monarca absoluto, príncipe constitucional o simplemente mandatario dotado de una pequeña parte de realeza, el candidato que ustedes llevan al trono o a la silla será su superior. Ustedes nombran a hombres que están más allá de las leyes, puesto que ellos se encargan de redactarlas y que su misión es de hacerles obedecer a ustedes.

No obstante, los esclavos modernos se sienten todavía ciudadanos.
Creen votar y decidir libremente quién conducirá sus asuntos, como si aún pudieran elegir.
crees que tienen una ideología económica diferente el PP o el PSOE???
crees que no son dos lobos que se intercambian la piel de cordero???

No existe ninguna oposición, puesto que los partidos políticos dominantes están de acuerdo en lo esencial: la conservación de la presente sociedad mercantil. Ninguno de los partidos políticos que pueden acceder al poder pone en entre dicho el dogma del mercado. Y son esos mismos partidos los que, con la complicidad mediática, acaparan las pantallas; riñen por pequeños detalles con la esperanza de que todo siga igual.

No hay que conquistar el poder, hay que destruirlo. Es tiránico por naturaleza, sea ejercido por un rey, un dictador o un presidente electo. La única diferencia en el caso de la “democracia” parlamentaria es que los esclavos tienen la ilusión de elegir ellos mismos al amo que deberán servir. El voto los ha hecho cómplices de la tiranía que los oprime. Ellos no son esclavos porque existen amos, sino que los amos existen porque ellos han elegido mantenerse esclavos.
La destrucción de la "Sociedad Mercantil Totalitaria" no es un asunto de opinión, es una realidad absoluta en un mundo que se sabe condenado. Ya que el poder está en todas partes y por todo el tiempo hay que combatirlo.

 El sistema dominante se define entonces por la omnipresencia de su ideología mercantil. Ocupa a la vez todos los espacios y todos los sectores de la vida. No profesa más que: produce, vende, consume, acumula. Ha reducido todas las relaciones humanas a unas parcas relaciones mercantiles, y considera que nuestro planeta es una simple mercancía. La función que nos asigna es el trabajo servil. El único derecho que reconoce es el derecho a la propiedad privada. Al único dios que rinde culto es al dinero.
    El monopolio de la apariencia es total. Solo aparecen los hombres y los discursos favorables a la ideología dominante. La crítica de este mundo se ahoga en el mar mediático que determina qué está bien y qué está mal, lo que se puede y lo que no se puede ver.
    Omnipresencia de la ideología, culto al dinero, monopolio de la apariencia, partido único disfrazado de pluralismo parlamentario, ausencia de una oposición visible, represión en todas sus formas, voluntad de transformar al hombre y al mundo: He ahí la verdadera cara del totalitarismo moderno que ellos llaman “democracia liberal”, pero que es hora de llamar por su verdadero nombre: el sistema mercantil totalitario.

Coño!!!
...si parece que estuviésemos hablando de "1984" de Orwell, de "Un mundo feliz" de Huxley y de "Fahrenheit 451" de Bradbury. Pero no, es nuestra realidad.

    El hombre, la sociedad y todo nuestro planeta están al servicio de esta ideología. El sistema mercantil totalitario ha logrado lo que ningún otro totalitarismo había podido: ocupar cada resquicio del planeta. Hoy en día, ninguna forma de exilio es posible.
“Caballeros, el tiempo de la vida es muy corto…
Si vivimos, vivimos para hollar cabezas de reyes.”
William Shakespeare
...

Esta película documental está dividida en 20 capítulos, cada uno precedido por un epígrafe. Presenta la servidumbre moderna como una servidumbre voluntaria y describe la apropiación del territorio por parte del capitalismo, la degradación del medio ambiente y de los alimentos, la esencia del trabajo alienado, la ilusión del parlamentarismo y la omnipresencia de las imágenes y de los divertimientos, entre otras cosas. 

Desarrolla el concepto de “sistema totalitario mercantil” que se define como la colonización de todos los aspectos de la vida social e íntima y también de la totalidad del espacio por parte de la mercancía. Constituye, pues, la aspiración realizada de todo sistema totalitario: que nada escape a su influencia. 

Paralelamente, para ocultar nuestra condición servil y la demencia de la organización social en su conjunto, el sistema totalitario mercantil ha puesto en marcha toda la parafernalia de la mistificación. La última secuencia de la película es un llamado a la rebelión y a la insurrección contra la dominación presente.

quien quiera ver el vídeo completo, leer el texto completo, descargarlo; aquí queda el enlace...

2 comentarios:

  1. “Para educar, es preciso encerrar”...
    ...allá por el S. XIX, se decreta la reclusión forzosa de la niñez y de la juventud, su confinamiento “educativo”. Desde esa hora y hasta hoy mismo, el “estudiante” se define como un prisionero a tiempo parcial.
    http://www.reevo.org/articulos/educacion-obligatoria-prisioneros-a-tiempo-parcial/


    ResponderEliminar
  2. (…) La ley, básicamente, determina aquello que queda del lado de adentro y aquello que queda del lado de afuera. Lo propio y lo extraño, lo permitido y lo prohibido.
    Lo interesante, como plantea Walter Benjamin, es que, para cuidar lo permitido, se combate lo prohibido haciendo uso de los mismos mecanismos que se prohíben.
    O sea, para cuidar que no haya violencia, se violenta a los violentos. ¿Se acaba así la violencia?
    (…)
    Con la globalización, se comienza a hablar de un nuevo orden mundial. Este nuevo orden es el punto de llegada de todo un proceso de depuración de los elementos irracionales y nocivos de la humanidad. El capitalismo tardío legitima un orden para algunos, y promueve una ciudadanía formal que no se hace cargo de las demandas masivas de hambre y de miseria. Por eso, si hablamos de un nuevo orden, también estamos hablando de un nuevo desorden.
    Y, por eso, la cuestión radica en entender quiénes son ahora los nuevos delincuentes. Quiénes son aquellos que, con su sola presencia, ponen en evidencia que en el nuevo orden mundial la gran mayoría de la gente sobra. Como si el hambre tuviera fronteras, como si la miseria fuese una elección.
    Una vez más, la cuestión radica en definir quiénes están del lado de adentro y quiénes del lado de afuera.
    https://vimeo.com/37226073
    Mentira la verdad. Filosofía a martillazos.
    Darío Sztajnszrajber

    ResponderEliminar