Páginas vistas en total

miércoles, 12 de febrero de 2014

5 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE HACER UN GRAN CAMBIO EN TU VIDA

Si estás pensando en (o acabas de) dar un gran cambio de timón en tu vida, lo que viene a continuación te interesa.

1. Ningún trabajo, proyecto o situación es perfecto. Todos los caminos tienen sus pros y sus contras

“¡Sigue tu pasión!”
Cuánto daño ha hecho esa frase…
Mucha gente lee a los grandes gurús del “haz lo que te apasiona” y llegan a la conclusión de que, escondido en alguna parte, se encuentra su trabajo perfecto. Un trabajo que, una vez que lo encuentres, hará que todo encaje como un puzzle: estarás siempre motivado, harás tus tareas diarias sin ningún esfuerzo y vivirás con una sonrisa permanente en la cara.
Si eres de los que se ha creído esa historia, siento romper tus ilusiones, pero debo decirte que no existe el Santo Grial que buscas.
La cierto es que ningún trabajo, por muy bueno que parezca, es perfecto:
  • Si quieres que te paguen más, te exigirán más
  • Si quieres más poder, te pedirán más responsabilidad (y más estrés)
  • Si quieres más libertad, necesitarás más disciplina
  • Si quieres algo fácil, será más aburrido
  • Si quieres algo desafiante, será más difícil.
Todo, absolutamente todo, tiene sus pros y sus contras, y por mucho que te apasione lo que haces, siempre tendrás días malos, cosas que te no apetezca hacer y momentos en que querrás mandarlo todo a la mierda. Así que revisa tus expectativas si no quieres darte de bruces con la realidad.
La clave está en tener claro qué es lo quieres y cuáles son tus valores. Pregúntate qué es lo más importantes para ti en tu trabajo y busca algo que se acerque lo máximo posible a esa descripción. De esta manera conseguirás estar mayormente satisfecho la mayor parte del tiempo.

2. Hagas lo que hagas, siempre te sentarás sobre el mismo culo

Cuando tenemos un problema tendemos a buscar soluciones en el exterior, sin pararnos a pensar que quizá –sólo quizá– el problema lo tengamos nosotros.
Esto suele darse mucho con el tema del trabajo. Creemos que es la causa única de nuestra infelicidad y que “si consiguiésemos ese otro empleo tan bueno ENTONCES todo sería fantástico y maravilloso.” Sin embargo, cuando por fin lo conseguimos, nos sentimos igual de vacíos que antes porque el problema no estaba en el trabajo, sino en nuestra actitud frente al trabajo o en que teníamos unas expectativas irreales, como vimos en el punto anterior.
Esta misma situación es aplicable a muchos otros aspectos externos de nuestras vidas, como por ejemplo la relaciones (si estuviese con esa chica ENTONCES…), el dinero (si ganase 1000 euros más ENTONCES…) o las posesiones materiales (si tuviese ese nuevo coche ENTONCES…).
Es cierto que muchas veces el problema SÍ es el trabajo o algo externo (yo soy el primer partidario de irse una temporada a Tailandia para salir de un entorno tóxico), pero es algo sobre lo que conviene pensar tranquilamente antes de tomar una decisión drástica.
Una buena manera forma de distinguir entre ambos casos es hacerte la siguiente pregunta:
“¿Estoy huyendo de algo o de verdad quiero eso?”
Sé brutalmente honesto contigo mismo; al fin y al cabo, tú eres el único que sabe la respuesta correcta. Y recuerda: intentar huir de ti mismo utilizando un trabajo como excusa es inútil, porque hagas lo que hagas siempre te sentarás sobre el mismo culo.

3. Hay una gran diferencia entre que te guste LA IDEA de hacer algo y el REALMENTE hacerlo

Los primeros meses de una relación amorosa suelen ser maravillosos. Presa del enamoramiento, idealizas a la otra persona y crees que has encontrado a la pareja perfecta. Tu mente sólo es capaz de ver sus virtudes y oculta sus defectos, y mientras dura la ilusión vives en los mundos de yuppie, donde todo es de color rosa y los unicornios trotan felices por las calles.
Pero poco a poco, la neblina se va despejando y llega un día en que te das cuenta que esa persona especial no era tan perfecta como creías. También se tira pedos, tiene sus días malos y hay aspectos de su personalidad que no te gustan. Ahí es cuando empiezan las discusiones, las peleas y esas cosas tan divertidas.
Cuando te enamoras perdidamente de alguien a los 15 años no te enamoras de la persona, sino de la idea que tienes de esa persona, y con los trabajos pasa exactamente igual. El problema está en que hay una gran diferencia entre que te guste LA IDEA de un trabajo y realmente HACER ese trabajo:
  • Es fácil que te atraiga LA IDEA de emprender y del autoempleo. Es más difícil que te guste el HECHO de que tu sueldo es directamente proporcional a tu esfuerzo, y que si la cagas tú eres el único que sufrirá las consecuencias.
  • Es fácil que te atraiga LA IDEA de ser funcionario. Es más difícil que te guste el HECHO de que vas a trabajar en lo mismo el resto de tu vida, que algunos de tus compañeros no darán ni palo al agua y aun así ganarán lo mismo (o incluso más) que tú, y que el gobierno de turno puede quitarte las pagas extra cuando les dé la gana.
  • Es fácil que te atraiga LA IDEA de ser CEO de Microsoft. Es más difícil que te guste el HECHO de que vas a tener que soportar muchísima responsabilidad, estrés y jornadas de trabajo inacabables.
  • Es fácil que te atraiga LA IDEA de ser presidente del gobierno. Es más difícil que te guste el HECHO de que hagas lo que hagas y seas del partido que seas, habrá personas e incluso canales de televisión al completo que te odiarán y te machacarán a diario.
La mayoría de cosas parecen mucho más atractivas de lo que son realmente. Por eso, antes de decidirte por un trabajo que no conoces y que en apariencia es maravilloso, te recomiendo que hables con alguien que ya haya seguido el camino que tú quieres seguir.
Hazle la pregunta que recomienda Josh Kauffman...
“Respeto mucho lo que estás haciendo, pero imagino que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. ¿Te importarías compartirlas conmigo? Sabiendo lo que sabes ahora, ¿merece la pena?”
De esta manera podrás examinar la decisión sin idealizarla y tomarla SÓLO si es realmente lo que quieres hacer.

4. Siempre que puedas, prueba primero

En el mundo del software, los tests están a la orden del día. Todos los programas se prueban en un entorno controlado antes de salir al mercado para comprobar que funcionan correctamente.
Afortunadamente, tú puedes hacer lo mismo con tu vida. Antes de tomar una decisión importante que no tenga vuelta atrás, puedes hacer pequeñas pruebas para saber si realmente es lo que quieres. Esto es algo que te recomiendo especialmente si estás pensando en dejar tu trabajo para empezar un negocio online.
Ahora que se ha puesto de moda lo de ser emprendedor, todo el mundo quiere montar algo en Internet. La red de redes tiene un bajo coste de entrada y la idea de tener más control sobre tu vida y crear algo por ti mismo suena muy atractiva, pero como vimos en el punto anterior el emprender es un pack completo que viene con otros componentes que no son tan bonitos: decisiones, responsabilidad…
Hay mucha gente que pasa de líos y prefiere trabajar 40 horas a la semana a cambio de un sueldo seguro a final de mes y desconectar en cuanto sale de la oficina, y a mí me parece fenomenal. Por eso, si no estás seguro si un negocio online es para ti, lo mejor que puedes hacer es empezarlo en tu tiempo libre y ver qué tal. Si al cabo de un tiempo te gusta más que tu empleo actual y estás generando suficientes ingresos, entonces puedes hacer el cambio.
Obviamente, no siempre se puede probar antes de elegir. A veces hay que lanzarse al vacío sólo con la información que nos han contado otros que ya lo hicieron. En ese caso, el siguiente punto te será de extrema utilidad.
NOTA: Vivir al Máximo no recomienda aplicar la técnica del test simultáneo con tu pareja, ni se responsabiliza de los resultados de los resultados que esto pueda acarrear.

5. Recuerda siempre tu por qué

A principios de año, mi amigo Miguel me pidió que compartiese con él mi consejo favorito de desarrollo personal. Esto fue lo que le dije:
La mayoría de la gente vive en piloto automático. Hacen ‘lo que hace todo el mundo’, o se dejan llevar por su primer impulso.
Un día se levantan de la cama, no les gusta lo que ven a su alrededor y entonces se preguntan: ¿cómo narices he acabado aquí?
Para evitarlo, ten muy claro por qué haces lo que haces.
Cuando tomas una decisión importante como cambiar de trabajo, no puedes dejarte llevar por tu primer impulso ni imitar a los demás. Tienes que pensar por ti mismo y tener claro POR QUÉ has tomado esa decisión si es que acabas tomándola. Aquí no valen medias tintas: debes tenerlo brutalmente claro. Aun así, inevitablemente te surgirán dudas, pero si estás conectado a ese POR QUÉ no podrán contigo.
Si estás en un callejón sin salida, no deberías tener problema para encontrar tus POR QUÉs...

Conclusiones

Volviendo al comentario de Daniel sobre cómo lidiar con el periodo de transición y las dudas al que a veces nos toca enfrentarnos después de hacer un gran cambio: creo que más que usar técnicas especiales, lo ideal es trabajar tus creencias y meditar bien tu decisión antes de tomarla.
Este es un resumen de mis recomendaciones al respecto:
    1. Si después de leer los 3 primeros puntos sigues teniendo claro que necesitas un cambio, sea en el área de tu vida que sea, ADELANTE. Nunca he compartido aquello de “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, así que tienes todo mi apoyo.
    2. En caso de que tengas la oportunidad de hacer una prueba previa, hazla (punto 4). Te ayudará a conocer mejor qué cómo te sentirás si acabas tomando la decisión.
    3. Una vez que hayas dado el paso, te tocará atravesar un periodo de transición. Es normal. Cuando te surjan dudas recuerda por qué estás haciendo lo que estás haciendo (punto 5). Nunca pierdas la conexión con tu por qué, es tu principal fuente de motivación cuando te cueste avanzar. Y si flaquean las fuerzas y todo falla, escucha esta canción :)
Por último, añadir que si a pesar de todo las cosas no te salen como esperabas y tienes que volver a la casilla de salida o incluso a una situación peor, no tienes por qué avergonzarte ni vivir el resto de tu vida arrepentido repitiéndote a ti mismo a diario que eres un inútil.
La hierba siempre parece más verde al otro lado, y es muy fácil mirar hacia atrás y pensar que todo era más fácil de lo que realmente fue. Lo hiciste lo mejor que pudiste con los conocimientos que tenías en ese momento, y deberías decirte lo mismo que le dirías a tu mejor amigo:
“Tío, no te preocupes que no pasa nada. Al menos lo intentaste. ¡Que te quiten lo bailao!”
Un abrazo y mucha suerte en tu camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario