Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013

Bertrand Russell...


Por qué no soy cristiano - Bertrand Russell

"Mi padre me enseño que la pregunta ¿Quien me hizo?, no puede responderse, ya que inmediatamente sugiere la pregunta ¿Quien hizo a Dios?." Esa sencilla frase me mostró, como aún pienso, la falacia del argumento de la primera causa. Si todo tiene que tener alguna causa, entonces Dios debe tener una causa. Si puede haber algo sin causa, igual puede ser el mundo que Dios, por lo cual no hay validez en ese argumento. No hay razón para suponer que el mundo haya tenido un comienzo, no hay razón por la cual el mundo no pudo haber nacido sin causa. Al igual que la religión presupone que Dios no tiene comienzo y es la primera causa.

Ensayos de un escéptico - Bertrand Russell

No profeso ninguna de las religiones conocidas y espero que todas las creencias religiosas acabarán por desaparecer. Tampoco admito que las creencias religiosas hayan sido una fuerza para el bien. Aunque estoy dispuesto a creer que en ciertas partes, y en algunas épocas, han dado buenos resultados, pienso que pertenecen a la infancia de la razón y a un grado de desarrollo del cual hemos pasado ya.
... ... ...
Lo que se necesita no es el deseo de creer, sino el deseo de enterarse, que es exactamente lo contrario.

La conquista de la felicidad - Bertrand Russell

Casi nadie es capaz de ser feliz en una cárcel, y las pasiones que nos encierran en nosotros mismos constituyen uno de los peores tipos de carcel...
... El hombre feliz es el que vive objetivamente, el que es libre en sus afectos y tiene amplios intereses, el que se asegura la felicidad por medio de estos intereses y afectos que, a su vez, le convierten a él en objeto del interés y el afecto de otros muchos. Que otros te quieran es una causa importante de felicidad; pero el cariño no se concede a quien más lo pide. Hablando en general, recibe cariño el que lo da. Pero es inútil intentar darlo de manera calculada, como quien presta dinero con interés, porque un afecto calculado no es auténtico, y el receptor no lo siente como tal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario