Páginas vistas en total

martes, 16 de abril de 2013

Esas lágrimas...

Lo peor son esas lágrimas que se esconden tras la sonrisa,
esas lágrimas que no mojan,
esas lágrimas que se clavan en lo mas hondo del corazón,
que aguijonean sin cesar todos tus pensamientos,
que no se deslizan por tu rostro,
pero nutren tu cabeza en todo momento,
las sacudes,
las intentas olvidar,
las ahogas,
las asesinas de todas las maneras posibles...

...siempre resurgen,
son el ave fénix de tus sentimientos,
son el desahogo de tus emociones,
no las quieres,
no se van,
las detestas,
no sabes como alejarlas,
no quieres, mas bien, ni intentas,
porque faltan las fuerzas, las ganas...

...pueden llevarte a comer compulsivamente,
a drogarte o beber sin freno,
a encerrarte en tus entrañas,
a morir incluso...

...están ahí,
conviven contigo, con tu mente, con tu cuerpo,
hasta que llega un momento en que no puedes más,
y...
...o te abandonan,
de la misma manera que han llegado,
sigilosamente...
...o te abandonas a ti mismo
dejas que te dominen,
que realquilen tu cuerpo,
que sea suyo,
que no responda a tus decisiones.

En ese momento,
en un lugar muy oscuro,
hondo,
mojado,
quizás sólo húmedo,
estás tú...

...no ves luz, no ves seres, no ves cosas,
porque no puedes ver,
no quieres ver,
no quieres nada,
no necesitas nada...

...sigues hundiéndote,
son tu único alivio,
aunque pasajero,
lo que permiten esas lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario