Páginas vistas en total

lunes, 6 de mayo de 2013

Como ves tú el mundo??? Yo lo veo sintiéndolo...

Como dirían Shakespeare o Cervantes...
...soy un contador de historias, un narrador de acontecimientos, las voy acumulando y transformando, y lo único que intento es darle a esos datos, un alma para que sean historias...

"Tarde en la noche en los acantilados...
...el rey Lear le pregunta al ciego conde de Gloucester “¿Cómo ve usted el mundo?”
Y el ciego Gloucester le responde: "yo lo veo sintiéndolo".
¿No deberíamos todos verlo así?"
Sintiendo el mundo... "Corazón en un paso de cebra."
La conexión entre las personas que quiero; es mi razón de ser, mi propósito, es lo que da sentido a mi vida...

La mayoría de la gente que conozco es capaz de decirme 20 cosas que hago bien; pero tienden a fijarse, en una que hago mal, seguramente verdaderamente mal, y ahí inciden una y otra vez, en vez de recordarme todo lo bueno que sé hacer, es como que temen tanto sus propias equivocaciones, que intentan redimirse con las mías...

...por supuesto yo no estoy exento de este problema, y también lo hago.

...es bueno pensar y reflexionar sobre eso que hago mal; hablar sobre ese miedo a hacer mal lo que no sé hacer, sobre esa vergüenza que siento cuando me lo recuerdan; porque debo ser consciente de que cuanto menos hablo de lo que me hace sentir vergüenza y miedo, mas lo padezco.

En la vida, (hablando de sentimientos y emociones), como en el amor; el primer principio, origen de todos los demás; es creer que te lo mereces, porque cuando creas que eres digno de tenerlo, dejarás de luchar contra ello.

Debemos contar y vivir nuestra vida con Coraje, que significa, contar y recordar la historia de quien uno es con el corazón...
Corazón de lluvia 
“Recordar” viene del latín “recordis”, formado de re (de nuevo) y cordis (corazón).
Es decir, significa “volver a pasar por el corazón”.

Debemos tener el coraje de ser imperfectos, porque lo somos y mucho, de ser amables con uno mismo, conociendo tu imperfección primero, para luego ser amable con los otros.

Algo fundamental en esta vida, es tener conexión con las personas, que no hay que tomarla como "una causa para ser feliz", sino como un efecto del afrontar la vida con coraje, que tendrá como resultado una vida experimentada con autenticidad, en la cual uno está dispuesto a dejar de lado lo que piensa que debería ser, para ser quien es.

Acepta plenamente tu vulnerabilidad...
...es lo que te hace hermosa, no se trata de verlo como algo cómodo, ni como algo insoportable; sino como algo indispensable y necesario, para ser quien eres.

La vulnerabilidad es el núcleo de la vergüenza y el miedo, pero también el punto de partida hacia la pertenencia y el amor...

...vivimos en un mundo vulnerable, tenemos que aceptarlo.

Debemos intentar no enfrentarnos a esa vulnerabilidad, adormeciéndonos y anestesiándonos, porque el ser humano no es capaz de adormecer selectivamente sus emociones y sentimientos, positivos y negativos, ambos polos son la esencia del ser humano, forman parte consustancial de uno.

 Las consideradas negativas: vulnerabilidad, sufrimiento, vergüenza, temor, decepción... ansiamos no sentirlas, no queremos que nos duelan, y luchamos contra ellas, en lugar de aceptarlas como parte de nosotros mismos...

...las adormecemos y anestesiamos de muchas maneras: comiendo todo lo que puedas para vencer la ansiedad, emborrachándonos hasta perder el sentido o parte de la conciencia y los recuerdos, o drogándonos para tener momentos de ilusión y esperanza artificiales...

No se pueden adormecer esos resentimientos sin anestesiar los afectos, las emociones... al adormecer esas emociones negativas, anestesiamos también la gratitud, la felicidad, la dicha...

...y entonces somos miserables y nos vemos envueltos en búsquedas continuas de propósitos y significados, sintiéndonos vulnerables, precisamente por no aceptar esa innata vulnerabilidad, y nos hartamos a comer, a beber, a tomar drogas... que se convierte en un Nudo Gordiano, en un modelo de vida cíclico muy peligroso, que se retroalimenta, y no suele tener fin, a no ser que te conviertas en un "Alejandro que corte la cuerda."

Permitamos que nos vean en profundidad, tal y como somos, con nuestra vulnerabilidad, amemos con todo el corazón, aunque no haya garantías, aunque sepamos que es algo muy difícil de llevar a la práctica en nuestra vida.

Tienes que creer que eres capaz, porque entonces dejarás de "gritar" para empezar a "escuchar" y serás mas amable y considerado con la gente que te rodea y contigo mismo...

Aquí dejo el vídeo, del que forma parte esta reflexión, por si a alguien le interesa verlo...
El poder de la vulnerabilidad (subtitulado español) TEDxHOUSTON - Brene Brown.


3 comentarios:

  1. me espanta la pertenencia en el amor...
    ...No me perteneces, tan solo me pertenece lo que sientes por mí.

    “A veces… pienso que soy el hombre más solitario que existe. Y eso no tiene nada que ver con la presencia de otras personas, de hecho detesto a los que me privan de la soledad y que, sin embargo, no me hacen compañía.

    -¡No valoran lo que yo valoro! A veces contemplo la esencia de la vida de una manera tan profunda que de repente miro a mi alrededor y veo que nadie me acompaña, que mi único compañero es el tiempo…”

    El día que Nietzsche lloró...

    ResponderEliminar
  2. "En tojolabal, no hay palabras para "rico" y "pobre". Tampoco hay palabra para “dinero”. No hay palabras que correspondan a "juez" y "jurado". La voz "castigo" tampoco tiene término equivalente. No hay palabra para "mal". Pero los tojolabales tienen dos palabras para lengua o palabra. Por un lado está la palabra hablada: k'umal, y, por otro, la escuchada: 'ab'aU. Se llaman a sí mismos tojolabales, es decir, "los que saben escuchar bien"." Carlos Lenkersdorf, lingüista y filósofo.

    "En 1992, mientras se celebraban los cinco siglos de algo así como la salvación de las Américas, un sacerdote católico llegó a una comunidad metida en las hondonadas del sureste mexicano.

    Antes de la misa, fue la confesión. En lengua tojolobal, los indios contaron sus pecados. Carlos Lenkersdorf hizo lo que pudo traduciendo las confesiones, una tras otra, aunque él bien sabía que es imposible traducir esos misterios:

    –Dice que ha abandonado al maíz –tradujo Carlos–. Dice que muy triste está la milpa. Muchos días sin ir.
    –Dice que ha maltratado al fuego. Ha aporreado la lumbre, porque no ardía bien.
    –Dice que ha profanado el sendero, que lo anduvo macheteando sin razón.
    –Dice que ha lastimado al buey.
    –Dice que ha volteado un árbol y no le ha dicho por qué.
    El sacerdote no supo qué hacer con esos pecados, que no figuran en el catálogo de Moisés."
    ----
    "Carlos y Gudrun Lenkersdorf habían nacido y vivido en Alemania.
    En el año 1973, estos ilustres profesores llegaron a México. Y entraron al mundo maya, a una comunidad tojolabal, y se presentaron diciendo:
    —Venimos a aprender.
    Los indígenas callaron.
    Al rato, alguno explicó el silencio:
    —Es la primera vez que alguien nos dice eso.
    Y aprendiendo se quedaron allí, Gudrun y Carlos, durante años de años.
    De la lengua maya aprendieron que no hay jerarquía que separe al sujeto del objeto, porque yo bebo el agua que me bebe y soy mirado por todo lo que miro, y aprendieron a saludar así:
    —Yo soy otro tú.
    —Tú eres otro yo."

    http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/2014/10/tojolabales-de-chiapas-los-que-saben_11.html

    ResponderEliminar
  3. "Las personas con alta sensibilidad disponen de un rasgo, de una forma de sentir y entender el mundo a través de un sistema neurosensorial más agudo, más fino. Y no es lo que tienen, ES LO QUE SON, de ahí que deban aprender a vivir pues desde el corazón y con este maravilloso don, porque sufrir no es una obligación, sino una opción que no merece la pena tomar."

    http://lamenteesmaravillosa.com/el-maravilloso-cerebro-emocional-de-las-personas-con-alta-sensibilidad-pas/

    ResponderEliminar