Páginas vistas en total

sábado, 14 de febrero de 2015

El minotauro global... Yanis Varoufakis.

En un intento de prevenir otro 1929, la ley Glas-Steagall de 1933, obligaba a una separación entre: 
a) bancos de uso diario, que aceptan depósitos de personas corrientes, y
b) bancos de inversión, que tenían permiso para apostar sobre sus cuotas, futuros, mercancías, etc. pero a los que se les prohibía aceptar depósitos.
De este modo se impedía que los bancos normales jugaran con el dinero de otras personas, mientras que los bancos de inversión podían hundirse o nadar en un océano de alto riesgo.

En 1987, el presidente Reagan decidió sistituir a Paul Volcker como presidente de la reserva federal, nombrando a Alan Greenspan, creyente en que nada puede disciplinar la codicia humana como los implacables amos de la oferta y la demanda, dejando que los mercados funcionen como quieran, y que el estado se mantenga alerta por si en algún momento llega el inevitable desastre para arreglar los destrozos, con lo que derogó dicha ley, abriendo la barra libre, en que los bancos han convertido la economía mundial.

Geenspan se ciñó a su receta, en tiempos de vacas gordas, se quedaba sentado y dejaba que hicieran las locuras que se les ocurriesen a los mercados, y cuando estallaba alguna burbuja, bajaba los tipos de interés en picado, inundaba los mercados con dinero e intentaba reflotar la economía, iba funcionando hasta 2008, año y medio después de su retiro dorado, aumentando con cada burbuja, el posible estallido final.

que conste que tras su retiro, entonó el mea culpa, y aseveró que había malinterpretado el capitalismo.

En 1997, Robert Merlton y Myron Scholes recibieron el Premio Nobel de economía por desarrollar una "fórmula pionera para la tasación de opciones financieras". Su "metodología -pregonaba la nota de prensa- ha abierto el camino para las tasaciones económicas en muchas áreas. Ha generado nuevos tipos de instrumentos financieros y ha facilitado una gestión de riesgos mas eficientes en la sociedad."

En un par de breves meses, tras el premio, la muy alabada "fórmula pionera" causaría una espectacular debacle de cientos de miles de millones de dólares, el infame LTCM. Inmensas inversiones se apoyaban en la indemostrable premisa de que se puede calcular la probabilidad de los acontecimientos que el propio modelo desestima no sólo como improbables, sino de hecho, como interiorizables.

Convencieron al mundo y al comité del Nobel de que podían calcular la probabilidad de acontecimientos, que su propio modelo presumía que eran incalculables.

Después los financieros construyeron nuevas formas de deuda sobre esa ignorancia reetiquetada y levantaron pirámides sobre la premisa de que el riesgo se había eliminado.

Con estos datos , no es difícil llegar a la conclusión de que el crash del 2008 fue el inevitable resultado de otorgar a los cazadores furtivos el papel de guardabosques.

En julio de 2009 la Reina de Inglaterra, asustada por la crisis, le preguntó a 35 de los más destacados economistas de la London School of Economics...
...porqué no lo vieron venir???
la academia Británica contestó por medio de una carta el 22 de julio de 2009...
..."principalmente es un fracaso de la imaginación colectiva de gente muy brillante, a la hora de entender los riesgos que corre el sistema en su conjunto." "Confundimos una burbuja muy grande con un feliz mundo nuevo."

Había cometido dos errores graves de diagnóstico: el error de la extrapolación y el (siempre fatal) error de caer en la trampa de su propia retórica. Creyeron que se había producido un cambio de paradigma que permitiría al mundo de las finanzas crear una deuda ilimitada, benigna, sin riesgos.

A quienes culpan a la avaricia, la codicia y el egoísmo humanos de estas crisis, que sepan que el secreto del capitalismo es su tendencia a la contradicción, su capacidad para producir al tiempo riqueza masiva y pobreza insoportable, magníficas nuevas libertades y las peores formas de esclavitud, resplandecientes esclavos mecánicos y trabajo humano depravado. Ignoramos la realidad de que nuestros pensamientos han sido secuestrados por el capital y su ansia acumuladora. Nadie diseñó el capitalismo y nadie puede "civilizarlo" ahora que va a toda máquina, una máquina que genera al mismo tiempo; riqueza y crisis, desarrollo y privación, progreso y atraso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario