Páginas vistas en total

lunes, 16 de marzo de 2015

La verdadera libertad no es posible sin igualdad y viceversa...

 “Y qué mal es ése que nos hace amar la cadena que nos retiene, el potro que nos atormenta, el hierro que nos abrasa y con el último aliento, lleva nuestros labios a besar la mano que nos hiere?”
 José Manuel Fajardo en su novela "El Converso".

"...las víctimas son un precio que hay que pagar por sostener un modelo de vida, y por eso no hay una intención real por parte de las instituciones para afrontar y solucionarlo"
Javier Ortega Cañavate, autor de "La soledad de Mae: una investigación antropológica sobre la violencia doméstica".

La mala salud y la violencia son los problemas más comunes en el extremo inferior de la escala social y están más extendidos en las sociedades más desiguales. Las sociedades modernas son sonoros fracasos de integración social.

"Es importante poder presentarse de forma digna ante la sociedad, sin la vergüenza y el estigma de la pobreza evidente".
Adam Smith.

"Dar total libertad a las corporaciones y dejar que impere la búsqueda de beneficios es el mejor modo de convertir el mundo en un lugar inhabitable".
Tom Scholz

La amistad significa que quien la da y quien la recibe no compiten por el acceso a los recursos básicos, demuestra la cooperación y el reconocimiento de las necesidades de cada uno. Puesto que la mayoría de nuestras capacidades son aprendidas, dependemos de los demás para su adquisición. El deseo humano de castigar al otro incluso a costa de uno mismo, recibe el nombre de "castigo altruista" y desempeña un papel importante a la hora de reforzar el comportamiento cooperativo y evitar que los individuos se aprovechen los unos de los otros.

Las sociedades menos jerárquicas están menos dominadas por el "macho", son más igualitarias y la situación de las mujeres es mucho mejor. La sociedad humana debería ser, en ciertos aspectos, como la sociedad de los Bonobos, en donde el sexo es el aglutinante social y no -el poder representado en el dinero, mercantilizando cualquier situación- como en la sociedad humana. Proporcionaría calma en las situaciones estresantes y apaciguaría los conflictos por la escasez de recursos.

De donde nos viene este fuerte sentido que tenemos los humanos de lo que es o no justo???
Al margen de las decisiones que tomemos, los humanos poseemos un enorme sentido de la justicia, sabemos que es lo justo, aunque muchos, tras este primer instintivo acto de justicia, tiendan a ajustar la balanza, generalmente hacia su lado, justificando su decisión con todo tipo de estratagemas racionales, que justifiquen su decisión, al margen de lo que en un principio sintieron. Los antropólogos especulan que este sentido de justicia cuasi-universal que poseemos los humanos, excepto se estima que entre un 2-4 % de individuos considerados psicópatas, y que carecen de esta capacidad innata, nos viene de que en más del 90 % de existencia de nuestra especie, hemos vivido en igualdad.

El sentimiento de satisfacción que experimentamos cuando somos capaces de ayudar a los demás, viene de la necesidad de sentirnos objeto de una consideración positiva por parte de los demás. La felicidad de cada persona depende de la calidad de las relaciones con los demás y el sentido de la propia valía, proviene menos del status, que de la contribución personal al bienestar común.

"La experiencia de la cooperación mutua, incluso en ausencia de contacto directo o de comunicación real, estimula los centros de recompensa del cerebro... el dolor que provoca la exclusión social afecta a las mismas áreas del cerebro que el dolor físico."

Qué ha logrado realmente nuestra sociedad, si la despojas de la fastuosa cantidad de espejitos con los que engaña, entretiene y distrae???
Ha logrado un inmenso genocidio de seres vivos, sin ninguna esperanza de resurrección.
Ha logrado que nacer sea una condena para una parte muy grande de la humanidad.
Ha logrado ese llamado "próspero continuo" que cada vez nos hace más manipulables y condena a la mayoría de humanos a múltiples condiciones de pobreza material y espiritual...
...y por mucho que se haya discutido sobre ello, la realidad es que cada vez son más, en número, los desharrapados, los indigentes, los no-personas, los losers... de nuestro planeta.

Recordemos que la responsabilidad directa de las aberraciones genocidas, conquistadoras y colonizadoras, recaen sobre los grupos dirigentes de la civilización dominante y no sobre la gran mayoría de la población que la integra.

La ideología dominante siempre nos impone su elección, nos "sugiere" elegir entre su postura o el caos. La lógica subyacente es de nuevo la de la elección forzosa; eres libre de elegir, siempre y cuando elijas nuestra postura como la correcta.

Tenemos que mejorar la calidad real de vida, al tiempo que se reducen los niveles de consumo.

Cuanto más rico se es, mas dinero se gasta, mas energía se consume y mas posible es que se contribuya al calentamiento global. Si cuanto mas rico, mas se perjudica al medio ambiente, las medidas, para ser justas, deberán ser mas exigentes para esas personas. No podemos seguir permitiendo a una clase privilegiada de personas, aumentar exponencialmente su huella ecológica, hasta límites que ponen en peligro la existencia del ser humano a largo plazo, a costa de políticas que exprimen cada vez más a la gran mayoría.

Necesitamos incentivos para fabricar bienes cada vez más duraderos, la tecnología ya la tenemos, ahora necesitamos la voluntad política, de las élites económicas y no incitar al consumo de productos efímeros con el pretexto de mantener los negocios. El nivel de vida es algo relativo, que depende en gran medida, de las comparaciones con los demás, la valoración depende siempre del contexto en el que vivimos.

Una vez que hemos cubierto nuestras necesidades básicas, las posesiones pasan a importar cada vez menos por su valor intrínseco y mas por lo que dicen de sus dueños. Una vez que hemos cubierto nuestras necesidades vitales, lo que de verdad valoramos son las posesiones relativas.

Aumentar la igualdad, reducir el miedo.
Lo que necesitamos no es una gran revolución, sino un flujo continuo de pequeños cambios en un misma dirección.

No se puede vencer la pobreza, estableciendo medidas que como solución tengan la esperanza de dejar a los "pobres" igual que estaban, pero que de alguna manera se hayan solucionado sus problemas. Consideran los problemas del "pobre" como si tuviesen una solución concreta e independiente de las demás; se le dice lo que no tiene que hacer, dejando que sigan siendo pobres.

Parece que estamos tratando al "pobre" desde un punto de vista del patriarcado paternalista, creyendo que tenemos que imbuirle sensatez ante sus problemas, en vez de tratar esos problemas siendo conscientes de que todos tienen su raíz en la desigualdad y en la propia esencia de la pobreza; una vez superados estos dos problemas, todos los demás se solucionan solos.

Cuando la cooperación de las masas es esencial para el estado, se reducen las desigualdades y se difumina la estructura piramidal de la sociedad.

"La democracia suele alcanzar su verdadera fuerza cuando los gobernantes dependen para su supervivencia del consentimiento de los ciudadanos."
Charles Tilly

La verdadera libertad no es posible sin igualdad y viceversa...
...la esclavitud es la negación de ambos; el comunismo supuso la negación de la primera por intentar conseguir la segunda; y el capitalismo niega la segunda, haciéndonos creer que vivimos en la primera.

Bibliografía...
Bienvenido al desierto de lo real - Slavoj Zizek
Democracia - Charles Tilly
Desigualdad: Un análisis de la (in)felicidad colectiva - Richard H. Wilkinson

4 comentarios:

  1. Hay tres procesos que aceleran el cambio climático sobre los que el homo sapiens apenas si tiene algún control -por no decir ningún control- a estas alturas porque están demasiado interconectados: la pérdida del hielo, el debilitamiento de las corrientes oceánicas y las emisiones de metano.

    ResponderEliminar
  2. No se puede hacer nada porque son mecanismos de retroalimentación; una vez se activan, siguen su curso y agravan la situación de forma exponencial por cada ciclo que se cumple.

    Hay una corriente que va desde el Golfo de México hasta las costas de Groenlandia; se llama “cinta transportadora del Atlántico Norte”. Su mecanismo es el siguiente: el agua cálida de los trópicos sube por la superficie del océano hasta las zonas más septentrionales porque allí el agua fría se hunde y genera una corriente submarina hasta el Golfo.

    El derretimiento de los hielos árticos aporta cada vez más agua dulce al océano. El agua dulce es menos pesada que la salada, así que no se hunde, sino que se diluye por la superficie y frena el curso del agua cálida. La cinta transportadora se ralentiza y el agua cálida se diluye en la fría, haciendo que las temperaturas del Norte aumenten. El hielo se derrite a más velocidad y la corriente se ralentiza aún más.

    Al mismo tiempo, el flujo de agua cálida también es menor. El calor de la cinta transportadora del Atlántico Norte es el que mantiene estable la temperatura media de Irlanda y Reino Unido, de modo que su ralentización provoca una paulatina pero finalmente drástica bajada de temperaturas en las islas británicas.

    Los efectos del agua dulce sobre la corriente atlántica se descubrieron hace apenas una década. Hasta entonces, nadie podía imaginar que el derretimiento de los casquetes pudiera generar un proceso en cadena imparable. Porque el asunto va mucho más allá.

    ResponderEliminar
  3. El cambio de temperaturas generado por una parada de la cinta transportadora del Atlántico Norte afectaría sucesivamente a todas las demás corrientes del planeta. Los cambios de temperatura generados, consecuentemente, alterarían la presión atmosférica y cambiarían la circulación del aire.

    Si los vientos cambian, las consecuencias apenas son imaginables por nuestra mente profana. Por ejemplo, hay una corriente atmosférica que une el Sahara con el Amazonas de la que apenas se está comenzando a saber algo. El viento levanta el polvo del Sahel y arrastra todos los años más de 27 millones de toneladas de minerales, como el fósforo, esenciales para que la selva amazónica pueda sobrevivir, pues es esta corriente de arena la que repone los nutrientes que la jungla pierde tras las largas e intensas lluvias tropicales.

    En 2011, la corriente disminuyó. No se sabe muy bien por qué. Se ha sugerido que un aumento de lluvias en el Sahara habría reducido la cantidad de polvo lanzado a la atmósfera; yendo más allá, otra opción propuesta por los científicos es que las corrientes de aire hubieran cambiado primero, siendo este cambio el que habría aumentado las lluvias en ciertas regiones del desierto y asentado los depósitos de minerales.

    Pero el derretimiento del hielo ártico no sólo cambia el clima a través de las corrientes oceánicas. También está contribuyendo a cargar la atmósfera con gases de efecto invernadero.

    El permafrost es el suelo congelado que cubre las regiones árticas, desde Siberia a Canadá, desde Alaska a Noruega pasando por Islandia. Está compuesto por materia orgánica almacenada desde hace cientos de miles de años cuya profundidad alcanza los tres metros bajo el hielo.

    Según se derrite el hielo, los microorganismos que habitan el suelo acceden a más y más de esta materia orgánica, transformando en metano el hidrógeno y el dióxido de carbono almacenados en los sedimentos vegetales. Cada día que pasa se conocen nuevas especies de estos microbios y nuevos comportamientos que hasta ahora no se contemplaban en los cálculos científicos, como que son capaces de desplazarse incluso cuando las temperaturas son extremas y sobrevivir en ambientes cargados del metano que desprenden.

    Todo ello convierte el Ártico en una bomba a punto de estallar: se calcula que la cantidad de gases de efecto invernadero que se almacena en las regiones árticas duplica la que hay en la atmósfera.

    Es ahora cuando los científicos empiezan a entender un poco, pero sólo un poco, de qué va el asunto ese de la biosfera interconectada. Una vez que se prende la mecha, por pequeña que sea, ya no hay vuelta atrás.

    ResponderEliminar