Páginas vistas en total

martes, 19 de febrero de 2013

Los animales deben estar fuera del menú... Philip Wollen


Como siempre las casualidades son las que nos llevan a encontrar las maravillas de la vida, aún sigo pensando el como encontré este discurso, que apenas llega al año, y por lo que veo no tiene muchas reproducciones, pero que me ha llevado a plantearme, si realmente el consumo de carne es lícito en la sociedad actual en la que vivimos, debemos asesinar animales para vivir??? necesitamos asesinar animales para vivir??? o simplemente estamos asesinando animales que nos llevan a asesinarnos a nosotros mismos, por las consecuencias negativas que acarrean, tanto la alimentación de esos animales, como nuestra alimentación mediante ellos...

...quien tenga diez minutos, que los dedique al visionado de este maravilloso discurso, yo por mi parte, voy a empezar a reflexionar sobre ello, y aunque mi consumo de carne cada día es menor, quizás este haya sido el momento en que empiece a plantearme el dejar de seguir consumiendo carne...

Transcripción del discuro de Philip Wollen...

 El rey Lear por la tarde en la noche, le pregunta al ciego conde de Gloucester: “¿Cómo ve usted el mundo?”. Y el ciego de Gloucester responde: "Yo lo veo sintiéndolo". ¿No deberíamos todos verlo así?

Los animales deben estar fuera del menú esta noche porque están gritando desesperados y aterrorizados en mataderos, en cajas y en jaulas. Viles e innobles campos de concentración. 

Oí los gritos de mi padre cuando agonizaba mientras su cuerpo era devastado por el cáncer que terminó matándolo. Y me di cuenta que había oído esos gritos antes. En los mataderos, con sus ojos apuñalados y sus tendones cortados, en los barcos de ganado que iban hacia Medio Oriente. Y en la moribunda madre ballena que llamaba a su cría cuando el arpón de un barco japonés estallaba en su cerebro. Sus llantos eran los llantos de mi padre.

Descubrí que cuando sufrimos, sufrimos de igual manera. Y que, en su capacidad de sufrir, un perro es igual a un cerdo, es igual a un oso. . . y es igual a un niño.

La carne es el nuevo veneno, más mortífero que el tabaco. El CO2, el metano y el óxido nitroso de la industria ganadera están matando nuestros océanos, dejando amplias zonas ácidas y muertas. El 90% de los peces pequeños son molidos para alimentar al ganado. Las vacas, siendo vegetarianas, son ahora las más grandes depredadoras del océano. Los océanos están muriendo. En el 2048 todos los peces estarán muertos. Miles de millones de pollitos son triturados vivos simplemente porque son machos.

Tan sólo 100 millones de personas han vivido en la Tierra. 7 mil millones están vivas hoy en día. Y, sin embargo, torturamos y matamos a 2 mil millones de animales cada semana. 10.000 especies son eliminadas cada año a causa de las acciones de una sola especie. Estamos ante una extinción masiva. Si cualquier otro organismo hubiera hecho esto, un biólogo lo definiría como un virus. Se trata de un Crimen contra la Humanidad de proporciones inimaginables.

Afortunadamente, el mundo ha cambiado. El escritor francés Víctor Hugo dijo: "No hay nada más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado". Los Derechos de los Animales son ahora el mayor problema de Justicia.

Hay más de 600 millones de vegetarianos en el mundo. ¡Si fuéramos una nación sería más grande que los 27 países de la Unión Europea! A pesar de esta enorme huella demográfica, todavía estamos ahogados por los enormes intereses económicos de los que cazan, disparan y matan, quienes creen que la violencia es la respuesta, cuando ni siquiera debería ser la pregunta.
La carne es una industria asesina: mata a los animales, nos mata a nosotros y a nuestras economías. Luego de años de estudios, las Universidades de Cornell y de Harvard llegaron a la conclusión de que la cantidad óptima de carne para una dieta saludable es precisamente de 0 (cero).

El agua es el nuevo petróleo. Pronto las naciones irán a la guerra por ella. Los pozos subterráneos - que han tardado millones de años en llenarse - se están secando. Se requieren 50.000 litros de agua para producir un kilo de carne de vaca.
Mil millones de personas hoy tienen hambre. 20 millones de personas morirán a causa de la desnutrición. Disminuir un 10% la ingesta de carne va a alimentar a 100 millones de personas. La eliminación de la carne de nuestra dieta va a terminar con el hambre.

Si todo el mundo se alimentara como nos alimentamos en Occidente, necesitaríamos 2 planetas Tierra. Pero sólo tenemos uno. Y se está muriendo.
Los gases de efecto invernadero producidos por la ganadería son un 50% mayores que los producidos por todo el transporte: aviones, trenes, camiones, automóviles y barcos incluidos.
Cuando viajo a través del mundo, veo que los países pobres venden sus granos a Occidente mientras que sus propios hijos mueren de hambre. Y Occidente alimenta con esos granos al ganado. ¿Para que podamos comer carne!? ¿Soy el único que ve esto como un delito!? Creeme, cada bocado de carne que comemos es como una bofetada en la cara de un niño hambriento. ¿Cuando miro sus ojos... debo permanecer en silencio? La Tierra puede producir suficiente alimento para satisfacer las necesidades de todos, pero no para satisfacer la avaricia de algunos.
Estamos enfrentándonos a la tormenta perfecta. Si cualquier nación desarrollara armas que causaran tales daños al planeta, lanzaríamos un ataque militar y la bombardearíamos. Pero en este caso no se trata de un Estado criminal. Se trata de una industria. La buena noticia es que no hay que bombardear. Podemos simplemente dejar de comprar. Nuestros cuchillos y tenedores son Armas de destrucción masiva.

Se trata de una solución práctica para el futuro, una solución que resuelve nuestros problemas ambientales, de agua, nuestros problemas de salud y termina con la crueldad. Esta cruel y desagradable industria terminará porque nos hemos quedado sin excusas.
Yo vengo del campo. Son los agricultores los que más ganarán. La agricultura será un boom. Sólo una línea de producción cambiará. Los agricultores ganarán tanto dinero que ni siquiera se molestarán en contarlo. Y yo seré el primero en apoyarlos. Los gobiernos nos amarán. Surgirán y florecerán nuevas industrias. Los costos de salud se desplomarán. Las listas de espera en los hospitales desaparecerán.
Así que esta noche hago 2 desafíos: 1) Está comprobado que la carne produce una amplia gama de cánceres y enfermedades del corazón. Nombren, por favor, una enfermedad causada por una dieta vegetariana. 2) Estoy financiando la trilogía del documental “Earthlings” (“Terrícolas”) *. Si la oposición está tan segura, los desafío a que envíen el documental “Earthlings” a todos sus colegas y clientes. Vamos, los desafío!
Los animales no son sólo otras especies. Son otras naciones. Y los asesinamos bajo nuestra responsabilidad. El mapa de la paz se dibuja en un menú. La paz no es sólo la ausencia de guerra. Es la presencia de Justicia. La Justicia debe ser ciega a la raza, el color, la religión o las especies. Si ella no es ciega, será un arma de terror. Y esta noche existe un terror inimaginable en esos horribles campos de concentración que llamamos criaderos o mataderos. Si los mataderos tuvieran paredes de cristal, no tendríamos este debate esta noche.

Creo que otro mundo es posible. Vamos a sacar a los animales fuera del menú y fuera de esas cámaras de tortura. Por favor, seamos la voz de aquellos que no tienen voz. Muchas gracias! 

* Discurso de Philip Wollen (adaptación). Para mayor información, buscar en “You Tube”: a) Discurso de Philip Wollen. Melbourne. Australia. b) « Earthlings subtitulado en español ». Documental que muestra cómo usamos a los animales como mascotas, comida, vestimenta, entretenimiento y experimentación.

Philip Wollen OAM (nacido en 1950) es un filántropo australiano. Él es un ex vice-presidente de Citibank y también fue gerente general de Citicorp. [1] A los 34 años, la revista de negocios australiano lo nombró en el top 40 ejecutivos headhunted en Australia. [2] En 2005 recibió la Orden de Australia [3] y en 2007 ganó el australiano del año (Victoria) premio [4].A continuación se habló Felipe por el Día Nacional de Australia Consejo:"A través de su bondad y generosidad, Philip Wollen aporta una ayuda fundamental a muchas causas benéficas e inspira a otros a compartir sus valores e ideales humanitarios. Sus logros en el mundo de los negocios lo señalan como un hombre de acción y canaliza esta energía en resultados prácticos para la causa que defiende a través del Fideicomiso bondad Winsome Constanza. Philip promueve la bondad hacia todos los seres vivientes y se esfuerza para consagrar esto como un rasgo reconocible en el carácter y la cultura australianas. la medida de su apoyo se puede ver en la lista de las organizaciones de la extraordinaria Winsome Trust Constanza Bondad apoya, en beneficio de los niños, los animales, el medio ambiente enfermo, el aspirante y los jóvenes. Esencialmente un hombre privado, que no busca publicidad personal, pero no tiene miedo de entrar en el centro de atención por una causa justa ". [5]Felipe vive con su esposa y sus perros Trix cuatro en Melbourne, Victoria.

4 comentarios:

  1. Carnivorismo
    El carnivorismo, perfecta metáfora (o metonimia) del capitalismo depredador y de la sociedad de consumo, es una aberración ética, dietética, económica, ecológica y sanitaria, y por ende política. Producir un kilo de proteína animal supone el gasto -el despilfarro- de hasta diez kilos de proteína vegetal, con lo que también se decuplica el consumo de agua y de energía. Decía Isaac Bashevis Singer (que sufrió en carne propia los rigores del nazismo) que con respecto a los animales todos somos nazis. Y mientras no superemos esta forma resistente y ampliamente generalizada de fascismo interespecífico, no podremos transformar radicalmente la sociedad. El socialismo, única alternativa a la barbarie capitalista, no puede ser dogmático, ni violento, ni machista, ni xenófobo, ni racista, ni puritano, y tampoco puede ser consumista, ni carnívoro, ni especista.
    Antes de que empecéis a lanzarme a la cabeza objetos contundentes, aclararé que no estoy diciendo que todos los carnívoros, los aficionados al fútbol o los que consumen más de lo necesario (que en los países ricos somos la inmensa mayoría) sean fascistas. Sencillamente, hay conductas y actitudes que tienden a perpetuar el orden establecido y otras que tienden a transformar la sociedad. Y en este sentido, como decía Sartre, todos somos medio cómplices y medio víctimas del sistema (aunque no hay que entender lo de medio y medio en el sentido literal del cincuenta por ciento: algunas personas son muy cómplices y muy poco víctimas, y viceversa).
    Y aunque no estéis de acuerdo con algunos de mis argumentos, espero que sí lo estéis sobre la necesidad de que la izquierda reflexione a fondo sobre estas y otras cuestiones básicas, incluyendo en dichas reflexiones una autocrítica sistemática y rigurosa. Solo así podremos derrotar al omnipresente fascismo del siglo XXI y controlar al pequeño fascista que llevamos dentro.

    ResponderEliminar
  2. Un niño explica por qué no quiere comer animales...
    https://www.youtube.com/watch?v=f_ESKHR5U9w&feature=share

    ResponderEliminar
  3. "El reto pendiente es asumir que las vidas de los demás animales también tienen un valor intrínseco. Porque la ética de una sociedad se mide por el trato que brinda a sus miembros más débiles, y la verdadera prueba de moralidad, como decía Kundera, radica en la relación que los humanos establecemos con quienes están a nuestra merced. Y esos son los animales no humanos. Todos. Al margen de las etiquetas que cada cultura haya puesto a unos y a otros."
    http://www.eldiario.es/caballodenietzsche/caballo-Nietzsche_6_237686248.html

    ResponderEliminar
  4. Una cosa es que digas que los animales son humanos, en el sentido de derechos humanos. Otra cosa es decir que los animales son personas, es decir, son seres que tienen valor intrínseco. Eso es lo que significa ser persona. Reconocer derechos a los demás vivientes no es reconocer derechos humanos a los demás vivientes. Es reconocer los derechos característicos y propios de esas diferentes formas de vida. Los derechos de un árbol no son los mismos derechos que tiene un ciudadano brasileño de la especie homo sapiens. Lo que no quiere decir, no obstante, que no tenga derechos. Por ejemplo, el derecho a la existencia, que solo puede ser negado bajo condiciones que exigen reflexión. Los indios no creen que los árboles sean iguales que ellos. Lo que ellos creen simplemente es que no haces nada impunemente. Todo ser vivo, con excepción de los vegetales, tiene que quitarle la vida a otro para sobrevivir. La diferencia estriba en el hecho de que los indios lo saben. Y saben que eso es algo serio. Nos hemos acostumbrado a hacer nuestra caza en los supermercados, no somos capaces de mirar de frente a una gallina antes de matarla para comer. Así, perdemos la consciencia de que vivimos en un mundo en el que vivir es peligroso y trae consecuencias. Y que comer tiene consecuencias. Los animales serían personas en el sentido de que poseen valor intrínseco, tienen derecho a la vida, y solo podemos quitarles la vida cuando nuestra vida depende de ello. Es una cosa que para los indios, está absolutamente clara. Si matas por nada, vas a tener problemas. Ellos no están diciendo que todo da lo mismo. Están diciendo que todo posee un valor intrínseco y que mover eso te hace responsable. Creo que el símbolo de nuestra relación con el mundo, hoy, es el tipo de guerra que los Estados Unidos hacen con los drones, esos aviones no tripulados, o apretando un botón. O sea, no ves la desgracia que estás produciendo. Nosotros todos, hoy, estamos en una relación con el mundo cuyo símbolo es el drone. La persona está allí en los Estados Unidos apretando un botón en un ordenador, y eso va a Pakistán, tira una bomba sobre una escuela y la persona que apretó el botón ni siquiera sabe lo que está ocurriendo. O sea, estamos distantes. Las consecuencias de nuestras acciones están cada vez más lejos de nuestras acciones.

    ResponderEliminar