Páginas vistas en total

jueves, 21 de febrero de 2013

Hannah Arendt y la banalidad del mal...

Cada cierto tiempo, mi conciencia me obliga a hablar sobre el holocausto y lo que ello significó, tanto por no olvidar a las personas que lo sufrieron en aquel momento, de las cuales cada día quedan menos testigos directos; tanto por la humanidad en general, ya que "los hombres normales, no saben que todo es posible" y no deben olvidar unos hechos, que aún hoy, 70 años después, no hemos sido capaces de erradicar, de analizar, ni de recordar, y debido a su importancia, tampoco hemos comprendido en su totalidad...

porque el infierno ha sucedido y el hombre ha sido su artífice, el horror no debe de ser olvidado.

...así que no está de más recordar de vez en cuando, grabándolo en nuestras mentes y en la de nuestros hijos y nuestros nietos, como dice Hannah Arendt...
"Sé que es posible, el infierno ha sucedido, puede volver a suceder."



Y que el nuevo imperativo categórico, como proclama el filósofo T. Adorno, deberá guiar nuestra conducta...
"Actúa de tal manera que Auschwitz no se vuelva a repetir."







Decía Viktor Frankl, quien sobrevivió como prisionero en Dachau y Auschwitz, que la única manera de sobrevivir a aquella barbaridad; era, primero encontrar una sóla razón para vivir, y luego ya encontrarías el como...


2 comentarios:

  1. Puede usted pasar a recoger su premio en http://psicologiaymasenlared.blogspot.com.es/2013/02/premio-liebster-blog.html

    ResponderEliminar
  2. Porque primero vinieron a buscar a los comunistas, y guardé silencio, porque yo no era comunista, Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron a por mi, no había nadie más que pudiera protestar.

    Martin Niemöller

    ResponderEliminar