Páginas vistas en total

sábado, 21 de junio de 2014

El sexo, el altruismo y los bonobos...

"Nadie sabe nada sobre los bonobos, y apenas hay un puñado de personas investigándolos"
Brian Hare, antropólogo.

Curioso "apretón de manos"...

Vanessa Woods es autora del libro The Bonobo Handshake...
"El apretón de manos a que se refiere el título es más bien un apretón de mi mano con el pene de los machos bonobo" durante los experimentos, escribe Woods. "¿Qué más puedo decir? Es que éste es el simio sexual. Ellos simplemente no cooperaban si no los tocábamos de esa manera. Así que yo lo hacía, y ellos se calmaban inmediatamente. Y yo… bueno, yo traté de recuperarme después".

Para Vanessa, los bonobos son geniales...
 "Las hembras se unen y se protegen entre ellas, y ponen a raya a los machos. En cambio las hembras de chimpancé se traicionan por la comida y son independientes. Yo realmente pienso que los bonobos no son personas. Son mejores que las personas".
Brian Hare no esconde sus sentimientos...
"Yo quiero mucho a los chimpancés, pues trabajé años con ellos. Pero amo a los bonobos. Los chimpancés son ese chico de la escuela como el que uno siempre quería ser. Pero los bonobos son como el chico de la escuela con el que uno siempre quería estar. Son muy divertidos, te miran fija y directamente a los ojos y… sí, sé que esto es algo que yo no debería decir como científico, no debería antropomorfizarlos: pero los bonobos se las ingenian para convencerte de que realmente significas algo para ellos".

Cuando la estructura social de los bonobos fue finalmente comprendida, hace unos 30 años, gracias al trabajo del etólogo y primatólogo Frans de Waal, hubo revuelo en la comunidad científica. He aquí una especie de gran simio que no patrulla las márgenes de sus territorios, no ataca a los demás, no mata ni se come a los infantes, no se une con otros machos para aterrorizar al grupo y no tortura a sus enemigos. De hecho, no tiene enemigos. He aquí un simio que usa el sexo para resolver conflictos, como una especie de lubricante social. El sexo es de todos y practicado entre todos en una cantidad y variedad asombrosas. Lo hacen todo: sexo oral, beso francés, manipulación manual o el breve frote de los genitales. La masturbación en cambio se ve poco, y raramente hay encuentros que llevan al orgasmo, porque lo que los bonobos practican es el sexo social. Una especie de "Hola, ¿cómo estás?"
"Hicimos un experimento que consistía en poner una sola pila de comida fuera del alcance, de tal manera que la única forma de llegar hasta ella era trabajando juntos jalando una cuerda simultáneamente desde ambos lados. Los bonobos descubrieron el truco de inmediato y obtuvieron montañas de comida, mientras que los chimpancés jalaban la cuerda de un lado únicamente. Por eso terminaban frustrados y hambrientos. Es decir, los chimpancés son igualmente listos que los bonobos. Saben cómo resolver el dilema para obtener la comida, pero su gran problema es que no confían en su compañero. En cambio los bonobos trabajan con cualquier otro bonobo, sin importar su jerarquía dentro del grupo, y también con cualquier bonobo de otro grupo ajeno al suyo".

Podría decirse que somos como el chimpancé cuando vamos a la guerra y como el bonobo cuando construimos la Estación Espacial Internacional...





2 comentarios:

  1. Isabel Behncke es una antropóloga de Oxford que estudia el comportamiento de los bonobos. Junto con el chimpancé, el bonobo es la especie evolutivamente más cercana al ser humano.

    Los bonobos conviven en las sociedades más pacíficas observadas entre los mamíferos. ¿Su secreto? El matriarcado y los altos niveles de actividad sexual.

    “Los hombres recurren al poder para resolver sus problemas de sexo. Los bonobos recurren al sexo para resolver sus problemas de poder”.

    Estos primates constituyen la única especie animal que practica las mismas actividades sexuales que los humanos: besos con lengua, sexo oral y coito macho-hembra, macho-macho y hembra-hembra.

    El sexo juega un papel fundamental en la cohesión de sus sociedades: cuando se presenta un conflicto (por comida o por poder), los bonobos recurren al sexo entre los contrincantes. Por eso, los niveles de tensión siempre se mantienen muy bajos.

    Aunque las hembras son físicamente más débiles que los machos, ellas dominan sobre ellos porque forman fuertes grupos de alianzas femeninas. El interés de la hembra no es sólo la supervivencia de su hijo, sino la supervivencia del “hijo de su hijo”. Por eso, estas sociedades matriarcales fomentan la construcción de redes sociales muy amplias y cohesionadas.

    Quizás tenemos algo que aprender.

    ResponderEliminar
  2. Los tapanuli: los últimos homínidos...
    Los tapanuli son la última especie de homínido descubierta, y sin medidas urgentes de protección de su hábitat serán pronto víctimas de la extinción a manos del hombre, su propio pariente, empeñado en permanecer como homínido único.
    Proyecto Gran Simio sigue luchando para que la Unesco declare a los homínidos Patrimonio de la Humanidad para preservar sus hábitats frente a un desarrollo que pasa por encima de vidas y ecosistemas.
    https://www.eldiario.es/caballodenietzsche/tapanuli-ultimos-hominidos_6_869723026.html

    ResponderEliminar