Páginas vistas en total

sábado, 17 de noviembre de 2012

El estoicismo... o de como Aprender a ignorar la violencia.

Cuando alguien te encoleriza -decía Epicteto- debes saber que es tu juicio lo que te encoleriza.

No es la violencia padecida lo que te afecta, sino la percepción que tienes de ella, la representación de esa violencia por tu mente, es la que te molesta...
...por ello, es muy importante para vencer esta inconveniencia; con la cual venimos de fábrica, ya que es como un software que nos ha servido a lo largo de la evolución para sobrevivir; pero que ahora en la civilización en la que vivimos ha dejado de resultar adaptativo.

La ira -según Séneca- es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.



"Lo que perturba a los hombres no son las cosas, sino la idea que se hacen de las cosas. 
Así la muerte no es nada temible, lo temible, en realidad, es nuestro juicio sobre la muerte declarándola temible.
Por lo tanto, cuando nos sentimos heridos, perturbados, afligidos, no lo atribuyamos jamás a los otros sino a nosotros mismos, es decir a nuestros propios juicios.
Acusar a los demás de nuestros infortunios es propio de un ignorante; 
acusarse a sí mismo es de un hombre que comienza a instruirse; 
no acusar a los demás ni a sí mismo es de un hombre perfectamente instruído."

Epicteto - Manual de Epicteto.

Cuando algo te duela, te hiera, te cause ira o enfado, te hierva por dentro alguien que opina en contra de tus principios o creencias... intenta seguir un protocolo de actuación que reducirá tu angustia y tu "sed de venganza" o ira contra quien crees que no posee razón, que consiste en...
...la objetivación de lo sucedido tanto para uno mismo como para el otro, que es causante de la afrenta.
...la escucha activa del otro, para intentar comprender, o bien su necedad o quien sabe si quizás su razón.
...por último, en vez de gritar o callar, practica la afirmación argumentada del punto de vista propio.

"Considera que todo no es mas que opinión -decía Marco Aurelio- y que la opinión depende de ti."

Aprender a ignorar y controlar la violencia, para no sufrirla y poder actuar sobre el daño que nos hace, tanto cuando nos la infringen, como cuando la ejercemos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario