Páginas vistas en total

jueves, 11 de junio de 2015

El matrimonio del cielo y el infierno... William Blake

"Los poetas de la antigüedad animaron los objetos sensibles con dioses y genios, nombrándolos y dotándolos con las propiedades de los bosques, ríos, montañas, lagos, ciudades, naciones y todo lo que sus enormes numerosos sentidos podían percibir.
Estudiaban particularmente el genio de cada ciudad y país colocándolo bajo la tutela de una deidad espiritual.
Bien pronto, para ventaja de algunos y esclavitud de muchos, se formó un sistema intentando dar realidad a deidades espirituales o abstraerlas de su objeto. 
Así dio principio el sacerdocio, instituyendo ritos según los relatos poéticos.
Y, al fin, declararon que los Dioses lo habían querido de este modo.
Así olvidaron los hombres que todas las deidades residen en el corazón.
...
Entonces pregunté...
 "Para que una cosa exista, basta la firme convicción?”
Respondió...
 "Todos los poetas lo creen. Y, en una época imaginativa, esta convicción mueve montañas."


El hombre que no cambia de opinión es como el agua estancada... 
...ese hombre lleva un mono a una fiesta y porque era un poco más sabio que el mono se infló de vanidad y se consideró mas sabio que siete hombres.

"Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería ante nosotros como realmente es...
...infinito. 
Pues el ser humano se ha encerrado en sí mismo hasta ver todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna.
...
Las Prisiones son construidas con las piedras de la Ley, los Burdeles con los ladrillos de la Religión.
...
El reloj cuenta las horas de la necesidad, pero ningún reloj puede contar las horas de la sabiduría.
...
Nunca sabrás lo que es suficiente a condición de que sepas lo que es más que suficiente.
...
Nunca puede ser dicha la verdad de manera que pueda ser comprendida sin ser creída."


No hay comentarios:

Publicar un comentario