Páginas vistas en total

lunes, 9 de julio de 2012

EL AMOR – EL AMOR ROMÁNTICO – LA AUTOESTIMA – EL AUTOCONCEPTO de BoliBiCristal

Me encanta el amor romántico, vivir en pareja, compartir, sentir…
...es lindo, es complicado.
A veces es increíble lo que llega a disparar nuestra ansiedad. Madre mía, la de locuras que se hacen por amor. Una pena que se usen tan mal los conceptos. En una película quizás queda bonito o romántico para las personas muy soñadoras…
...no lo sé.
Pero eso no es amor.

El amor está relacionado con el equilibrio y la autoestima. Debe estarlo. Y es como deberíamos entenderlo.

Cuando se crece sin amor, sin protección, sin apego. Pongamos el caso de un niñ@ que ha sufrido acoso en el colegio. Quizás un niño que no se ha sentido suficientemente querido por sus padres. A ningún padre le enseñan y la vida puede sorprenderte con mil dificultades, enfermedades, complicaciones. Podemos sumar abusos sexuales, malos tratos, abandonos… y nos quedamos en territorio nacional, donde no hay refugiados de guerra, niños soldados, etc… Infancias, adolescencias marcadas por mil y un detonantes que pueden determinar nuestro amor adulto.

Autoestimas destrozadas buscan un refugio que confirme que valemos, que servimos, que somos importantes, que reafirmen nuestra existencia. Sí, son carencias afectivas, pero ya no considero que sean reales. Se ha dado una transformación. No creo que realmente exista una soledad afectiva en ese adulto, pues es posible que muchas personas la aprecien, sin embargo, se busca “algo más”. Algo que nunca se encuentra. La persona lo busca de forma insaciable, con ansiedad en una pareja. Un amor que llene ese vacío. La realidad es que ese amor ya existe objetivamente. 

Entonces qué es lo que sucede? 
Simplemente el amor tiene una serie de escalas, pasos o jerarquía, como se quiera llamar. El amor hay que sentirlo realmente, no razonarlo, ha de llenarte y experimentarlo. Y la base y principio del comienzo para el amor es el amor hacia uno mismo. Esas personas pretenden dar el paso de un amor compartido sin haber pasado por esa base, cimiento, principio. Y eso es imposible. Delegan en otra persona lo que les corresponde a ellos. La responsabilidad de amar no puede recaer en nadie sino en ti. Y debe entenderse como eso, como una RESPONSABILIDAD. 
Tú y solo tú eres dueño de ti y responsable de quererte.

Como mencioné arriba, la vida, la injusta vida, nos trae muchas cosas que hace que crezcamos sin amor y que llegados a adultos, no es que no queramos querernos, es que no sabemos. Y esto no es nuestra culpa, es que no nos enseñan. Queda muy bonito decir eso de “es que primero has de quererte” pero, quien nos enseña??? No es tan sencillo para el que no ha tenido una vida fácil. Después nos escandalizamos por tantos casos de anorexia, tantos suicidios adolescentes, tantos problemas de celos, tanta gente insegura… 

En fin…

El 1º paso para querernos es aceptar que es nuestra responsabilidad y que no depende del resto. Si tengo que ir reafirmando mi valía según lo que opina cada persona, me vuelvo loco. Por ello es tan importante tener un AUTOCONCEPTO. Y cómo se llega a él? Pues trabajando el “yo”. Todos tenemos un nombre, eso no nos lo quita nadie. (Si alguien no tiene nombre, se lo inventa, mira que fácil.) Nuestro YO tiene a su vez muchos YO, cinco YO, cinco autoconceptos. Saber quienes somos nos dará la seguridad en la vida.
A veces, leer o escuchar o pensar no es suficiente. Yo siempre aconsejo coger folios, cartulinas y escribir. Soy muy partidaria de la escritura (aunque de pereza). Porque cuando escribimos nos vamos obligando a sacar más cosas sin darnos cuenta y todo fluye mejor y a la vez se visualiza mejor, en consecuencia, se interioriza mejor.

Pongamos los cinco autoconceptos:

MI YO REAL...
 Este yo es el actual. Es tal cual soy ahora. Aquí es como si pusiéramos nuestro nombre encabezando el folio y nos dibujáramos tal cual nos vemos. Tanto físicamente como interiormente. Aquí descubrimos qué nos gusta, qué no nos gusta. Qué aceptamos de nosotros y qué no. Qué nos gustaría cambiar, qué no nos atrevemos a cambiar, qué nos cuesta, qué nos es imposible. Miedos? Inseguridades? Nuestro talón de aquiles. Soy gorda? Soy flaca? Soy lista? Quién soy realmente?
Es un trabajo largo, profundo y sincero que requiere tiempo, más del que creemos. Alguien se ha hecho la pregunta realmente, cuando dice que no se quiere de ¿por qué no se quiere? Y la ha sabido contestar con un argumento sólido y objetivo?

MI YO IDEAL...
 Me encanta este YO!!!! Es como el YO de los sueños, pero en la realidad. NUESTRAS METAS! El “yo de la motivación” lo llamo yo.  Este Yo responde a “Cómo me gustaría ser” y eso es lo que hay que pensar, profundizar y escribir. Esto es como lo de “qué haría si no tuviera miedo?” pues más o menos. Realmente qué quiero ser, cómo. Yo, fulanito de tal, quiero ser…. Y zas te adentras en tu yo ideal. Igualmente tu nombre encabezando el folio y te dibujas a ti mismo tal cual “ideal” desde tu punto de vista. (Cuando digo dibujar, entendemos que no es un dibujo artístico, sino que es una descripción, o que cada cual haga lo que quiera, mediante respuestas, descripciones, preguntas, etc…)

MI YO POTENCIAL...
Este es un Yo realista. Responde a “cómo creo que puedo llegar a ser” En un futuro según mis capacidades, qué pienso que puedo llegar a conseguir. Es un Yo más serio y directo. A ver mi Yo ideal podría ser medir dos metros, pero está claro que con 40 años ya poco más vamos a crecer no? Espero que en eso estemos todos de acuerdo. Pues con este ejemplo básico, creo que ya lo hemos entendido. Sí podemos comprarnos unas plataformas geniales.

MI YO ESPERADO...
 Qué espero de mí en el futuro, como pienso que seré. Ya tengo conciencia de cómo soy, de lo que deseo y de mis capacidades. Ahora, en un futuro cuál será mi yo? Bueno, pues aquí se reflejará nuestra autoestima y este YO ESPERADO irá cambiando poquito a poco a medida que se vaya reforzando nuestro autoconcepto. Porque iremos confiando más y más en nosotros. Nos daremos cuenta que somos más de lo que pensamos. La respuesta a este YO será cada vez más concisa, segura y determinante al margen del mundo exterior. Ese es el objetivo.

Ahora nuestro autoconcepto lo estamos dejando en manos de otras personas, por eso, conocer gente nos causa tanta ansiedad. Por eso nos afecta tantísimo lo que nos dicen, por ello dudamos si es algo positivo y nos hunde si es algo negativo. Cuando comenzamos a conocer a alguien (amor romántico) y luchamos por agradar, estamos ansiosos por su llamada, por tenerlo, porque nos corresponda, etc… debemos tener claro que eso no es el amor. No es que seamos enamoradizos, ni sensiblones, es que no tenemos bien trabajado el autoconcepto (entre otras cosas). 
Es importante que sepamos el porqué nos suceden las cosas, pues es el principio para ponerle remedio.

Esto hace que seamos cambiantes y ansiosos. Que caigamos en la dependencia emocional y que siempre acabemos con la persona equivocada. Porque, si nos fijamos, no buscamos a una persona determinada, buscamos un concepto. Alguien que ocupe ese puesto que realmente nos corresponde ocupar solo a nosotros.
Hasta que nosotros mismos no cojamos las rienda de nuestra responsabilidad, seguiremos necesitando el buscar una pareja para mantener activo nuestro autoconcepto, es el único modelo de "supervivencia" que conocemos. Y todo crea un círculo vicioso un tanto peligroso. 

Es importante tener todo para poder estar preparados para adentrarse en el mundo de la pareja. Porque sino aún no estamos maduros la relación será tormentosa, se sufrirá, se tendrá pánico a perder a la persona y no se disfrutará.

Recuerden. 1º aprender a enamorarse de uno mismo, pero sintiéndolo realmente. 2º ya te enamoras de otros si acaso. 3º Estás preparado para tener una vida a tu cargo y ser responsable de la misma. Bueno, para el 3º te puedes saltar el 2º paso.

En cualquier caso, todo proceso requiere un tiempo, pero lo más importante es saber mirarnos al espejo y reconocernos. Una vez reconocidos, aceptarnos. Y ya cuando nos aceptemos nos enamoramos como jamás hemos amado nada. Porque somos preciosos seamos como seamos, vivamos donde vivamos y tengamos lo que tengamos. Nadie tiene el poder de hacernos dudar sobre ellos. Tenemos la responsabilidad de amarnos, de luchar por aprender a querernos. 

Si estamos buscando una pareja, debemos saber responder a esta pregunta ¿por qué  voy a ser lo más importante que le pase en la vida a esa persona?

Está claro que no se puede "especificar" un porqué exacto, pues lo que aportemos será muy subjetivo. Pero contestaremos en base a nuestra propia subjetividad.

Cuando buscamos y deseamos amor, hay que tener en cuenta que también tenemos que estar dispuestos a saber recibirlo, a creerlo, a saber dejarnos querer. Sin autoestima no nos sabemos querer ni sabemos dejar que nos quieran de una forma sana. Esto es muy importante. Nos puede hacer daño y podemos hacer daño. 

Espero que esto le haya servido a alguien. A mí me sirvió y por ello lo he escrito.

Mucho amor para todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario