Páginas vistas en total

lunes, 2 de julio de 2012

Ser optimista 1.

"Ser optimista no quiere decir que soy pelotudo; sino que mi forma de ver la vida, me permite afrontarla, después de reflexionar sobre ella, de una manera sana y creativa, que fomenta, hasta en los inconvenientes mas duros, una evolución o transformación, que me lleva a disfrutar de ella y ser feliz."

Rubén Botana Alonso


"Optimista... 
es toda aquella persona que cree, sabe y se encolumna detrás de la idea de que queda todavía trabajo por hacer...

NOOOO!!!!  
Como a veces creemos, a aquel que asegura sin saber de que habla, que por fuerza todo irá bien, o que todo será fácil, o que cerrando los ojos los problemas desaparecen.

Los optimistas... 
prevén resultados favorables, pero no lo hacen apoyados en una idea mágica de resolución espontánea, sino apoyados en su personal mirada positiva y una desdramatizada interpretación de los hechos externos; sumados a una inalterable confianza en sus recursos, en la efectividad de sus acciones, en el cambio permanente de las circunstancias y en la ayuda que se puede recibir de otros

Sin embargo,
Pesimista... 
es aquel individuo a quien le pesan tanto las agoreras y dramáticas profecías catastróficas propias y ajenas, que le impiden pensar en función de la acción; presupone que ya no hay nada por hacer que pueda servir  y entonces no hace, no crea, no construye; o por lo menos no lo hace con la suficiente energía que necesita lo hecho para ser eficaz.

El optimismo...
es una disposición a la interpretación constructiva de los acontecimientos externos, incluidos los conflictos y las pérdidas. Una virtud que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, a descubrir posibilidades y a diseñar nuevas soluciones.

La medicina moderna observa; con sorpresa, estupor y repetida precisión; como las personas mas optimistas y de mejor humor tienden a ser mas sanos, mas exitosos, mas lóngevos y mas felices...
tienden a encontrar un beneficio aun en situaciones traumáticas o condiciones de vida difíciles; saliendo de ellas con un mejor nivel evolutivo, como si el trauma hubiera actuado desarrollando recursos nuevos, sumamente ventajosos, con los que enfrentarse al futuro."

Extracto del prólogo escrito en 2005 por Jorge Bucay del Libro "Niños optimistas". 1995.
Martin E. P. Seligman. 

1 comentario:

  1. "Asimismo, sentirse triste tiene que ver no solo con una enfermedad en el cuerpo o con una falta de energía para continuar. A menudo tiene que ver con un modo de pensar ineficiente que se atasca alrededor de un número limitado de ideas de pérdida." - "En busca de Spinoza" - Mº. Alonso Puig

    ResponderEliminar