Páginas vistas en total

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida...

En nuestras sociedades, el individuo está completamente aislado en un sistema que manipula su imaginario a través de la publicidad y la propaganda. 

El comportamiento traduce un conformismo total, la obediencia a todos los llamamientos de la moda. Muchos creen mostrarse originales teniendo piercings o tatuajes. Esto hace reír a nuestros amigos africanos, porque para ellos el tatuaje es un medio de recibir identidad, mientras que aquí los jóvenes que se hacen tatuar para distinguirse, lo único que logran es confundirse con la masa...

...tengo un amigo, profesor de filosofía, que vive en Benin. Es un viejo Yoruba. Cuando viene a París, suele cruzarse en el metro con otros africanos que lo identifican inmediatamente como Yoruba y reconocen su clan y status social viendo sus escarificaciones faciales...

El mito occidental del individuo autónomo y todopoderoso es una burla, el individuo de nuestras sociedades es una oveja en medio de la manada.

En EEUU, por ejemplo, reina la obsesión por ser "correcto", y correcto quiere decir estar dentro de la norma, es decir, seguir los sondeos. Si el 51 % de la población está a favor de la pena de muerte, todos deben estar a favor de la pena de muerte. Si el 51 % está en contra, todos deben estar en contra. Así como un día la sociedad está a favor, al día siguiente está en contra. Es la dictadura de los sondeos. Es la dictadura del conformismo. Es la dictadura de la televisión, la cual no creó el conformismo, aunque claramente se nutre de él y lo refuerza considerablemente.

Decrecimiento y posdesarrollo : el pensamiento creativo contra la economía del absurdo 
Serge Latouche

Hace mucho tiempo que pienso en escribir un post sobre el significado del Producto Interior Bruto y la falta de sentido de medir eso que este indicador mide. 

En su momento pensé en definir como mide algo que para las personas no tiene ningún sentido, y hasta ahora no encontré la inspiración, ni las palabras...

...pero gracias al libro que estoy leyendo, y del cual puedes leer el título tres párrafos mas arriba, he encontrado estas otras, a mi entender, totalmente apropiadas, pronunciadas por Robert Kennedy el 18 de Marzo de 1968...

"Nuestro PIB tiene en cuenta, en su cálculos, la contaminación atmosférica, la publicidad del tabaco y las ambulancias que van a recoger a los heridos de nuestras autopistas. Registra los costes de los sistemas de seguridad que instalamos para proteger nuestros hogares y las cárceles en las que encerramos a los que logran irrumpir en ellos. Conlleva la destrucción de nuestros bosques de secuoyas y su sustitución por urbanizaciones caóticas y descontroladas. Incluye la producción de napalm, armas nucleares y vehículos blindados que utiliza nuestra policía antidisturbios para reprimir los estallidos de descontento urbano. Recoge […] los programas de televisión que ensalzan la violencia con el fin de vender juguetes a los niños...

...En cambio, el PIB no refleja la salud de nuestros hijos, la calidad de nuestra educación ni el grado de diversión de nuestros juegos. No mide la belleza de nuestra poesía ni la solidez de nuestros matrimonios. No se preocupa de evaluar la calidad de nuestros debates políticos ni la integridad de nuestros representantes. No toma en consideración nuestro valor, sabiduría o cultura. Nada dice de nuestra compasión ni de la dedicación a nuestro país. En una palabra: el PIB lo mide todo excepto lo que hace que valga la pena vivir la vida."

No hay comentarios:

Publicar un comentario