Páginas vistas en total

jueves, 26 de septiembre de 2013

Psicología Positiva... La Otra África, su Economía y "la Cultura del Don" III

En primer lugar, es preciso señalar que en las principales lenguas africanas no hay una palabra que designe al pobre en el sentido económico del término. Las palabras utilizadas para traducir "pobre" significan en realidad "huérfano". Las referencias a la miseria no remiten inmediatamente a la falta de dinero, sino a la falta de respaldo social. La solución para salir adelante, el verdadero recurso, son los otros.

Puedo hacer frente a mis obligaciones sociales si tengo muchos amigos, y debo hacer frente a mis obligaciones sociales porque si no lo hago, perdería a estos amigos que son todo lo que tengo. De ahí el proverbio Wolof... "Pobre no es el que no tiene que comer sino el que no tiene a nadie." Dicho de otro modo, el que no tiene amigos que puedan ayudarlo para cumplir sus obligaciones sociales tiene pocas posibilidades de salir adelante.

En África hablan de dinero caliente y de dinero frío...
...el dinero utilizado en el seno de las redes se opone a la moneda del Banco, exterior y abstrata. El primero, generalmente desgranado en una multiplicidad de pequeños billetes (a veces también en grandes fajos), impregnados de sudor y grasa, está guardado en pañuelos o paños que llevan entre las vestimentas, se saca con precaución y reticencia, y es contado y recontado, con la esperanza de lograr una rebaja. El segundo es el de las ONG´s, el de la asistencia técnica. Se cifra en millones y se dilapida en abstracto.

La obligación de solidaridad aún domina ampliamente la vida económica y social. Todo lo que se recibe es colocado inmediatamente en el interior de la red, se trate de dinero o bienes, ya sea porque se debe, ya sea anticipándose a la necesidad de tener que pedir prestado, ya sea también, y en todos los casos, porque les gusta que los más cercanos aprovechen lo que se acaba de recibir y se busca darles una satisfación. Existe plena conciencia de que una acción bienhechora nunca se pierde.

Si esto funciona bien, cada una de las personas involucradas estima haber recibido mas de lo que dio, este sentimiento es fundamental para la buena marcha de las lógicas del Don.

Aquí dejo un video que explica a la perfección estas ideas...

La siguiente historia, situada por Raimundo Panikkar en México, y por Jean Malaurie en Groenlandia, probablemente sea típica de las sociedades "tradicionales", puesto que he visto lo mismo en Kinshasa, hace ya muchos años...

Hace una veintena de años, un turista norteamericano encuentra en una tienda una silla hecha a mano con colores muy vivos que le gusta. Le pregunta el precio al artesano indígena. 
- Diez pesos.
- Si te compro seis del mismo modelo, qué precio me harías???
- Setenta y cinco pesos (contesta raudo el indígena)
- Cómo puede ser!!! (exclama el yanqui, esperando un precio al por mayor mas barato)
- Hay una confusión, una silla por diez pesos y seis sillas setenta y cinco pesos??? tendrá que ser 55 o 50???
- No, las seis sillas por setenta y cinco pesos (reitera el indígena)
Finalmente, después de discutir, el indígena le da la siguiente explicación...
..."Qué recompensa tendría por un trabajo tan fastidioso como es hacer cinco veces exactamente la misma cosas???"

El lazo social funciona sobre el intercambio. pero el intercambio, con o sin moneda, se basa más en la reciprocidad que en el mercado. Se está ante la triple "obligación" de dar, recibir y devolver. Lo central y fundamental en esta lógica del don es que el lazo reemplaza al bien.

Las obligaciones de dar, recibir y devolver tejen los lazos entre hombres y dioses, entre vivos y muertos, entre parientes y niños, entre ancianos y jóvenes, entre los sexos, en el seno de las clases pasivas...
Marcan fuertemente las leyes del mercado, limitan los daños de las relaciones mercantiles y ofrecen un mínimo de garantía contra la exclusión económica y social.

quien quiera saber más sobre el tema leer el siguiente libro, en el cual están basadas estas líneas...
AUTOR: Latouche, Serge
TÍTULO: Decrecimiento y posdesarrollo : el pensamiento creativo contra la economía del absurdo / Serge Latouche ; traducción de Aldo Andrés Casas
PUBLICACIÓN: [Barcelona] : El viejo topo, D.L. 2009


1 comentario:

  1. "La tierra no pertenece al hombre... es el hombre el que pertenece a la tierra. No es el hombre quien tejió la trama de la vida... él, es apenas un hilo, y todo lo que hace a la trama se lo hace a sí mismo.
    Creen ustedes que pueden hacerle cualquier cosa a la tierra, solamente porque un hombre firmó al pie de un papel concediéndosela?"
    Seattle, jefe de los Duwamish, declaración dirigida a Franklin Pierce, Presidente de los EEUU, realizada en Port Elliot, hoy Seattle, en 1855.

    ResponderEliminar