Páginas vistas en total

martes, 4 de diciembre de 2012

marihuANO I ... Flautista de Españistán.

Aunque este es un blog sobre psicología, o por lo menos es lo que intento...

...la realidad cotidiana no me es ajena, me duele, me desangra por dentro, ver cada día la realidad en la que vivimos, en donde la mentira es la verdad, en donde las palabras se cambian, se tergiversan; en donde lo prometido se convierte en deuda, en donde la ineptitud y la mediocridad, reinan las altas esferas, tanto políticas como económicas, tanto públicas como privadas...

...quiero expresar mediante un cuentecito, como hacia Esopo en la antigüedad, la realidad en la que estamos, para quien no la comprenda (si aún queda alguien), empiece a entenderla, que tenemos que ser ciudadanos conscientes, y que si votamos o elegimos a alguien y nos miente, es de sabios rectificar, y buscar otras soluciones, que para salir del momento en el que estamos no basta con recortar, sino que hay que cambiar la forma de vivir, hay que poner la honestidad y el amor, por principio básico e inmutable, e ir, como dice Eduardo Galeano, hacia la utopía...

"La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar."

Aquí os dejo el cuentecito...

Hace mucho tiempo, en un país llamado Españistán, hubo una gran crisis. Sus habitantes empezaron a desesperarse, porque no conseguían trabajos para poder subsistir...

Nadie acertaba a comprender el motivo por el que ZP y la oligarquía financiera, actuaban con total impunidad, y aunque de vez en cuando alguno era capturado, parecía que cada vez venían más.

Ante la gravedad de la situación... el paro era insostenible, la educación cada vez era mas cara, la medicina sería para ricos... los habitantes de Españistán se reunieron y dijeron: Haremos que nos gobierne quien nos libre del paro y la corrupción.

Se presentó entonces un flautista, llamado marihuANO, con sus secuaces, en quien nadie, era la tercera vez que se presentaba, se había fijado antes, y les dijo: “No os preocupéis: habéis estado malamente dirigidos, y además los perroflautas han proliferado por todos lados. En breve nadie pasará hambre, y los trabajos lloverán del cielo, y las pensiones se revalorizarán por encima del IPC, y la educación y la sanidad seguirán siendo gratuítas y..... así hasta el fin del mundo”

marihuANO, ahora llamado el cacHONDO, cogió entonces su flauta y empezó a pasear por las calles del país haciendo sonar una hermosa melodía, prometiendo y cantando, que pronto volvería la prosperidad.

Sus alegres simpatizantes abrían las ventanas a su paso para saludarle, y algunos colgaban banderas de Españistán de las fachadas, atraídos por la dulce canción, mientras la gran mayoría dudaba.

Pero pasó el tiempo y la crisis continuó, y sus secuaces aprovecharon las ventanas abiertas y las banderas para entrar y trepar por ellos, y seguir llevándose los pisos de los que no podían pagar, porque cada vez había menos trabajo, porque ya no tenían paro ni prestaciones, porque los mas viejos veían reducida su pensión, mientras los grandes empresarios, limpiaban su mierda con billetes de 500...

Los vecinos, desesperados, salieron a las calles a quejarse, pero él seguía tocando su bella melodía, no llegaba a escucharles, y si en algún momento alguno gritaba demasiado alto, llevaba un buen porrazo de los que protegen, o una buena multa por manifestarse.

Entonces los habitantes comenzaron a marcharse del país: unos porque ya pasaban hambre y otros hartos de que lo poco que tenían se lo llevasen los ladrones, o como los llamaban en Españistán "los banqueros" (no confundir con "los bingueros", Pajares y Esteso, aunque se parezcan y mucho.)

Pero marihuANO el cacHONDO y sus secuaces, seguían tocando su música con más fuerza, contentos por haber cumplido su palabra: Ahora, con el país vacío, nadie pasaba hambre, y los banqueros se quedaron con todo.


2 comentarios: