Páginas vistas en total

sábado, 26 de julio de 2014

Amar para poseer mata el amor... I parte

No debemos valorar a las personas -parafraseando a Séneca- por los hábitos que lucen, por los ornamentos con los que se atavían o por las cosas que poseen; sino que debemos valorarlos por lo que son, desnudos de sus posesiones.

"Cuando quieras calcular el auténtico valor de un hombre y conocer sus cualidades, examínalo desnudo: que se despoje de su patrimonio, que se despoje de sus cargos y demás dones engañosos de la fortuna, que desnude su propio cuerpo. Contempla su alma, la calidad y nobleza de ésta, si es ella grande por lo ajeno, o por lo suyo propio".

Y no hay nada con más valor, más difícil de definir, más escurridizo de encontrar, e imposible de poseer, porque deja de serlo...
...que el amor.

La mayoría de las personas -evocando "la metáfora del teatro del mundo"- están enamoradas como pueden estarlo los actores que representan los papeles de Romeo y Julieta sobre un escenario. Acabado el espectáculo y desechados de sus ropajes y sus "álter ego", cada uno vuelve a ser lo que en realidad es en la vida cada día.

Entonces... 
...Qué es el amor???
Qué es sentirse enamorado???
Que conlleva???

El enamorado se entrega por la pura alegría de dar...
...sin pretender nada a cambio.
El amor auténtico se convierte así en expresión del encuentro entre dos seres que avanzan libremente el uno hacia el otro. Es un lazo desinteresado, es el valor del amor en sí, capaz de extirpar todo interés individual y toda forma de egoísmo.

Y si el amor se ofrece como un don -lo cual nos lo recuerda el sabio bereber en Ciudadela de Antoine de Saint-Exupéry- no supondrá ningún sufrimiento...

..."No confundas el amor con el delirio de la posesión, que aporta los peores sufrimientos. Porque, al contrario de lo que sostiene la opinión común, el amor no hace sufrir. en cambio, el instinto de propiedad hace sufrir, lo que es contrario al amor."

La utilidad de lo inútil - Nuccio Ordine


1 comentario:

  1. Contemplando la luna
    comprendes que la vida se escapa
    que es como una bella flor;
    breve, si la cortas,
    lozana, si la riegas.

    Tú, cuyas mejillas, iluminan rosas,
    cuyos labios regalan vida,
    cuya mirada aterciopelada
    me conforta en mis pesadillas,
    eres mi cielo y mi luz.

    Cuenta la leyenda,
    que de este amor inmenso,
    construido en cada uno de nuestros corazones,
    todavía quienes lo conocieron,
    son capaces de beber a cada instante.

    ResponderEliminar